sábado, 27 de septiembre de 2014

REPORTAJE AL DIABLO 2


REPORTAJE AL DIABLO 2
RELATOS DE FICCION (y de la realidad)

PROLOGO

En la capital de Santiago del Estero, llamada “Madre de Ciudades” por ser la primera fundada en el actual territorio argentino, encontré mi ambiente y fuente de inspiración para comenzar con estos relatos.
Los primeros se basan en hechos y casos reales que cubrí como periodista en Tucumán, como el de los hermanos Schoklender. Los siguientes tienen un giro literario de ficción aunque basados también en casos reales, excepto “La inquilina”, que incorporé al libro para darle un pequeño toque de sexo. En el caso de “Necrópolis de almas”, mi relato preferido, es totalmente de ficción aunque refleja como radiografía la realidad. La siguiente serie del “Reportaje al Diablo” con 6 notas son ideas y reflexiones propias, aunque siempre tuve dudas sobre la autoría real, porque me pareció que “alguien me las dictaba”…
Todos fueron publicados inicialmente en el blog www.editornoroestino.blogspot.com, por lo que decidí denominar a este y a mis futuros libros como “Librog”, en homenaje a esos sitios de Internet tan útiles y prácticos para publicar trabajos, y con servicios gratuitos e invalorables de Google.

Relato breve


JINETES SIN RUMBO


Los cadáveres habían sido encontrados por un hilo de sangre que goteaba del baúl de un auto, estacionado en una calle de Buenos Aires.
Comenzaron a buscar a una pareja de muchachos jóvenes. Sus hijos.
Los hermanos sean unidos... Pero en Mar del Plata tuvieron que separarse. El plan de viajar juntos a Brasil, donde alguien los podía proteger, debía cambiar.

II
Pablo se fue en un ómnibus.
Sergio se vistió de gaucho y montó un caballo. Había observado que los paisanos circulaban tranquilamente por el campo sin que la policía los moleste.
Pero su mundo se derrumbó. Se le cortaron los estribos del alma y se entregó a la mañana siguiente.

III
Pablo llegó a Rosario y en un tren viajó a Tucumán, donde ya había estado visitando a su hermano Sergio cuando éste trabajaba en una citrícola.
¡Pero qué tiempos y circunstancias tan distintas! ¿Qué hacer? Igual que el hermano.
Con un caballo podía pasar desapercibido, llegar a la frontera y seguir hasta Brasil. ¡Semejante travesía!

IV
De la estación de trenes a la zona de El Bajo. Un taxista le ayudó a conseguir el caballo.
Pero en vez de marchar hacia el norte se dirigió a campo traviesa al sudeste, hasta llegar a Ranchillos.
Llegó la noche, apretaba el hambre y el frío. Una familia lugareña le dio comida y cama, como se acostumbra en esos pagos...

V
El 4 de junio a la mañana Sergio había “desensillado” en Mar del Plata.
Pablo amaneció en Ranchillos, entre campesinos, tratando de buscar su Norte esquivo, de seguir su rumbo.
Su equino estaba descansado, presto para la montura.
Comenzó a deambular sin encontrar los puntos cardinales.
Buscaba ideas, pero en su mente sólo había imágenes congeladas, recientes y desgarradoras.
Se sentía como el “Pasajero de una pesadilla”.

VI
Decidió vender el animal. No le servía para su objetivo.
“Allá se lo pueden comprar. Pasando la comisaría, a una cuadra”. “Al otro lado de la comisaría Don Fulano reparte pan y necesita uno”.
Finalmente, cerca de la comisaría, intentó negociarlo con un gitano.

VII
Vida vagabunda la del gitano. Geografía errática. Cultura especial.
Completamente distinta a la del griego o romano, encadenado a su polis o su paterfamilias.
Por eso advierte cuando alguien no encaja con el entorno...

VIII
“A ver, agente; deje ese mate en paz y vaya a buscar a un sospechoso. Según el gitano es un porteño blanquito y pintón que anda queriendo vender un matungo”.
“Muchacho, qué andás buscando. ¿Tenés documento? Vamos a ver... ¡Pero este Claudio Javier F... que figura aquí no se parece a vos!”.
“Yo soy Pablo Guillermo Schoklender”.

IX
También el 4 de junio, a la siesta, en Ranchillos, tuvo que desensillar...

 


LOS SCHOKLENDER
Historia de los hermanos
en su paso por Tucumán
(Relato basado en mi propia
investigación periodística)

El bárbaro asesinato del matrimonio Schoklender, ocurrido en 1981, se constituyó en uno de los casos criminológicos más resonantes de la Argentina.
Los hijos Sergio y Pablo fueron perseguidos, acusados y condenados.
Ambos estuvieron en la provincia de Tucumán en distintas circunstancias: el primero por trabajo, y el segundo fue apresado en su intento de fuga en la localidad de Ranchillos.

Desde esa época Sergio y Pablo Schoklender se transformaron en fuente de noticias. Por la espectacular fuga y captura de ambos, las condenas que les dictaron los tribunales judiciales, amenazas de suicidio, huelgas de hambre o libros que escribieron, los hermanos captaron periódicamente la atención de la gente, ávida por conocer las variantes y características de uno de los casos más resonantes del historial criminológico argentino.
Los dos tuvieron que ver con Tucumán, antes y después del homicidio del ingeniero industrial Mauricio Schoklender y su esposa Cristina Silva. Sergio porque un año antes del doble crimen estuvo viviendo y trabajando en la provincia, además de mantener un romance con una joven norteamericana que supuestamente le había prohibido su padre; y Pablo fue capturado cuando hizo escala en este territorio con la idea de escapar hacia el norte y luego a Brasil.
El doble homicidio (por el que los hermanos alegaron su inocencia pese a las actuaciones judiciales y condenas como parricidas) ocurrió en la madrugada del 31 de mayo de 1981, en un departamento de 3 de Febrero 1.840 de Belgrano, en Buenos Aires.
La noche anterior la familia había festejado los 23 años de Sergio en un restaurante de la Costanera Norte. Estaban el cumpleañero con el padre, la madre, y la hermana con su novio. Pablo no. Supuestamente se había retirado tiempo antes del hogar familiar, cansado de los reiterados intentos de acoso sexual de su madre.
De regreso al departamento se desencadenaron los sucesos, cuyos orígenes se remontarían a los oscuros negociados con armamentos en los que habría participado el ingeniero Schoklender, sumado al acoso sexual de la madre con Pablo, quien habría vuelto esa noche para saludar a su hermano. La hermana menor Ana Valeria se habría retirado del restaurante con su novio.
Los cuerpos sangrantes del matrimonio Schoklender habían sido colocados en el baúl de un Dodge Polara de la familia. El vehículo con los cadáveres fue encontrado por un goteo de sangre que advirtieron unos niños el 3 de junio, en Coronel Díaz al 2.400 esquina Las Heras de la ciudad de Buenos Aires. Cerca de donde apareció años antes el cuerpo sustraído del cementerio de Pedro Eugenio Aramburu.
Con dólares que pidieron a un amigo del padre, el mismo 31 de mayo los hermanos iniciaron una sospechosa fuga que los llevó a Mar del Plata, donde se separaron ante el asedio policial. En uno de sus libros Sergio destacó que se había entregado a la policía el 4 de junio a la madrugada, al ver que no tenía escapatoria. Pablo, quien había viajado a Tucumán e inició una travesía equina, cayó el mismo día a la tarde en Ranchillos. Desde entonces comenzaron a tejerse variadas historias sobre la familia, de la que estuvo excluida la hermana menor Ana Valeria.
Pablo comenzó a enviarle notas con su historia a un periodista y surgió el libro “Yo, Pablo”, que motivó la película “Pasajeros de una pesadilla”. Sergio presentó “Esta es mi verdad”, y después su libro “Infierno y resurrección”, con un relato sobre el sistema carcelario, en el que prometía revelar secretos cuando liberaran a Pablo.

VIDA, TRABAJO Y ROMANCE DE SERGIO
Sergio Mauricio Schoklender tenía unos 22 años cuando a comienzos de 1980 llegó a Tucumán. Trabajó algunos meses como supervisor de cosecha en Tucumán Citrus SA, ubicada en el kilómetro 12,5 de la ruta 305, antes de la localidad de El Timbó.
La empresa, ubicada más exactamente en el lugar conocido como Granja Modelo, pasó a denominarse en esa época Citrex. La accionista mayoritaria era la firma Pittsburgh, para la cual trabajaba el ingeniero Schoklender.
Se alojó en un departamento en Corrientes 515 de la capital tucumana, que compartía con Ricardo Quest, de su misma edad y también supervisor de la citrícola. Según relato de este joven (quien al poco tiempo regresó con sus padres a Buenos Aires), en una oportunidad discutieron y se trenzaron en una pelea porque había abierto una correspondencia de Sergio, sin suponer que podía afectarlo tanto. Desde entonces se cortó la amistad, aunque seguían compartiendo vivienda.
Antes del ´80 Sergio estuvo trabajando en otra citrícola de Misiones, y su padre habría dispuesto el traslado a Tucumán para dificultar el noviazgo con una joven de Estados Unidos, hija de un músico. Al parecer, el ingeniero se oponía al casamiento de Sergio y lo obligó a conseguirse su sustento.
La joven llegó en una oportunidad a Tucumán, y como no podía alojarse en el departamento del barrio Norte, ambos se instalaron por más de 15 días en un hotel (Petit) de Crisóstomo Alvarez al 700.
“Era una chica rubia y bonita de unos 20 años, y cuando llegaba con Sergio se sentaban en una mesa a bromear con los conocidos”, destacó José Luis Medrano, encargado entonces del bar Texas, que funcionaba en Corrientes 512, y adonde el joven concurría siempre después del trabajo.
“Sergio siempre tuvo un buen nivel de conducta”, destacó Medrano. “Le gustaba mucho la música, especialmente el jazz, y un domingo de abril me pidió que lo acompañe al teatro San Martín a escuchar a un conjunto norteamericano. Le gustaban los deportes y practicaba mucho artes marciales, además de natación. Una vez quiso cruzar a nado el lago del dique El Cadillal”, agregó. También que Sergio le había comentado que “intentó caminar sobre las brasas en una noche de San Juan, sin conseguirlo”.
“En esa época logró establecer una gran amistad con un escribano de apellido Padilla Antoni, quien escuchaba pacientemente los comentarios de Sergio y le daba consejos. En su libro “Esta es mi verdad” creo que lo mencionó”, finalizó Medrano.
En cuanto a su trabajo, el compañero de departamento destacó que a mediados de 1980 comenzaron a surgir problemas entre Sergio y sus superiores, por lo que éstos pidieron su traslado. A veces faltaba al trabajo sin justificarse, o se rebelaba cuando le daban órdenes que no le parecían convenientes. También dijo que leía a Freud, “quizás para conseguir alguna explicación de su propio yo”.

TRAVESIA EQUINA DE LOS HERMANOS
            En un libro Sergio destacó que al iniciar con su hermano la fuga luego de ocurrido el doble homicidio, pretendían llegar a Brasil, donde “había gente que nos guardaría”. Pero al verse cercados fueron a Mar del Plata, donde “buscaban a dos muchachos jóvenes”, por lo que no tuvieron otra alternativa que separarse.
            Fue así que Pablo Guillermo tomó un ómnibus que lo llevó a Rosario, y allí subió a un tren del ferrocarril Mitre rumbo a Tucumán. En 1980 había estado unos días en esa provincia visitando a su hermano que trabajaba en la citrícola. Quizás el recuerdo de esos momentos compartidos lo indujeron a tomar ese rumbo, con la idea de seguir viaje al norte para salir del país y llegar luego a Brasil.
            De la estación local de trenes fue a la terminal de ómnibus de El Bajo, y preguntó a unos taxistas dónde podía conseguir un caballo, con la idea de iniciar una travesía equina hacia la frontera. En Mar del Plata, Sergio había adquirido también un caballo y vestimentas gauchescas, al observar que pese a los operativos policiales en su búsqueda, “los paisanos cruzaban tranquilamente a caballo, sin llamar la atención”.
            Pero Pablo, confundido quizás por el taxista que lo acompañó a comprar el caballo, en vez de marchar al norte se dirigió a campo traviesa al sureste, hasta llegar a la localidad de Ranchillos.
            Al llegar la noche y cuando lo apretaba el hambre y el frío, en una vivienda de la zona pidió alojamiento. Los lugareños le ofrecieron comida y una cama. Al día siguiente, 4 de junio, continuó deambulando por la zona sin lograr retomar el rumbo correcto.
            Al advertir que con el caballo era imposible continuar la fuga, decidió venderlo. Comenzó a transitar por distintas calles de Ranchillos, incluso por el frente de la comisaría, y ofrecía el equino a los vecinos que tenían carruajes de tracción a sangre.
            Finalmente intentó negociar el animal con un gitano. Pero éste entró en sospechas al observar el tono de voz y modales del joven, por lo que lo denunció en la comisaría.
            El joven se identificó con un documento a nombre de Claudio Javier Fogel. Como las señas no coincidían, los policías lo interrogaron y confesó: “Yo soy Pablo Guillermo Schoklender” (su libro: “Yo, Pablo”).


Relato breve

LATIDO PROFUNDO


Como todas las mañanas, el lustrín preparó sus cosas e inició la rutinaria caminata a la zona de la terminal de ómnibus.
Sentía un poco de frío en sus descalcificados huesos. Es que sus casi 80 años se hacían sentir.
Tenía que cruzar desde la banda del río, atravesar el parque y comenzar a buscar sus primeros clientes.
Aunque su cuerpo era chico y consumido por las necesidades, se sentía sano y con algo de fuerzas para seguir “apechugándole” a la vida.
Se había quedado solo, sin familia, pero conservaba un terrenito fiscal en la costanera del río, donde levantó su rancho de madera con chapas de cartón.

II
El joven despertó y se asomó a una ventana de la casa de sus padres, para ver cómo estaba el tiempo antes de marchar al mercado, donde hacía algunas “changas”.
Vio al vecino que preparaba mate cocido en una lata de duraznos, sobre un calentador a querosene.
“Viejo de mierda”, pensó, “sólo en semejante terreno, con lo bien que me vendría para levantar mi casa, ahora que me voy a casar”.
Y su pensamiento voló a su novia, enfermera practicante en un hospital neuropsiquiátrico, a quien veía orgullosa con su blanco delantal cuando pasaba a buscarla.

III
Como a las tres de la madrugada comenzaron a escucharse los gritos: “Fuego. Llamen a los bomberos. Se quema el rancho del viejo lustrador...”.
A la mañana llegaron los bomberos, para la inspección.
En un costado de lo que era el rancho, aún humeaban restos de lo que fue una cama.
En el espeso ambiente se percibía olor a querosene mezclado con el de caucho quemado. El lustrín había armado su cama apilando unas seis viejas cubiertas de camioneta, y encima una maltrecha parrilla de alambres y un colchón de estopa.
Sólo quedaron cenizas.
Del viejo lustrín no aparecía nada. O no había estado, o su frágil cuerpo desapareció consumido por el intenso fuego.

IV
Después de que se fueron los bomberos, el joven vecino se acercó al lugar, un poco temeroso pero luego decidido.
En el aire todavía se sentía olor a querosene mezclado con el de caucho quemado.
Con el permiso encubierto del guardia, con un palo comenzó a revolver los restos de lo que fue la cama del viejo lustrín.
Las cenizas de un pequeño bulto calcinado se corrieron.
Lo vio. ¿O lo sintió? Los latidos, ¿se ven o se sienten? ¿Estaba imaginando cosas?
Quedó como hipnotizado mirando y sintiendo el corazón que latía...

V
Su novia lo hizo volver en sí. Llegó preocupada al enterarse del incendio, aún con su blanco delantal de enfermera.
“Mi amor, ¿qué pasó con el viejo? ¿Se fue? Capaz que ahora podamos levantar aquí nuestra casa...”.

VI
El joven se sentía totalmente relajado en el jardín, como drogado por el calorcito del sol.
Estaba tranquilo. Se había casado. Había levantado su vivienda.
Vio que se acercaba su esposa con su blanco delantal de enfermera, para pedirle que fuera a almorzar.
Lo único que le molestaba eran las pesadillas que tenía siempre a las tres de la madrugada.
Esos latidos, que hacían que se despierte y cause alboroto en todo el neuropsiquiátrico...


Muñeca de cera


LA GOTA DE SANGRE


El fiscal de Instrucción de turno no salía de su asombro.
Era domingo a la mañana y la policía lo había llamado por un “simple” caso de suicidio.
Una mujer de unos 50 años se había arrojado desde la terraza de un edificio céntrico, cayó sobre rejas de hierro de punta a las que dobló, y quedó con el cuerpo casi destrozado en el patio abierto de un departamento del primer piso.
Estaba acostumbrado a ese tipo de escenas.
Y a muchas peores.
Incluso se había preparado mentalmente para lo que pensaba ver, con la idea de cumplir la función oficial y volver a su casa a seguir disfrutando un fin de semana muy tranquilo.
Rogaba que no ocurriera nada importante durante el resto de la jornada.
Pero lo que presenció en el lugar, por algún extraño motivo le impactó fuertemente y lo desequilibró emocionalmente. No por lo que veía, sino por lo que NO VEIA en ningún lado.
El cuerpo estaba doblado en distintas partes por el golpe contra los hierros, con músculos de las piernas rasgados y mostrando algunos huesos.
Aparecía tan blanco, que su primera impresión fue que se trataba en realidad de una muñeca de cera.
Automáticamente comenzó a buscar lo que teóricamente debía aparecer de inmediato, como pinceladas y salpicaduras de color rojo…
¡¡¡PERO EN TODO EL LUGAR NO HABIA NI UNA GOTA DE SANGRE…!!!
II
Mientras los peritos y el médico de la policía cumplían sus tareas, el funcionario judicial quedó estático en un costado.
Pese a los años de experiencia y con casos criminales complicados e impactantes que logró resolver, ahora la lógica lo había abandonado.
Su estructura racional estaba completamente desarmada.
Cuando tuvo una mínima reacción pensó en preguntarle al médico por esa extraña circunstancia.
Sus conocimientos no llegaban a desentrañar misterios de ese tipo.
III
Un policía apareció entonces con una anciana vecina, quien dijo haber visto todo lo ocurrido.
-Mire señor, yo vivo en el edificio de la par. Estaba junto a la ventana y casi se me cae el alma al suelo cuando la vi a la pobre Rosarito que se tiró de la terraza. Somos amigas desde hace años y ella siempre me contaba sus problemas. Con decirle que sufría junto con ella las grandes penas que tenía. La pobre estaba muy enferma. Se le murió el marido hace tiempo, y dos hijos ya grandes prácticamente la abandonaron. Eso sí, son de familia con mucha plata y nunca pasaron necesidades materiales, pero lo que más necesitaba ella era afecto y compañía. Se sentía tan mal que enfermó de la cabeza y hablaba sola, aunque ella me comentaba que conversaba con las palomas y que éstas la querían llevar para acompañarla. Tenía tratamiento psiquiátrico y tomaba muchísimos medicamentos. Todos los días iba al sanatorio para que le pongan suero, y varias veces le hicieron transfusión de sangre porque la pobre vivía anémica. Imagine usted si habrá comido en los últimos tiempos, sola en el departamento aunque con la heladera llena de cosas que le dejaban los hijos cuando aparecían por dos minutos a la semana. Pero la verdad, y disculpe que sea tan sincera porque lo digo como amiga de Rosarito y confidente de sus penas, la angustia que sentí cuando la veía caer se me fue. Es que de inmediato me di cuenta de que todo lo que me contaba era cierto, porque cuando terminó de caer en el patio salió volando una paloma y enseguida me di cuenta de que era ella. Y eso que en esta zona no hay palomas. Ahora me imagino que por fin podrá volar y tener compañía, ya que en este mundo era otra desamparada más. Lo único que lamento es que ……….
IV
Después que se fue la vecina y testigo directa de la muerte de su amiga, el médico de policía ensayó una explicación a la falta de sangre en el lugar: “La mujer estaba enferma, anémica, con escasos glóbulos rojos, consumía muchos medicamentos, durante la caída los vasos sanguíneos se comprimen y la poca sangre queda en el hígado u otros órganos, …”.
Luego que el funcionario judicial acomodó esos primeros argumentos en su mente comenzó a sentirse más tranquilo.
Ya había algo de lógica en el “común y simple” caso de suicidio, y también en el escenario de los hechos, donde faltaba un elemento clave como es la sangre de una persona.
Se acordó de la vecina amiga de la víctima, y pensó que la locura podía ser contagiosa: “…cuando terminó de caer en el patio salió volando una paloma y enseguida me di cuenta de que era ella”.
Eso si le resultaba absurdo y fuera de toda lógica.
Otra pobre mujer que quizás arrastra sus propios dramas personales y familiares…
V
El funcionario judicial terminó de acomodar unos documentos para retirarse del lugar, cuando el viento depositó suavemente en su carpeta una pluma de paloma impregnada con una gran gota de sangre.


Relato ficto-sexual

LA INQUILINA


Cuando la vio, su corazón comenzó a latir enloquecido no tanto por su belleza, sí por el magnetismo y la femineidad que irradiaba.
Más que enamoramiento, fue puro deseo animal a primera vista.
La siguió, entró al edificio donde él alquilaba un pequeño departamento en el quinto piso, y llegó a entrar justo antes de que cierre el ascensor.
-“¡Hola!”
No obtuvo respuesta. Ni siquiera una mirada.
Silencio e indiferencia total hasta el quinto piso, donde ella bajó para abrir la puerta de un departamento, justo al lado del suyo.
Era la nueva inquilina.
En el resto del día no la volvió a ver. Sólo a empleados de una empresa de mudanzas que descargaron escasos muebles.
Al día siguiente volvió a cruzarse con ella.
Sintió que aumentaba su deseo animal, mientras recibía nuevas muestras de una indiferencia total.
Todos los días buscaba su encuentro.
Siempre intentaba iniciar una conversación. Nunca lograba una mínima reacción.
Así pasó una semana, un mes, un semestre.
El insistía con dos y hasta tres intentos diarios, buscando por lo menos una mirada, un roce en el ascensor, una simple palabra.
Hasta imaginaba un pequeño accidente que permitiera auxiliarla, abrazarla, darle oxígeno boca a boca, o simplemente tocarla.
Finalmente llegó a conformarse con mirarla y acompañarla en el breve trayecto del ascensor, de subida o de bajada.
Su imaginación volaba, según la carga de sus instintos sexuales en ese momento, con escenas de besos, caricias, abrazos, relaciones ardientes y entregas totales.
El tiempo pasaba.
Nunca recibió ni una mirada.
Aunque él ya se conformaba.
Una noche calurosa salieron al mismo tiempo de sus departamentos y subieron juntos en el ascensor.
La notó un poco cambiada, con peinado distinto, cierto brillo en su mirada…
¡¡¡Aleluya, descubrió su primera mirada, y también recibió el primer saludo!!!
Comenzó a acelerarse su pulso.
Su sexo se marcaba en el pantalón.
Con dedo tembloroso tocó el botón de descenso del ascensor.
Puerta cerrada. Engranajes en movimiento.
Cuarto piso. Mitad del tercero.
Corte de energía eléctrica. Encierro. Oscuridad total. Miedo inicial.
Manos que se extienden. Abrazos que protegen. Cabezas que se acercan. Alientos que se confunden. Pieles que se rozan. Corriente corpórea que se entrecruza.
Beso casual. Instinto animal. Deseo urgente. Relaciones frenéticas. Sexo candente.
Energía eléctrica que sigue cortada.
Clímax. Orgasmo dual. Relax final.
Vestimentas que se acomodan.
Energía eléctrica que vuelve. Ascensor que sigue su descenso.
Planta baja. Despedida en la vereda.
-“Fue un placer conocerte. Espero verte mañana. Por favor, cuando la veas no le comentes nada a mi hermana gemela”…


Relato ficción


NECROPOLIS DE ALMAS

La jornada resultó demasiado dura. Todo fue negativo.
Discutí fuerte con el jefe en la oficina; no quisieron pagarme horas extras ni bonificación; mi mujer me habló para decirme que se iba a la casa de la madre y se llevaba a los chicos porque estaba harta de mí porque no alcanzaba la plata que ganaba y porque la había decepcionado con mis promesas y porque la amiga muy querida se había ido a Europa con su esposo empresario y ella no salía ni a la esquina y porque hacía rato que de sexo no pasaba nada y porque…
Anochecía; y mientras viajaba en el último asiento del colectivo de vuelta a casa, cerré los ojos para descansar un poco de la presión que sentía.

II
Después que bajo del colectivo descubro que estaba frente al cementerio. Bueno, me digo. Camino rápido las pocas cuadres que faltan para mi casa y ya está…
Pero noto que en el lugar había un extraño movimiento. Los mausoleos estaban iluminados y en cada uno había gente.
Sigo caminando más despacio por curiosidad y veo que en uno de ellos varias personas insultaban a otra e intentaban agredirla.
Hacia atrás, el sereno atrapaba a ladrones de unas gallinas que picoteaban en el lugar, y luego de golpearlos los encerraba en un sótano.
En otro había personas con trajes y guantes blancos que metían en una bolsa las cruces, placas recordatorias y figuras religiosas de bronce, además de floreros y otros objetos de valor, incluidos los que les habían dejado a los cadáveres dentro del cajón. Reconocí a esa gente y tenían el mismo apellido que figuraba grande en el frente del mausoleo.
Al costado de este varios vagabundos -ancianos, mujeres y niños- estaban como abandonados en el suelo, algunos muertos por el hambre y el frío.
En una especie de sotanito, un sepulturero iniciaba la necropsia de varios niños desnutridos, apilados unos encima de otros en diversas filas. Todos tenían la piel pegada a los huesos y los vientres hinchados, de donde saltaban bolsas de gusanos apenas los tocaban con el bisturí. Las autoridades del cementerio informaron que habían muerto por culpa del abandono de sus padres, los que entes que ellos fallecieron por el hambre y el olvido.
En otro lugar, un sujeto que parecía totalmente desquiciado aprisionaba con sus manos el cuello de una mujer, y luego de soltarla, con una barra de hierro comenzaba a golpearle la cabeza hasta dejársela convertida en una masa deforme y sanguinolenta. Aunque tarde, apareció un policía que le quitó la barra y le destrozó a su vez la cabeza, mientras destacaba su autoridad y sentido práctico de la justicia: “El que con hierro mata con hierro muere”.

III

Me esforcé para salir de la pesadilla. Pero no; no estaba soñando. Me pellizqué y me toqué los párpados. Sentí dolor y tenía los ojos bien abiertos, aún más por el asombro.
Apuro el paso. En otro sector había mucha gente y vehículos. Qué raro que hagan sepelios de noche, pensé. Era de los cuatro estudiantes secundarios que habían salido de campamento y los encontraron muertos. Se habían excedido con las drogas. El dueño de la empresa fúnebre, con su traje de gran corte y anillos de oro y diamantes en cada dedo, se encargaba de sacar de la extraordinaria y brillante carroza de pompas gran cantidad de porros y sobrecitos blancos que distribuía entre los dolidos familiares, incluidos los niños. Cosas de la vida.
No tan lejos, varios sujetos que tomaban todo tipo de alcohol y se drogaban sorprendieron a una parejita de novios que habían tratado de esconder sus arrumacos y amoríos en el lugar, y los violaban a ambos. No les interesaban las mujeres apostadas en la zona, todas controladas por sujetos que las habían secuestrado en diferentes lugares y a distintas edades para someterlas a la esclavitud del negocio sexual.

IV

A esa altura estaba convencido de estar despierto, porque lo que veía me resultaba normal.
Llegué a un mausoleo familiar. Un matrimonio discutía por la separación de bienes. Comenzaron a insultarse hasta llegar a la agresión. Un hijo quiso separarlos y todos los golpes cayeron en su cabecita, hasta que se desplomó en el suelo. Culpándose de lo que ocurría, tomaron al pequeño de cada pierna y tironearon hasta cortarlo en dos partes, llevándose cada uno la suya junto con pedazos iguales de un ataúd. Justo arreglo.
Cuando salían tuvieron que esquivar los disparos que se hacían dos grupos antagónicos. Al parecer, una familia se dedicó a cuidar un gran sector por muchos años, transmitiéndose la costumbre de generación en generación. Hasta que llegó gente nueva que pretendía correrlos porque quería transformar el lugar en un hermoso y lucrativo cementerio parque. En fin; los tiempos y las costumbres cambian.
Mientras tanto, uno de los encargados del lugar contaba dinero por la venta de armas a ambos grupos en pelea; y otro le extraía los órganos a los que caían abatidos para luego negociarlos.

V

De pronto comencé a contar una multitud de ovejas. Estoy despierto y no me interesa dormir, pensé. Muchas surgían como expulsadas y en estampida de distintos jardines.
En el más cercano, un pastor cubierto de impactantes túnicas de seda y algodón y envuelto en joyas de oro y piedras preciosas prendía cegadoras luces en un inmenso mausoleo, e invitaba a visitar el lugar por un módico precio o una suma voluntaria.
Se comprometía a mostrar la blancura y suavidad de la lana de la oveja, la inocencia del cordero y la satánica crueldad del carnero. Pero se olvidaba (y no le interesaba) de cuidar el rebaño y conseguir el alimento justo y necesario. No lograba contenerlas y todas las ovejas escapaban y deambulaban sin orientación ni fe entre las tumbas, comiendo carroña y podredumbre.
Hienas y chacales. Pero no estoy en un zoológico sino en un cementerio, me cuestionaba. Lo que ocurría es que las bestias querían atraer a todos al sector donde estaban, para luego depredar tanto los cadáveres como a los deudos.
Lo notable es que muchos caían en el poder de esas garras y fauces.

VI

Todo pasaba ante mis ojos como una película.
Caminaba frente a la oficina central del cementerio. ¿Tres administradores? Teóricamente era lo más conveniente para un eficaz manejo de los asuntos de la necrópolis.
Pero en la práctica distribuían corrupción interna, cada uno con ropajes destacados y portando elementos simbólicos.
Todos sabían lo que ellos hacían y lo que en realidad deberían hacer. Casi todos buscaban acercarse, pero pocos intentaban cambiar algo por temor a las hienas y chacales, bestias enseñoreadas en el lugar. Los arriesgados resultaban despedazados.

VII

Uno de ellos estaba rodeado de bandas en su pecho y con bastones. Eran quizás para sentirse más seguro de no tropezar y caer al barro de donde venía, el mismo por el que todos caminaban, pisoteaban y se ensuciaban. Pero era el que mayores manchas tenía en sus vestimentas y calzados, las que simplemente daba vuelta periódicamente para que no se notaran, hasta cambiárselas al día siguiente.
En un gran libro hacía anotar todos los tributos por los distintos servicios del cementerio: ingreso y egreso de ataúdes; de carrozas, palmas y ofrendas florales; venta, alquiler y cargos por tumbas, sótanos, nichos, mausoleos, sepulturas bajo tierra, sobre tierra, suspendidas en el aire y hasta en la “in sphaera” terráquea o in-fierno; transportes y marchas a pie, en vehículos, con acompañamientos; con o sin bandas musicales para los temas fúnebres; con o sin visitas a los mausoleos de los pastores; de los vendedores, compradores y consumidores de productos y de cada uno o en grupos por pisar y respirar en el cementerio.
Los tributos también eran diferenciados: les cobraba en forma creciente a los dueños de pompas que hacían servicios fúnebres especiales; a los de guantes blancos por llevarse las cruces, floreros y otros objetos; a los que negociaban dentro de la necrópolis con sexo, armas, drogas, juegos y otros simples entretenimientos; a los que utilizaban la tierra del cementerio para producciones por su gran valor químico y orgánico; a los que utilizaban cadáveres para venta de órganos; e inclusive a los que compraban terrenos, derechos y servicios para enterrar, depositar, esparcir en agua o aire los desechos minerales, químicos u orgánicos contaminantes, total a los muertos y cuerpos putrefactos no les afectaba.

VIII

En otro libro anotaba que del total de lo recaudado más los distintos aportes extras que recibía, destinaba entre el 10 y 15 por ciento para todas las necesidades inmediatas y visibles de la necrópolis.
Del resto y hasta un 70 por ciento era para mantenimiento de las hienas y chacales; de colaboradores especiales, intermedios y comunes, de familiares, amigos y amigos de los amigos que lo visitaban; para informes que distribuía en distintos lugares; para gastos de consumo, traslados, fiestas, agasajos, honras fúnebres, servicios internos o externos de la necrópolis.
El saldo lo destinaba para cavar y construir su propia tumba. Tenía la idea de levantar un mausoleo faraónico para él, familiares y descendientes, amigos, amigos de los amigos, cómplices de gestión y otros, con placas y menciones honoríficas.
De las obras de los administradores anteriores quedaban pocos restos de polvo y arenilla que no se llevó el viento y el agua, y una que otra placa o mención totalmente derretidas por la luz del sol.
De pronto el administrador se levantó, fue hasta un armario, recogió gran cantidad de papeles y marchó al baño. Al parecer estuvo alimentándose en forma imprudente y golosa con comida chatarra o carroña que le proveían las hienas y chacales, lo que le producía reiteradas y permanentes necesidades fisiológicas...

IX

El segundo administrador se hizo cargo. Casi siempre se quedaba en su escritorio escribiendo y anotando distintas cosas sobre papel extra blanco, de gran calidad y valor.
Tenía uno de los ojos grande, brillante y luminoso, con el que parecía ver en forma amplia y profunda lo que lo rodeaba, y analizar de modo inteligente las conductas, actitudes y comportamientos de todos en la necrópolis, para luego volcarlas en el papel.
El otro ojo estaba apenas entreabierto, porque lo tenía cubierto de llagas sangrantes y pus maloliente. Le sobrevolaban moscas que le dejaban sus larvas de gusanos, y todo tipo de insectos y parásitos.
Al acercarme pude notar que su gran ojo brillante era en realidad un bolillón de vidrio.
Levantó los blancos papeles sobre los que había estado escribiendo y los acomodó, con sumo cuidado y ordenados, en el armario de donde los sacaba luego el primer administrador para ir al baño...

X

Siempre pensé que el tercer administrador debía ser el primero y único en la necrópolis, donde se supone que se rinden las cuentas finales.
Es que con su precisa balanza debía pesar, contrapesar y balancear todas las cargas de las almas que allí llegan, para establecer el delicado equilibrio de la Dualidad Divina. Esas cargas originales y humanas de pecadores y no pecadores, con las que luego se hace un justo y equitativo balance del Bien y del Mal.
Pero resulta que me confundía de personaje. Este era simplemente un administrador más del cementerio de la “in sphaera” terráquea o in-fierno, acompañado por una secretaria que le llevaba una balanza, una espada y un pañuelo que en principio le cubría los ojos, y se le deslizó hasta el cuello apretándole hasta casi asfixiarla.
Como el administrador estaba rodeado de unas aves negras (que reemplazaban a las hienas y chacales) y no hacía nada por socorrer a su secretaria, lo acusaron por omisión; y cuando quiso desatar el nudo apretó aún más hasta causarle la muerte, y lo acusaron por acción.
Pero todo quedó en la nada cuando consiguió después otra secretaria, y así sucesivamente...

XI

Sigo caminando y en una punta de la necrópolis había un mausoleo enorme, impresionante, que atrapaba con sus luces y brillos espectaculares.
En la puerta un personaje que parecía un emperador, con una orgullosa águila en un hombro que hacía sombras por todas partes con sus enormes y lustrosas alas. Alrededor, la atenta mirada de cientos de hienas y chacales.
En una pantalla gigante el personaje observaba una película del nacimiento, crecimiento, desarrollo y caída del imperio romano; del dominio de tribus; de guerras, matanzas y aplastamiento de pueblos bárbaros; de locuras de gobernantes y órdenes delirantes; de corrupción y actos degradantes; de la invasión pacífica de sus tierras por los bárbaros y la autodestrucción del símbolo imperial.
Atrapado por el filme, el mismo personaje golpeaba y hería a la magnífica ave en su hombro, hasta que ésta caía y era devorada por las bestias.
Sin que se diera cuenta, insignificantes hormigas socavaban los cimientos del mausoleo, y se llevaban la arenilla a otros sectores para cubrir manchas de sangre y los grandes huecos que quedaban en la tierra, después que se extraía una sustancia negra y oleosa de cadáveres antíguos. La misma sustancia alimentaba y chorreaba de las fauces de las hienas y chacales, mezclada con la sangre de sus víctimas...

XII

Hacia atrás, otro mausoleo gigante. Pero estaba derruido, descuidado, en penumbras. Realmente tétrico.
El dueño fue también un personaje demasiado orgulloso y de carácter fuerte, quien tenía un oso enorme al que logró dar muerte antes de caer sin vida bajo sus garras y gran peso.
El animal seguía aportando piel para abrigo, y carne para sustento de muchos.

XIII

Quedaba aún para seguir mirando.
Frente a diversos mausoleos y nichos, personas llorando; otras discutiendo y peleando; algunas que mataban y otras se suicidaban; familias enteras que se separaban; socios y amigos que se destrozaban con lo que encontraban a mano.
Entre ellos, personajes con órdenes de desalojo hasta de sepulturas bajo tierra, desapoderamientos de nichos y tumbas, secuestros y hasta violencia por deudas y compromisos funerarios.
Esos mandantes entraban y salían de otros mausoleos modernos con portafolios y valijas cargados de valores y documentos que entregaban o quitaban, amenazando o sobornando.
Al parecer, los magnos personajes que no se veían (porque estaban cubiertos y protegidos por hienas y chacales, aunque colocaban ovejas por delante) comandaban en realidad toda la actividad de la necrópolis; ordenaban para hacer y deshacer lo que les interesaba; disponían por sobre los personajes del águila, del oso, administradores y tantos otros.
A través de sus mandantes distribuidos dentro y fuera de la necrópolis y cubriendo todas las actividades, resultaron ser dueños de vidas y muertes, individuales o colectivas...

XIV

De pronto sentí un profundo escalofrío. No era miedo; era terror. No por los muertos; sí por los vivos de la ciudad de los muertos.

XV

Llegué a un sector donde estaban los que habiendo fallecido, trascendieron a la vida. Pude ver a algunos que sin conocerlos, los reconocía. Aunque muertos, todos vivían.
Uno de ellos, Sócrates, estaba rodeado de jóvenes alumnos a quienes enseñaba a discernir entre valores; y que a veces debe elegirse la muerte a perder los principios y el sentido de pertenencia. El ya pertenecía a la polis de los vivos.
Filósofos, médicos, científicos, investigadores, estudiosos, escritores y tantos otros que dejaron verdaderos testamentos, con herencias y legados millonarios para los que continúan viviendo.
San Martín, con la mirada a la distancia y sin comprender que pese a la tenaz y aguerrida lucha para mantener los principios, otros pueden derrumbarlos por egoísmo, soberbia y ambición. Tampoco entendía a sus descendientes, que cambiaron las nobles armas por otras extrañas, envilecidas y chorreando sangre de sus propios hermanos.
También el Che, quien recorrió distintos lugares con el ideal de poder ayudar, brindándose solidariamente. Pero se dejó engañar por los dos más grandes mafiosos y estafadores, que simulaban pelearse entre sí rodeados de hienas y chacales, y le vendieron falsos derechos de patente de inventos que nunca funcionaron, excepto para los espurios negociados de ellos mismos. Tuvo que pagar esas ambivalentes y falsas patentes con su propia vida, cuando el invento humanitario ya correspondía a otros gigantes de la historia antigua.
Y alguien que no imaginaba ver, Evita, repudiada y cuestionada, pero rodeada por una multitud que la lloraba con sentimiento por el sólo mérito de haber mirado en sus humildes corazones.
En fin, casos y cosas que resultan incomprensibles...

XVI

Me sentía cansado y con ganas de llegar a casa para acostarme.
Paso frente a una cruz del cementerio. De todo lo que había visto era lo más irreal. No me explicaba el sentido.
Allí colgaba una figura. Del pecho, la cabeza, las manos y los pies corría un líquido espeso que parecía pintura roja. De los ojos salía un goteo permanente de agua que caía al suelo.
Entonces me di cuenta de todo. El objetivo. El sentido. Esa especie de lagrimeo mezclado con la pintura era para regar y dar vida y color a las rosas más rojas, más hermosas, más perfectas, más suaves, más delicadas que había visto en mi vida.
Aspiré por el asombro y quedé mareado por el perfume que llegó a mis pulmones. Era la fragancia más pura, fresca y embriagante que había sentido nunca.
Me sentía totalmente extasiado. Ese perfume maravilloso limpiaba y purificaba el aire de los olores putrefactos del cementerio...

XVII

De pronto me sentía descansado, liviano, tranquilo, con esperanzas de que iban a mejorar todas mis cosas.
Con fuerzas para enfrentar cualquier adversidad.
Con la idea de que a partir de mañana rechazaría lo negativo y las malas ondas para encarar las actividades con optimismo y buena voluntad.

XVIII

Estaba al final del cementerio cuando sentí de pronto que me hablaban y tocaban el hombro.
Era el chofer del colectivo que me llamó para avisarme que se había roto no sé qué cosa y que ya no andaba más el motor y que tenía que bajarme para esperar la otra unidad y que se la pasaban renegando porque los pasajeros los culpaban a ellos hasta de la falta de cambio y porque tenían que soportar los cráteres del pavimento y todos los problemas de salud por la miseria que les pagan y porque...

XIX

Después que bajo del colectivo descubro que estaba frente a los Tribunales de Justicia. Bueno, me digo. Camino rápido las pocas cuadras que faltan para mi casa y ya está...



REPORTAJE AL DIABLO

Mis notitas al margen… Nº1

DUALIDAD DIVINA

Comentario mentira-verdad

“Son tenebrosos tus relatos”, me dijeron algunos conocidos/as, y mencionaban especialmente “Necrópolis de almas”, escrito años atrás.
¿Habrá sido por mis estados de ánimo?
Aunque cuando los escribí, debo reconocer, mis estados de ánimo o alma “no eran míos”.
Y esta conclusión me causó cierto temor y asombro en su momento.
No porque pudiera llegar a alguna esquizofrenia o doble personalidad, que todos las tenemos, sino porque mi conclusión final (aunque casi todos lo saben y muchos trataron, estudiaron, escribieron, hablaron y expusieron sobre el tema) fue que “EN TODO EXISTE UNA DUALIDAD”: blanco-negro; bien-mal; derecha-izquierda; arriba-abajo; rico-pobre; sucio-limpio; etcétera, etcétera.
Y además están las graduaciones o variantes de cada uno de los conceptos; pero ambos se complementan e incluso coinciden en sus extremos, como en un círculo.
Incluso Dios, me atrevo a suponer, debe tener sus preferencias duales.
Están los clásicos Bien y Mal (algunos dicen que no le gustan los “tibios”, indecisos o intermedios, y por eso El tiene y controla a los ángeles totalmente buenos, como Miguel, Gabriel y otros; y totalmente malos, como Lucifer y diablos menos conocidos).
Los números “0”, como símbolo de la nada; y los “1”, del todo.
El blanco y el negro (también creo que le gustan el naranja intenso o el tipo “azafrán”;  y el azul violáceo).
Con respecto a la izquierda y derecha ya no se anota, porque se lo apropiaron los políticos e ideólogos a quienes no soporta, para usufructuar y abusar de su PODER,  y serán los primeros en caer en el caldero del in-fierno.
Si es arriba o abajo no importa, especialmente si hay intercambio y cada uno lo goza; si no lo hay, ya resulta delicado.
A los ricos y pobres los considera según disfruten de su riqueza y pobreza: los primeros pueden estar vacíos en una prisión de oro; los segundos enriquecidos por una vida plena.
Casualmente en “Necrópolis…” comienzo a hablar de la dualidad, pero no de la nuestra.
Es la “Dualidad Divina”, de la que el animal transformado en ser humano comienza a tomar conocimiento desde el momento en que probó el fruto del Arbol del Conocimiento, también llamado del Bien y del Mal.
Desde entonces toda la historia del animal-humano se desarrolló entre dualidades, hasta que finalmente llegue el “Día del Juicio Final”, de la revelación o apocalipsis.
Será, según los profesionales de las religiones, cuando todos podamos descubrir si hemos sido buenos o malos, y suframos los suplicios del in-fierno o gocemos la vida eterna por ello.
También entonces se me ocurrió la relación entre el Génesis y el Apocalypsis bíblico, que impulsó a “mi otro ánimo o alma” a iniciar la novela “La higuera y el apocalypsis” con un estilo diferente y no tenebroso.
De nuevo el asombro: la novela, distinta a los relatos, no hubiera comenzado sin una “Necrópolis de almas” previo, como anticipo y alerta sobre algunos temas y cuestiones que, aunque de modo ficticio, radiografiaban la realidad del in-fierno terráqueo.


Mis notitas al margen… Nº 2

INFIERNO TERRAQUEO

Reportaje al Diablo

Como el animal-humano fue dotado de inteligencia y raciocinio, tiene cierta capacidad para evaluar sus propias conductas y discernir lo bueno de lo malo.
Ya no se guía sólo por su puro instinto animal, que por ser propio de su naturaleza es puro para los ojos del Creador y por lo tanto no debe ser malo, aunque sea de cualquier criatura o “creatura” de Dios.
Como el hecho de matar a otros animales pero sólo para comer y subsistir; de tener sexo “a lo animal” o cuando el instinto nos acerca a alguien que nos atrae para procrear y continuar nuestra especie; en ataque o en defensa de los animales de la familia, del grupo, de la manada o como se llame; y muchos ejemplos más…
Con la inteligencia y raciocinio nos diferenciamos de los otros animales y algunos más, otros menos, comenzamos a “canalizar” u ordenar nuestros instintos hasta organizarnos en grandes grupos o “manadas”.
Entonces aparecieron los que fijaron normas “racionales” de convivencia, y los que asumieron las distintas variantes del manejo de los grupos o la suma del poder de mando, sea por “mandato divino” o de los mismos congéneres de la especie.
Y también los que comenzaron a normatizar, “guiar” y pretender que corregían nuestros instintos supuestamente “impuros”: los profesionales de las religiones.
Esos profesionales de las religiones llegaron a establecer e imponer categorías de “impurezas” del animal-humano, como también premios y castigos por los actos puros o impuros.
Concretamente, se autoimpusieron las vestiduras (que nunca quieren “rasgarse”) de animales-humanos tocados por el “dedo divino” para ser depositarios y dueños de la “verdad divina”, como también jueces de las conductas puras o impuras de los otros animales-humanos.
En la extensa literatura de los profesionales de las religiones, se llegó al extremo de inventar lugares (mezcla de ficticios y reales) adonde iríamos a sufrir o gozar por nuestros actos impuros o puros, y donde seríamos atendidos por gerentes, manager o encargados: el infierno con el maldito Diablo, y el cielo con el bendecido San Pedro (sin contar otras religiones donde los “buenos” son atendidos por jóvenes vírgenes que satisfacen todos sus deseos).
También hay lugares intermedios (tipo vestidores donde tenemos que esperar que se limpien nuestras ropas del alma para recién llegar impecables al cielo) como el purgatorio, o el recientemente eliminado “limbo”, también “por decreto religioso” de la institución católica romana.
Algunos relatan que los “pecados” establecidos, clasificados y graduados por los profesionales de las religiones, son como manchas o cargas para el alma de cada animal-humano.
Según la cantidad y la calidad o importancia de esos pecados, el alma se hace más y más pesada.
Cuando alguien sin pecados o con escasos “pecadillos” fallece, su alma es tan liviana que se eleva al cielo sin mayores problemas.
En cambio el alma del pecador empedernido es tan pesada, que no puede elevarse y queda aprisionada en el cuerpo sin vida.
Cuando el cadáver es enterrado o queda en un mausoleo o nicho de la “in-sphaera” (en o dentro de la esfera) terráquea o in-fierno, el alma también sufre la podredumbre del cuerpo, el ataque de los gusanos y parásitos, y todos los acosos de la “flora y fauna cadavérica”.
Si el cuerpo es cremado, el alma también sufre el “calor infernal” de la incineración y queda destrozada y “fundida a plomo” con las cenizas.
De terror es el in-fierno, ¿verdad?
Como periodista sin trabajo y aprovechando que estoy en la esfera terráquea o in-fierno, se me ocurrió hacerle un reportaje al Diablo para preguntarle sobre esos temas, conociendo que “el Diablo sabe por Diablo pero más sabe por viejo”.
Pese a mi edad avanzada y supuesto profesionalismo me hizo pasar vergüenza tras vergüenza, pues se revolcaba de la risa ante cada una de mis preguntas.
En principio me dijo que, para evitar mayores confusiones, declaraba públicamente que pese a la mala imagen que le hicieron, él también es un ángel de Dios, al igual que Miguel, Gabriel y los otros, pero que le tocó la peor tarea dentro de la Gran Obra Divina, justamente con los animales-humanos y en la esfera terráquea o in-fierno.
También destacó que recién ahora acepta reportajes porque “ya estamos en tiempo de descuento”, y me aclaró que no son tiempos deportivos…


Mis notitas al margen… Nº 3

TIEMPO DE DESCUENTO

Rotura del 6º sello

Después de la vergüenza que pasé porque el Diablo se reía de mis preguntas, me inflé como un sapo por el falso orgullo de ser el primero que le hacía un reportaje.
Luego me desilusioné porque tenía “la gran nota de todos los siglos”, pero ningún medio periodístico para publicarla.
Me aclaró que no me preocupe por la difusión en la esfera terráquea o in-fierno, porque con seguridad me tomarían por loco, por “cuentero” o mentiroso, como portavoz de “algún personaje maligno o diabólico” (si no me tildaban directamente de “pseudo-abogado del Diablo”). O simplemente por atacar y desvirtuar las grandes “mentiras-verdades” impuestas e institucionalizadas por quienes manejan “el poder de la verdad”.
Como él sabe más por viejo que por Diablo, me dijo que simplemente suelte las palabras al aire, que solas llegarían adonde tienen que llegar, e incluso más lejos.
Reiteró que es un ángel más de Dios que realiza una de las peores tareas dentro de la Gran Obra Divina; que no es maligno pese a la terrorífica fama que le hicieron; y fundamentalmente que su trabajo es llevar un control de la conducta de los animales-humanos en la esfera terráquea o in-fierno, para cuando deba realizarse el Juicio Final.
“Lo que ocurre es que todos los que tienen culpas, me hacen responsable a mí. Entonces dicen que soy el que genera los males, que les hago cometer pecados y crímenes, e incluso que asumo presencia física entre ellos para las peores atrocidades que sólo el animal-humano es capaz de cometer. ¿Y quién es el autor?: el Diablo, quien “metió la cola entre nosotros”. Todos se lavan las manos, piden perdón por sus pecados a otros animales-humanos, purgan alguna sanción o pena en la misma esfera terráquea o in-fierno, y que siga dando vueltas la calesita del in-fierno, nombrándome a mí como el calesitero oficial”.
Me sorprendió ver pasar al Diablo del buen humor a la indignación.
Yo suponía que ellos estaban exentos de pasiones.
Pero me acordé que incluso Dios quiso descargar varias veces su ira contra el animal-humano de una de las 7 Iglesias, y por suerte Moisés pudo rogarle y contenerlo.
Entonces me di cuenta sobre la razón de la sin-razón del Diablo. ¡¡¡Los verdaderos diablos somos nosotros!!!
Para que se calme un poco lo llevé a otro tema: el “tiempo de descuento”, que me generaba cada vez más intriga.
Y comenzó a darme datos tras datos de los que sólo recuerdo algunos, porque no había llevado grabador.
Me aclaró que esa información sólo le había sido revelada a San Juan cuando estaba en la isla de Patmos, en Grecia; y luego a Juana de Arco, quien a su vez se la transmitió a los profesionales de las religiones, que ocultaron la información, la traicionaron y cometieron en reiteradas oportunidades miles de “crímenes de lesa animal-humanidad”.
Lo que recuerdo de lo que dijo es que, concretamente, el rompimiento del 6º sello revelado a San Juan y luego a Juana de Arco, ¡¡¡comenzó a fines de nuestro año 2007, y terminaría en nuestro año 2040!!!
Al haberse iniciado ya el tiempo de descuento, él estaba autorizado a informar sobre lo que ocurriría en la esfera terráquea o in-fierno, y por lo tanto podía difundirse ampliamente.
Aún más, la difusión es fundamental para que se complete la revelación o Apocalypsis, agregó.
“Todo es simple y puro contenido numerológico, de lo que la gran revelación o Apocalypsis de San Juan tiene bastante”, destacó.
Recordé que para Dios los números “0” son la nada, y los “1” el todo, por lo que los restantes números están en el medio sumados, restados, divididos o multiplicados.
Y comenzó a desmenuzar los datos referidos sólo al rompimiento del 6º sello:
a)   Del año 2007 sumamos 2+7 y tenemos 9, que es el comienzo del 6º sello al revés.
b)    Si hacemos una secuencia del 2040 queda en 20406, que son (destacó el ángel Diablo) los años reales de la animal-humanidad, con el 6 al final. En las sumatorias y divisorias también está el 6.
c)    Si comenzamos a sumar los números contenidos desde el 2008 tenemos el 1. Del 2009, 9+2=11 y 1+1 es 2. Del 2010, 2+1=3. Del 2011=4. Del 2012=5. Del 2013=6 (otro 6 intermedio como señal de que ocurrirá algo importante). Del 2014=7. Del 2015=8. Del 2016=9 (ya es un 6 y un 9, por sucesos más importantes). Del 2017=10. Del 2018=11. Del 2019=12 (dividido en un “des-do-blamiento” de períodos, son dos 6. También un año que se destacará).
d)   Al pasar al 2020 se corta “casualmente” la sumatoria, como señal de “quiebre” muy importante de un período y también de acontecimientos extraordinarios. Pero si pasamos de la sumatoria y el desdoblamiento de períodos a una secuencia, queda como 20202: 2+2+2=6.
e)   Desde entonces ocurrirán muchos hechos hasta el año 2040 (2+4=6) o el año real 20406 (2+4+6=12). El 12, dividido por el primero de la sumatoria (2) da como resultado el último (6), como símbolo de la rotura final o definitiva del 6º sello.
f)     A todo esto faltaba agregar que si al año final 2040 le restamos el año inicial 2007, cuando comenzó a romper el 6º sello, quedan 33 años (3+3=6).
Con una mirada cargada de picardía el ángel Diablo me preguntó qué recordaban los 33 años para una de las 7 Iglesias, y en realidad para todas, aunque muchos no lo sepan, agregó.
Yo estaba tan confundido con los números que no recordaba nada sobre los 33 años.
Lo único que se me ocurrió preguntarle, porque lo tenía anotado en un “machete” o cuestionario, es quién era o qué iba a ocurrir con el “Anti-Cristo”…


Mis notitas al margen… Nº 4

LOS MESIAS DE DIOS

Jesús: Vida-Muerte; Muerte-Vida

“¿Por qué preguntas sobre el anti-Cristo sin antes conocer sobre Cristo, o sobre Jesús, o también sobre los Mesías de las restantes Iglesias? ¡Es tan grande vuestra soberbia al pensar que son los únicos, los animales-humanos preferidos entre todas las tribus, pueblos o Iglesias que existen en la esfera terráquea o in-fierno! ¡Como la de creer también que son “los únicos seres superiores” en el infinito espacio de Dios! Pero todo eso se entiende porque aún tienen un concepto existencialista tan estrecho y limitado, que no conocen sobre los diversos tiempos y espacios que administra Dios, y a los que sólo los elegidos podrán acceder tras romperse el Séptimo Sello. ¡En eso consiste precisamente la Vida Eterna!”.
Sin saber qué responder, porque él no me respondía sobre el anti-Cristo, quedé mirando al ángel Diablo, quien me preguntó si yo creía en Jesús como el enviado de Dios.
Le dije que totalmente y con gran convicción.
Y continuó hablando: “Jesús es el ungido de Dios pero sólo de una de las 7 Iglesias; las restantes también tienen sus Mesías. En cada una hay animales-humanos que creen y otros no en sus respectivos Mesías. Tú serías un “jesuista” o también un “judeo-jesuista” por la pertenencia de Jesús al pueblo judío, pese a que la mayoría de éstos no lo hubieran reconocido y aún esperan a su verdadero Mesías o ungido por Dios, quien “vendría al final de los tiempos”. Para los continuadores de Jesús después de su muerte también serías “jristiano” o cristiano, porque del griego se origina la palabra Cristo o Mesías, con quien se da la dualidad vida-muerte, y luego muerte-vida. Es que hay una gran confusión generada en la historia del animal-humano por los profesionales de las religiones, para propio beneficio, y sustentada en el manejo omnipotente y discrecional del ‘poder de la verdad divina”.
Mi asombro y confusión iban en aumento.
Ya no entendía nada.
“Antes de seguir mi relato te cuento algunos secretos de TU Jesús –continuó el ángel Diablo-. ¿Sabes cómo tendrían que nombrar en realidad al ángel que apareció ante María y anunció el nacimiento de Jesús, como también el de Mahoma y otros?: ¡Gabrielle, o Gabriela! Sí; ¿quién mejor que una mujer ángel para conocer y hacer conocer a otra mujer animal-humano los secretos más naturales, íntimos y puros de la creación de vida, generada por Dios en el principio de los tiempos y en todos los espacios? A diferencia, Miguel aparece con su espada ante Juana de Arco, porque su misión y mensaje eran completamente distintos, pero es otra historia trascendental para la animal-humanidad que ya relataré”.
“Vale la aclaración que Jesús nace, se desarrolla, ‘se reproduce’ y muere como animal-humano; y se diferencia porque es el enviado, ungido o Mesías de Dios de una de las 7 Iglesias, para llevar su Mensaje Divino. Y El tenía razón cuando decía ser el Hijo de Dios, al igual que ustedes, porque todos son “creaturas” de Dios. Pero sus palabras fueron “sacadas de contexto”, como les gusta decir a los políticos e ideólogos para mentir o desmentir verdades, y condenado por políticos-gobernantes y políticos-profesionales de las religiones. También es otra historia que quizás retomemos”.
“Otro secreto que quiero mencionar porque me afecta directamente: cuando destacan en los escritos que Jesús fue al desierto a meditar, es que fue a hablar con Dios, quien me pidió que lo acompañara sin ser visto. En esa oportunidad recibió el mensaje de su tarea más pesada como animal-humano en la esfera terráquea o in-fierno, aún siendo el ungido, porque implicaba conocer los sufrimientos más horrendos que iba a soportar. Después de recibir el terrible mensaje, Jesús comenzó a dudar y a sufrir hasta enfermarse por el calor del día y el frío de la noche. Tuve que aparecer para brindarle calor y protección hasta que se recuperó y emprendió el regreso. En los escritos mencionan que procuré tentarlo para el “pecado”. Tremenda imbecilidad, estupidez e idiotez para los que escriben, piensan, suponen y declaman ante otros animales-humanos algo así, incluso poniéndole el inmenso y falaz sello de la “verdad divina”, o de la “palabra de Dios”. ¿Con qué “pecados” podía tentarse, o incitarlo yo a Jesús, sólo en el desierto? El gran “pecado” que lo tentaba y abatía era el peso normal de sus terribles tribulaciones propias del animal-humano, aún siendo el ungido, porque la misión asignada por Dios era inmensa y trascendente. Los Mesías de las restantes Iglesias tuvieron también sus experiencias”.
A esa altura, ya estaba yo con la boca totalmente abierta.
Continuó diciéndome que una vez superada esa experiencia que “lo marcó a fuego” (y no por él, me aclaró el ángel Diablo), Jesús asimiló el mensaje y completó su tarea, acompañado como animal-humano que también era, por los apóstoles, su madre y María Magdalena, entre otros.
“Cómo será que conocía en detalles lo que iba a ocurrir, porque todo formaba parte del mensaje que Dios le dio, que le pidió a Judas que lo denunciara, pese al gran amor que éste le profesaba, para que se cumpliera lo que tenía que ocurrir. Todo formaba parte del protocolo propio de la animal-humanidad, repleto de traiciones, engaños, delaciones, superioridades o dependencias, entre otras grandes características amorales, antiéticas e injustas. Lo notable es que después de “su muerte”, Jesús no murió realmente. ¿Piensas que planteo una doble interpretación intencional, o caigo en una contradicción? Como no puedo dar más detalles sobre ese tema en especial porque no me corresponde, que cada uno de ustedes saque sus propias conclusiones”.
Sentía dolor de cabeza, de estómago, de brazos, de piernas…
Se me nublaba la vista y me temblaba el pulso, por lo que dejé de escribir y cerré los ojos, tratando de relajarme un poco.
Ya no me acordaba del anti-Cristo ni se me ocurrió otra pregunta…


Mis notitas al margen… Nº 5

JUANA DE ARCO

Flor de Lis: “Símbolo de Vida”.
Cruz: “Símbolo de Muerte”

“Me dejaste hablando solo mientras dormías”, me dijo el ángel Diablo.
“No te preocupes, con pocas palabras te relato sobre la importancia de Juana de Arco, y en la próxima y última nota, sobre el anti-Cristo que tanto te interesa. Noto que estás agotado con tantos datos extraños y distintos a los que manejan ustedes en el in-fierno. Lo que ocurre es que están acostumbrados a creerse lo máximo en intelecto, ciencia y organización; y un simple movimiento de la madre naturaleza los desintegra, o un común y ordinario microorganismo los supera. Suponen “los reyes y príncipes del raciocinio” que seguirán dominando las grandes masas “incultas, ignorantes y manejables”, ya sea con la fuerza de las armas, o sembrando semillas pseudo religiosas de las que finalmente crecen enredaderas que aprisionan y asfixian los espíritus hasta aniquilarlos. Pero allá ellos, acá nosotros. Finalmente tengo libertad de expresarme y lo haré de forma directa y contundente. El que quiera oir, que escuche; también tienen libertad de hacer oídos sordos. El que quiera patalear, que patalee. El que quiera gritar, que grite hasta la ronquera. Ahora los tiempos y los espacios los administra Dios. Lamento decirlo, pero ya llegará el tiempo de los estertores de muchos animales-humanos del in-fierno… Y tú no escapas a los suplicios, porque hasta el final del Séptimo Sello estás en la misma bolsa, por pertenecer al in-fierno…”.
De pronto sentí un profundo escalofrío.
No era miedo, era terror.
Por estar en el in-fierno y no poder escapar…
¿Pero adónde ir?, me preguntaba.
Y el silencio me respondía que sólo debía aguantar y esperar.
Por mejores tiempos y espacios a los que tenía que llegar…
“Dios envió a Miguel a lo que llaman Francia, para que revelara a Juana de Arco algunos secretos de la animal-humanidad. Y tenía que ser en esos lugares del in-fierno donde existe una especie de “onda o energía cósmica” similar a la del imán, que aunque es del mismo cuerpo tiene polos opuestos. Son ondas, energías o polos que contrastan con otras, como las que existen en una zona de Texas, en lo que llaman Estados Unidos. En definitiva no son malas o buenas, negativas o positivas; son distintas, contrapuestas, se extienden al espacio y también se entrelazan en el cielo y el in-fierno”.
“La primera “visión” que transmitió Miguel le permitió a Juana confeccionar su estandarte, actualmente “desaparecido” pero que volverá a flamear. Se destaca un “globo o esfera terráquea” sostenido en una mano por un anciano, como símbolo de que Dios administra el espacio y controla al in-fierno, incluyéndome como notario de las conductas del animal-humano hasta el final de los tiempos. Están las palabras “Jesús” y “María”, como pertenencia a una de las 7 Iglesias; y dispersas en el paño múltiples figuras de lo que ustedes denominaron “Flor de Lis”. Yo te hago simples y obvias preguntas: ¿Cómo se justifica que en un estandarte de guerra que enarbolaba Juana mientras empuñaba su “espada de la muerte”, aparezcan múltiples flores? ¿Habrá sido por su femineidad y castidad? Pues ella vistió y actuó como varón para que no la vieran y desearan como mujer, al estar entre tanto varón”.
“Lo que ustedes llamaron Flor de Lis es en realidad el símbolo divino del animal-humano. Dios hizo un dibujo tan plástico, tan perfecto, tan hermoso y estilizado como suponía que sería su “creatura”. Y al final, la criatura que más se asemeja de las 7 Iglesias porque es más pura y evolucionada, es el animal-humano de las profundas aguas del in-fierno y no de sobre la tierra”. ¿A qué se habrá referido con la criatura de las profundas aguas?, yo me preguntaba, sin llegar a preguntárselo…
“Observa y verás que las dos piernas y brazos representan los pétalos a sus costados. El tronco es el cuerpo. La extensión o apéndice hacia abajo son los sexos masculino y femenino, de gran importancia para Dios, y como fundamento de la reproducción natural del animal-humano y de todas las otras especies animales y vegetales. Hacia arriba está la cabeza y por ende la inteligencia, algo especial para diferenciarlo de los otros animales, y que se otorgó cuando una primer pareja de animales-humanos “fueron convidados” a comer el fruto del árbol del conocimiento para que se diera justamente esa transición, porque estaba en los planes de Dios. ¿Quién inventó lo del “pecado”, tremenda estupidez?”.
“¿Pensaste alguna vez porqué el animal-humano tiene vergüenza de su desnudez, lo que no ocurre con ningún otro animal? Cuando tomaron “conocimiento” de su desnudez “tuvieron vergüenza y se cubrieron con hojas de higuera”. En realidad, por idea de Dios comenzaron a usar de la naturaleza vegetal y luego animal de cada zona, elementales vestimentas que aumentaban o disminuían según los climas donde estuvieran. ¡¡¡Y dominaron y fueron amos y señores de la esfera terráquea o in-fierno y de todos los seres, porque con las vestimentas se adaptaron a cualquier lugar!!! Formaba parte de los planes de Dios...”
 “Volviendo a la flor, verás que al centro tiene una protuberancia como cintillo, que representa a la cadera como soporte de la columna vertebral, y le permite al animal-humano estar parado y no arrastrarse como otros animales. Al medio del cintillo un círculo pequeño que sería lo que llaman “pupo”, que es fuente de vida porque a través del cordón umbilical se alimentaron de la madre animal-humano durante la gestación. En definitiva, es la imagen plástica divina del animal-humano. Y lo más importante, es el verdadero y auténtico “SIMBOLO DE VIDA” del animal-humano revelado a través del ángel Miguel, quien también era mensajero del “símbolo de muerte” de una de las 7 Iglesias a la que pertenecía Juana de Arco”.
“Para que pudiera triunfar en sus batallas, también Miguel le reveló dónde encontrar la espada que debía usar. Juana fue directamente al lugar, cerca de un altar, donde estaba el arma que significaría el triunfo de unos sobre otros. Tallado en esa espada, precisamente, el símbolo de la muerte. Una cruz similar a la usada para el terrible sufrimiento de Jesús. Y tenía el estandarte en una mano, con el SIMBOLO DE VIDA; y la espada en la otra, con el SIMBOLO DE MUERTE. Ahora bien, ¿tú crees que Dios envió a Miguel para que le avisara cómo ganar simples batallas entre tantas y tan grandes como hubo en la historia de la animal-humanidad? La misión real era otra: la revelación sobre la gran revelación o Apocalypsis de San Juan, y de la que aún queda gran parte por conocer. Finalmente Juana de Arco fue traicionada y quemada viva. Por último yo te pregunto: ¿de quién son las grandes hogueras y el calcinante fuego del in-fierno donde sacrifican a semejantes? En estos tiempos finales ya no permito que me culpen…”, finalizó el ángel Diablo.
Quedé a la espera de saber sobre el anti-Cristo…


Mis notitas al margen… Nº 6 y última

EL ANTI-CRISTO

Discusión con el Diablo

Al terminar el reportaje, discutí con el Diablo porque me informó sobre cosas que consideraba totalmente cambiadas o distintas a lo que había leído, o me habían enseñado.
Me dijo que tal cual era lo que tenía que decirme.
Tenía total libertad de creerle o no, de insultarlo y negarlo, de publicarlo o esconderlo.
Que él cumplió con su compromiso de informar porque llegaron los tiempos de hacerlo; y no le preocupaban las consecuencias porque nada podía afectarlo.
“Pero ay de ti, si tienes dudas, porque hagas lo que hagas te traerá uno y otros resultados”.
¡Lo pensé, más lo pensé…! y me dije: tengo libertad de expresarme, sin censura ni autocensura de informar lo que dijo el ángel Diablo, y aún más sobre las cosas del in-fierno.
¿Acaso Platón no habló sobre su “mundo de las ideas”? ¿Y dónde está si no es en la mente de cada uno (aunque quizás realmente existe); y mientras escribía, él no estaba en el in-fierno?
O cuando Nietzsche hablaba precisamente sobre “El anticristo” y decía: “Este libro está hecho para muy pocos lectores. Puede que no viva aún ninguno de ellos. Esos podrán ser los que comprendan mi “Zaratustra”… Lo que a mí me pertenece es el pasado mañana”.
Y  continuaba con fuerza y convicción: “Hay que ser probo hasta la dureza en las cosas del espíritu para poder soportar sólo mi seriedad y mi pasión. Hay que estar acostumbrado a vivir en las montañas, y ver a nuestros pies la miserable locuacidad política y el egoísmo de los pueblos que la época desarrolla. Hay que hacerse indiferente; no debe preguntarse si la verdad favorece o perjudica al hombre… Hay que tener una fuerza de predilección para las cuestiones que ahora espantan a todos; poseer el valor de las cosas prohibidas, es preciso estar predestinado al laberinto. De esas soledades hay que hacer una experiencia. Tener nuevos oídos para una nueva música; nuevos ojos para las cosas más lejanas; nueva conciencia para verdades hasta ahora mudas, y la voluntad de la economía en grande estilo; conservar las propias fuerzas y el propio entusiasmo… Hay que respetarse a sí mismo, amarse a sí mismo; absoluta libertad para consigo mismo…”.
Se me erizaba la piel mientras lo releía, sabiendo que Nietzsche se equivocaba cuando hablaba del cristianismo, porque los verdaderos “anticristo”, según el ángel Diablo, resultaron ser quienes se autoproclamaban  “representantes” de Cristo.
Esto dijo:
“¡¡¡No existe ni existirá ningún anti-Cristo físico o como animal-humano!!! Jesús, como uno de los Mesías de las 7 Iglesias, ya vino y volverá pero junto a Dios, los ángeles y quienes tienen Vida Eterna, después de romperse el Séptimo Sello. No sean tan necios, estúpidos, imbéciles e idiotas de pensar sólo en Jesús, y olvidarse de los otros seis ungidos por Dios. Todos tuvieron y transmitieron, aunque de distintas maneras, el Mensaje Divino. Todos sufrieron, y sufren sus discípulos y seguidores por estar en el in-fierno, actual habitáculo en el que reina el animal-humano”.
“Quienes hablan de “la bestia”, hablan de ellos mismos. O cuando dicen diablo, demonio, Lucifer, como si fueran malas y escalofriantes palabras del averno; ¿y qué me dices de guerra, hambre, desnutrición, matanzas, sometimientos, corrupción, coimas, crímenes, violación, violencia, abusos de conciencia y de poder, propagandas, desposeimientos ilegales e ilegítimos, persecuciones, traiciones, egoísmos, ambiciones, envidias, y tantos otros términos propios y comunes del in-fierno?”.
“Averigua qué dicen los otros Mesías, aunque poco puedas. En cuanto a Jesús, recuerda que él predicó en los caminos y en los hogares de quienes lo recibieron. Sus palabras volaron a los cuatro vientos y las repiten y gorjean las aves, aunque muchos no las escuchen; impregnó a la naturaleza y a la madre tierra, que siempre tiene para enseñar y sorprender; serpentean en las aguas como suaves ondas o tormentas, y hasta las criaturas marinas las escuchan embelesadas y respetan. Y lo más importante: si subes o te sientas en cualquier piedra y le hablas a Dios o cualquier Mesías con el corazón y el alma, aunque no te responda sabrá escucharte”.
La Iglesia, TU IGLESIA está dentro de ti mismo, en comunión con el aire, la tierra, el agua, el fuego y todos los seres que te acompañan. ¿Acaso no respiras el aire purificante, comes de la tierra bendita, bebes el agua refrescante y te consumes en el natural fuego de la pasión? ¿Para qué y hasta cuándo te servirán las ansias de acumular poder y bienes materiales, mientras destruyes los bienes naturales?”.
“El legado que Jesús dejó a Pedro no es para ningún animal-humano. Es para que tengamos y meditemos su palabra junto a cualquier “piedra” del camino y no en templos tan bien ornamentados. ¿Acaso no amenazó con destruir enormes templos de quienes comercian con semillas que hacen crecer enredaderas que asfixian los espíritus?”.
“Son dos los peores mercaderes: los que están en el espúreo negocio de vender alimentos para el alma; y los que están en la explotación y aniquilación desmedida de la naturaleza para enriquecerse a costa de las necesidades del semejante, creando burbujas de aire y barro que destilan lo putrefacto. ¡Qué casualidad: muchas veces se asociaron e intercambiaron favores, para subirse al pedestal de barro del “Gran Poder”! Pero en los últimos tiempos, recuerda, la sociedad se romperá, y el flujo e intercambio del vil metal se cortará para ambos. Las burbujas se desinflarán; las vestimentas y sandalias de los profesionales de las religiones se deshilacharán; sólo algunos tendrán la valentía de “rasgarse las vestiduras” al comprender la tan cambiada palabra que predicaban en el in-fierno”.
“Aunque supongas una contradicción te reitero: no existe ni existirá ningún anti-Cristo físico o animal-humano, si es que hablamos sólo de una de las 7 Iglesias. ¡¡¡Pero sí existieron en los tiempos de Jesús y existe otro anti-Cristo!!! ¿Recuerdas la matanza de los pequeños inocentes, durante la campaña para prevenir el nacimiento y la llegada del Mesías o Jesús? Pues ahora existen varios que lucran pero con la muerte, la sangre y el sufrimiento de Cristo, en grandes templos de luces deslumbrantes o penumbras sobrecogedoras para anestesiar al alma, y sótanos del in-fierno rebosantes de riquezas, mientras gran parte del mundo agoniza de hambre”.
“Se aprovechan de las confesiones para luego utilizar el poder de la información de los “pecados”, y así doblegar al animal-humano confiado. Se creen administradores “por mandato divino” de la “sangre y cuerpo” de Cristo, cuando a lo largo de la reciente historia fueron los que en su nombre, más derramaron sangre, quemaron y destrozaron cuerpos, superando todos los holocaustos imaginables con miles de “quemas de brujas”, persecuciones y muertes de disidentes y templarios, influyendo en reyes y gobernantes durante las guerras para mediar y obtener parte de los “botines”.
“Utilizan la cruz o “símbolo de muerte” de Cristo para atemorizar y amenazar con castigos de ultratumba a los que no cumplan con sus mandatos, y que les permita mantener el poder en el in-fierno, que realmente ellos administran”.
“En definitiva, les mienten con una llegada anticipada al Apocalypsis del nuevo Jesús o del anti-Cristo animal-humano. Este último como idea materializada ya existe entre ustedes a poco de nacer Jesús, y últimamente se multiplica de varias formas y con distintos nombres. Simplemente relato un poco de historia con algunos agregados de quienes siempre mencionan al anti-Cristo: es la institución que denominan católica romana. No es Iglesia por lo que ya expliqué; no es Apostólica porque no fue creada por ninguno de los apóstoles, ya que el legado de Jesús a Pedro es por la de cualquier piedra o la misma naturaleza donde lo podemos encontrar, y este discípulo no construyó ninguna Iglesia de las 7 ya creadas por Dios, ni levantó templos que el mismo Jesús desechó. Mientras descanso un poco, dejo que leas historia”, me sugirió el ángel Diablo.
Comencé a leer algunos libros donde mencionaban que los “seguidores del camino” de Jesús, así llamados inicialmente luego de la crucifixión y que usaban para identificarse secretamente entre ellos un símbolo con forma de pez denominado “ictus”, comenzaron a multiplicarse y a causar molestias e inconvenientes a los emperadores romanos, quienes tuvieron la idea de sacrificarlos en espectáculos públicos, para así ofrecer “pan y circo” a la plebe o pueblo.
En la época del emperador Constantino, éste debía enfrentar varios combates y tenía elementos para la guerra pero no soldados.
Entonces, ¡oh casualidad de estratega de la guerra!: tuvo la “visión sobrenatural” de un símbolo que denominó “crismón” y el mensaje de que si llevaba a los “seguidores del camino de Jesús” a la guerra conseguiría el triunfo (todavía no eran llamados cristianos y menos se usaba el símbolo de la cruz, considerado entonces y siempre como representación de la muerte).
Obtuvieron los triunfos, la visión sobrenatural se hizo “divina”, Constantino se convirtió en otro “seguidor del camino de Jesús”, organizó los primeros concilios de los profesionales de las religiones, y así nació la institución católica romana, que adoptó como símbolo principal el creado por el emperador Constantino, denominado “crismón” o símbolo papal.
“Tiempo después –continuó el ángel Diablo-, por algún “conciliábulo” motivo, comenzó a usarse la imagen de Jesús que perecía en la cruz “para perdón de vuestros pecados”, mientras más se insuflaba la carga o lastre de esos “pecados” en los espíritus atribulados, acompañado de imágenes in-fernales como castigo para los transgresores”.
“Y recién entonces comenzó a usarse la imagen de la cruz, relacionada ya desde mucho antes por el animal-humano con la muerte, y que por “decreto” de los profesionales de las religiones pasó a ser símbolo de la nueva vida de Jesús”.
“¿No era que Jesús sigue vivo? ¿Por qué representar la vida con un símbolo de muerte, si no es para enredar la mente y los espíritus del animal-humano con ideas contradictorias y confusas para así dominarlos y manejarlos?”.
“Me espera mucho trabajo en estos tiempos finales, así que concluyo mi primer y único reportaje…”, finalizó el ángel Diablo.

FIN DEL REPORTAJE AL DIABLO


FILOSOFIAS DE VIDA
versus RELIGIONES

Al César lo que es del César;
y a Dios lo que es de Dios.

Hice un análisis de las seis “Notitas al margen” anteriores, incluyendo el “Reportaje al Diablo”, y llegué a sorprendentes conclusiones.
Una de las más importantes es que a lo largo de la historia el animal-humano, en su mayoría, dejó de lado las FILOSOFIAS DE VIDA en comunión y como parte de la naturaleza, y se volcó a las diversas RELIGIONES, inventadas por profesionales que buscaron captar mentes y voluntades a fin de administrarlas, y así satisfacer sus propios intereses individuales y de grupos.
Esos profesionales de las religiones, actuando en sociedad o a ambos flancos de los diversos tipos de gobernantes (faraones, emperadores, reyes, presidentes o como se llamen), hicieron uso y abuso del PODER terrenal o del in-fierno.
Así llegaron a pensar, actuar y establecer normas totalmente opuestas a las filosofías de vida enseñadas por los auténticos Mesías o líderes espirituales de las distintas y verdaderas IGLESIAS (el SER del animal-humano en comunión y como parte de la NATURALEZA).
Esos profesionales establecieron, impusieron y “obligaron psicológicamente” a respetar y cumplir con los dogmas, ritos, cultos, órdenes, doctrinas, institutos, creencias, deberes, juramentos, confesiones y otros inventos “religiosos”.
En la antigüedad los que no cumplían eran torturados, quemados, mutilados, entre otras atrocidades propias del animal-humano.
En los últimos tiempos hicieron creer que cada uno tenía libertad para elegir, y surgió como en un supermercado un abanico de religiones para todos los gustos e inclinaciones.
Los que no encajaban en ninguna de ellas, eran considerados auténticos “descarriados”, pecadores empedernidos que si no estaban con Dios, es porque estaban con el Diablo.

Sometimiento a la autoridad
Todo fue porque los animales-humanos debíamos someternos a la “divinidad”, al “altísimo” o cualquier otra denominación que signifique superioridad, jerarquía o autoridad.
Como los profesionales de las religiones se autoproclamaron representantes de la divinidad en la esfera terráquea o in-fierno, por lógica consecuencia, todos los animales-humanos debíamos acatar la superioridad, jerarquía o autoridad de ellos y de sus socios gobernantes.
Se trataba de una “delegación de mando” de la divinidad hacia ellos.
Algo parecido al invento del otro poder terrenal en el in-fierno: la Democracia u otros sistemas electorales, en los que cada animal-humano delega su propio bastón de mando, y el que mayor cantidad recoge, se transforma en un semidios o supermago que hace y deshace a su antojo y en beneficio propio y de su entorno, olvidándose del BIEN COMUN, que era el objetivo original al efectuarse la transmisión de bastones de mando.
Al existir desvío de todos esos objetivos, tanto de gobernantes como de profesionales de las religiones,  aumentaron las injusticias, las traiciones, los abusos, los crímenes, las guerras y todos los males propios del animal-humano.
Incluso, muchos hechos contrarios a las filosofías de vida se hicieron y se hacen en nombre de las religiones; y para cometer esos hechos, los animales-humanos se encomiendan a sus propios dioses.

Guerras por el poder
No hace falta rememorar tantas guerras que hubo en el mundo desde los mismos orígenes de la animal-humanidad, con el poder como denominador común, envuelto casi siempre por un halo de religiosidad.
Según los relatos bíblicos, el mismo Dios habría mandado a distintos grupos del pueblo judío posteriores a Moisés, a “exterminar” sin perdón alguno a otros pueblos, incluyendo a los “impuros” animales, para asentarse en esas tierras y extender sus dominios.
Cuando apareció Jesús, la enseñanza era completamente distinta: perdón, solidaridad, tender una mano, ofrecer la otra mejilla y cosas raras por el estilo, con lo que se transformó en el mayor REVOLUCIONARIO de esos tiempos, y en consecuencia la “JUSTICIA del in-fierno” marcó su destino.
En el caso del Imperio Romano, la mayor y más grande estafa que aún perdura por el extraordinario e incalculable poder psicológico y material obtenido (totalmente opuesto a lo verdaderamente espiritual), es la del emperador Constantino, fundador de la institución católica romana.
El gobernante necesitaba urgentemente soldados para su ejército, y en vez de mandar a los seguidores del camino de Jesús al circo para comida de los leones, inventó un dibujo de origen supuestamente divino (el crismón, símbolo papal)  y los reclutó para las batallas.
Con esa gran masa de combatientes obtuvo los triunfos que necesitaba, y en retribución a los representantes y profesionales recién recibidos de la nueva religión, organizó los primeros concilios para dar forma al naciente IMPERIO VATICANO.
Esa misma institución organizó sus propios ejércitos, a los que también traicionó, persiguió y exterminó, sin considerar que con las riquezas obtenidas en las batallas, algunos de esos grupos inventaron o generaron otro MONSTRUO de nuestros tiempos: el IMPERIO BANCARIO o financiero.

Religión
Podemos descubrir y confirmar muchas ideas al leer la definición de religión en el diccionario de la Real Academia Española:
religión.
(Del lat. religĭo, -ōnis).
1. f. Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.
2. f. Virtud que mueve a dar a Dios el culto debido.
3. f. Profesión y observancia de la doctrina religiosa.
4. f. Obligación de conciencia, cumplimiento de un deber. La religión del juramento.
5. f. orden (‖ instituto religioso).
~ católica.
1. f. Confesión cristiana regida por el Papa de Roma.
~ natural.
1. f. La descubierta por la sola razón y que funda las relaciones del hombre con la divinidad en la misma naturaleza de las cosas.
~ reformada.
1. f. Instituto religioso en que se ha restablecido su primitiva disciplina.

En el punto uno ya se explica casi todo.
Destaca que es el “conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad…”, lo que implica un proceso meramente racional o intelectual, y no espiritual, acerca de un ser superior, que además es impuesto como algo verdadero con obligación de creer sí o sí (dogmas de fe).
Se agrega “de sentimientos de veneración y temor hacia ella” (hacia la divinidad), lo que conlleva a arrodillarse, bajar la cabeza, besar manos y pies, cumplir con los castigos que se imponen por los diversos “pecados”, persignarse y todo otro gesto de veneración, a lo que se suma que hay que tener temor o miedo a las manifestaciones del poder de la divinidad.
Como la divinidad por lo general no aparece ni se manifiesta, aunque sea obligatorio creer porque está establecido en los dogmas de fe, los sentimientos de veneración y temor debemos trasladarlos a los representantes directos en el in-fierno de esa divinidad, que son los profesionales de las religiones.
También habla de “Conjunto de… normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto”.
Todas falsedades.
No lo que dice el diccionario, sino lo que imponen como normas morales para poder controlar y dirigir las conductas individuales y sociales.
Ni qué hablar de las prácticas rituales, con oraciones y sacrificios para darle culto, como variantes modernas de las prácticas prehistóricas.
¿Cuál es la principal norma de todo ser viviente?: vivir y dejar vivir.
Otra: crecer y reproducir.
Otra: alimentarse, aprovechar, cuidar y respetar la naturaleza que nos permite vivir.
Las prácticas rituales y sacrificios son para darle culto a los profesionales de las religiones, porque la vida misma tiene muchos sacrificios naturales, pero no permite suplicios.
Lo último es propio del animal-humano que administra y reina en el in-fierno.


VIRGENES Y SANTOS

Se sabe que toda la institución católica romana está asentada en telarañas de dogmas de fe, con los que los profesionales de las religiones impidieron e impiden ver los orígenes, basamentos y fundamentos de muchas cosas. Se generaron a su vez incontables institutos y normas religiosas que agregan más sombras a las tinieblas en las que se mueven en la esfera terráquea o in-fierno, con el “propagandístico” objetivo de “alcanzar la luz celestial, recibir el espíritu santo y lograr la vida eterna”.
Lo que sí lograron es construir un imperio como el Vaticano, rebosante de riquezas y poseedor y distribuidor de poderes “religiosos y políticos” en la esfera terráquea o in-fierno. Con un dibujo fundacional como el CRISMON, que contiene las señales de su próxima “partición” en mitades y las de su siguiente destrucción total. E incluyendo y “usando como propaganda” la CRUZ, símbolo de muerte y no de vida como pregonaban Jesús y sus seguidores, cuya verdadera señal fue el “ICTUS” o pez.
Emperador Constantino: “el fundador”
Progresivamente trataremos de ver a través de la gran telaraña los orígenes de cada cosa y las falsedades, estafas, opresiones y crímenes de lesa humanidad a través del tiempo. Para comenzar reitero mi nota: http://editornoroestino.blogspot.com/2009/01/filosofias-de-vida-versus-religiones.html.
El verdadero “fundador” de la institución católica romana fue el emperador Constantino y no “San Pedro”. Tampoco “San Pedro” se llamaba “Pedro” (por piedra) sino Simón, y el anterior fue un “apodo” puesto por Jesús al final de sus tiempos por motivos sobre los cuales volveremos en otras notas. Tampoco “San Pedro” fue el primer “Papa” como pretenden establecer indiscutiblemente, aunque sí fue “considerado y adoptado” por conveniencias políticas y estratégicas como la “piedra fundacional” del actual Vaticano, porque en esa zona fue muerto crucificado “con la cabeza hacia abajo” y supuestamente sepultado en la época de Nerón. Pero eso ocurrió muchos años antes de Constantino, verdadero fundador de la institución católica romana en los años 300 después de Jesús, en otro lugar que no fue la zona del actual Vaticano.
También hay que considerar que “el verdadero traidor” no fue Judas, quien cumplió con un pedido expreso de Jesús por motivos que veremos en otras notas, y sí “San Pedro” o Simón, quien lo negó tres veces y demostró que era “PIEDRA QUE SE QUIEBRA”, que es lo que realmente quería significarle Jesús cuando le anticipó lo que ocurriría. Veremos también en otras notas que la “PIEDRA QUE SE QUIEBRA” y su crucifixión cabeza abajo simbolizan muchas otras cosas, incluyendo la identificación directa del actual y auténtico “ANTICRISTO” o “LA BESTIA”.
Hay además un hecho histórico irrefutable sobre los orígenes de la institución católica romana, y que ésta procura no divulgar demasiado. Alrededor de los años 300dC el imperio romano estaba dividido y Constantino quería el poder total. Para eso necesitaba un ejército poderoso, pero no conseguía soldados. Entonces “habría recibido como señal divina” el símbolo del “crismón” (una “P” con una “x” en el medio, emblema principal de la institución católica romana, del Papa y del actual Vaticano), con el mensaje de que triunfaría si llevaba a combatir a la entonces multitud de los denominados “seguidores del camino de Jesús”. Estos eran perseguidos y utilizados como comida de los leones en los circos romanos, y usaban realmente para comunicarse entre ellos en las cuevas y refugios el símbolo del “ictus” o pez.
Constantino triunfa con el “crismón” en sus estandartes de guerra y con la incorporación de los “seguidores del camino de Jesús”, por lo que “se convierte al cristianismo”. Comienza a imponerlo como única religión, y a convocar a los primeros concilios de los recién recibidos profesionales de las religiones. Entre los concilios se cuenta el que “establece e impone” la “SANTISIMA TRINIDAD: PADRE, HIJO Y ESPIRITU SANTO”; y el de Nicea en 325dC que “selecciona e impone” sólo los cuatro que actualmente permanecen “autenticados” de los múltiples evangelios (“buenas nuevas”) encontrados y traducidos, y ratificados en el concilio de Laodicea en 363dC.
Ni Iglesia, ni Apostólica, ni Católica
De ninguna manera la institución católica romana constituye una “IGLESIA”, porque cada uno de nosotros la llevaríamos en nuestro interior como templo sólo del “espíritu de animal humano”, que es lo que realmente somos: “Dijo entonces Dios: No permanecerá mi espíritu en el hombre para siempre, porque es muy carnal; y sus días serán ciento y veinte años”. Tampoco es “APOSTOLICA”, porque totalmente lejos está de los principios filosóficos de vida transmitidos por Jesús y sus apóstoles, incluyendo la “ética o bienaventuranza cristiana”; y ninguno de éstos la creó, sino los recién recibidos “profesionales políticos de las religiones” designados o nominados por Constantino. Por último, tampoco sería “CATOLICA”, que se traduce por “UNIVERSAL”, pues aunque está muy extendida no predomina en todas las instituciones religiosas ni en toda la esfera terráquea o in-fierno.
En definitiva, es una “muy grande y poderosa” INSTITUCION POLITICO RELIGIOSA ROMANA…
La Santísima Trinidad
Antes de pasar al tema de las vírgenes, es necesario tratar también el “férreo dogma de fe” de la “SANTISIMA TRINIDAD: PADRE, HIJO Y ESPIRITU SANTO”, con el que se considera a Jesús no sólo como “Hijo de Dios” sino como Dios mismo, basándose originalmente en la frase del Génesis “Y por fin dijo (Dios): Hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra…”.
ES TOTALMENTE UN INVENTO ESTABLECIDO POR CONVENIENCIAS POLITICAS Y SUGERENCIAS IMPUESTAS POR EL MISMO EMPERADOR CONSTANTINO, FUNDADOR DE LA INSTITUCION CATOLICA ROMANA, AL CONVOCAR AL PRIMER CONCILIO DE LOS RECIEN RECIBIDOS PROFESIONALES DE LAS RELIGIONES. El entonces “obispo” Arrio, uno de los miembros de ese concilio, se oponía a esa “verdadera resolución política”. Y aún más: Juan, quien con su hermano Santiago (hijos de Zebedéo y Salomé, de quienes trataremos en otras notas) fueron los discípulos más cercanos y de confianza de Jesús, al punto que habrían sido primos, EN UN EVANGELIO “NIEGA LA DIVINIDAD” DE JESUCRISTO. Para abundar en este tema, hay estudiosos que sostienen que la verdadera redacción o autoría intelectual de “El santo evangelio según San Juan” (entre muchos descubiertos, uno de los sólo 4 evangelios “seleccionados, elegidos, corregidos, modificados y autenticados” por la institución católica romana, además del Apocalypsis del mismo Juan), habría sido en realidad de María Magdalena, desposada con Jesús en las Bodas de Canán, y quien conocía perfectamente “la verdadera historia” como “animal humano con poderes especiales” y no como Dios de Jesús (volveremos sobre los temas).
Virgen María
Otro de los dogmas de fe más importantes de la institución católica romana es sobre la “inmaculada concepción” de María, la madre de Jesús, quien habría “concebido” siendo físicamente casta o virgen. Es decir, sin rasgado del himen vaginal y por falta de penetración, eyaculación e inseminación de un varón durante una relación sexual.
Y también por “obra del espíritu santo” luego de un “anuncio” del arcángel Gabriel a ella o al carpintero José, el “presunto esposo” de María, de quien luego consideraremos como posible que no haya sido su marido y sí el “presunto abuelo” de Jesús (en otras notas veremos las menciones en los textos de los “escribas de Dios” sobre los cuatro “hermanos” o hermanastros varones y también hermanastras mujeres de Jesús, aunque algunos habrían sido hijos de un primer matrimonio de José, antes del “embarazo” de María).
Pero la posibilidad más acertada sería que Jesús fue en realidad hijo de uno de los jóvenes Herodes de la época, nieto sucesor directo de Herodes el Grande, y asesinado por un hermanastro al poco tiempo de “casarse” y tener relaciones con la jovencita María para arrebatarle la corona terrenal que le pertenecía. Así se entiende la persecución y matanza de los niños por el Herodes gobernante de la época, y las reiteradas referencias de Jesús a los “reinos de la tierra y del cielo”, entre otros aspectos que veremos en siguientes notas.
El arcángel Gabriel
Resulta que en sólo dos de los cuatro evangelios autenticados, el de “San Mateo”, cobrador de tributos que se hizo discípulo de Jesús, menciona que el arcángel Gabriel le anunció el nacimiento a José, quien pensaba “infamar” o repudiar a María y luego la aceptó; y el de “San Lucas”, discípulo a su vez de “San Pablo” (veremos en otras notas que ambos nunca fueron discípulos ni conocieron a Jesús), que menciona que el anuncio fue hecho directamente a María, quien respondió: “¿Cómo ha de ser eso?, pues yo no conozco ni jamás conoceré varón alguno”. Esta expresión es la que “utiliza, usa y abusa” la institución católica romana para “sostener FErreamente como DOGMA” la virginidad de María. Pero como vimos, están en textos sobre cuya autenticidad existen contradicciones, dudas y muchos planteos.
A partir de allí se armaron y tejieron múltiples historias y relatos, con recreaciones de otros dogmas de fe que dieron lugar a nuevos dogmas de fe del que surgían más dogmas de fe. Y con apariciones de diversas vírgenes que transmitían mensajes que afirmaban y reafirmaban los múltiples dogmas de fe reforzados a su vez por actos, hechos y circunstancias de personas a las que transformaron en santos y santas y que a su vez recontra reafirmaban los incontables dogmas de fe…
Juan El Bautista, o El Precursor
Todos los evangelios, escritos religiosos, historias, relatos, cuentos y demás creaciones literarias en griego, latín, hebreo u otras lenguas antiguas, mencionan a Juan, hijo de Zacharías y Elizabeth, conocido luego como El Bautista. Luego de la muerte de Jesús los nuevos escritos lo denominan también como El Precursor, por haber “precedido la llegada del Mesías o Cristo”.
Sobre el nacimiento de Jesús, ya destaqué los supuestos anuncios indistintos a José y María según “San Mateo” y “San Lucas”, que destacan ambos la “virginidad” de María. Pero sobre este tema no existen pruebas o mayores indicios de veracidad, salvo ese relato de los evangelios que, como destaqué antes fueron “seleccionados, elegidos, corregidos, modificados y autenticados” por la institución católica romana. En cambio sí existen indicios de que no haya sido así realmente, relacionados incluso con relatos y circunstancias sobre el anuncio y nacimiento de Juan El Bautista. Y paso al relato…
El único evangelio “no apócrifo y autenticado por la institución católica romana” que menciona en detalle el anuncio y nacimiento de Juan, además del anuncio a María sobre Jesús, es el de “San Lucas”, médico original de Antioquía quien fue discípulo y acompañó en sus viajes a “San Pablo”. Un aspecto histórico importante es que ni Lucas ni Pablo fueron discípulos ni conocieron a Jesús, aunque Pablo sea considerado uno de los baluartes más importantes de la institución católica romana junto a “Pedro” (recordar la mención constante de “San Pedro y San Pablo”).
Pero ocurre que del anuncio del nacimiento de Juan sí existen referencias, como son los casos similares ocurridos a Abraham y su esposa Sara, o el nacimiento de Samsón (el de Samsón y Dalila); la conducta y actitudes de los padres entre la comunidad judía; y los cánticos (aunque con muchas dudas) como el “Benedictus” y el “Magníficat”, citados por “San Lucas”. En cambio sobre el anuncio del nacimiento de Jesús NO EXISTEN REFERENCIAS REALES, excepto las indistintas menciones ya citadas del mismo “San Lucas” a “la virgen” María, y de “San Mateo” a José (es necesario reiterar que la verdadera autoría de todos y cada uno de los evangelios siempre estuvo en dudas).


ORACION POR LOS
ANGELES CAIDOS,
LOS HIJOS DE DIOS

Dios. Tu humilde servidor te habla. Un animal humano más en el in-fierno. Esta es mi oración. Por los ángeles caídos. Tus hijos. Los hijos de Dios. Por ellos te pido, Señor. Y por nosotros. Perdónalos. Perdónanos.
Sé que sabes que no pecaron. Sé que sabes que tampoco nosotros pecamos. Sólo amaron. Sólo amamos. Las flaquezas de tus hijos fueron las flaquezas del amor. Amor y deseo. Amor y pasión. Y aunque fuera amor y lujuria, también formaba parte del Sacramento Nupcial. Del Sacramento Sexual. Del Sacramento Natural de Vida. Del Sacramento Natural de Reproducción.
Es tu mandato. Es tu creación. Todos somos tus creaturas. Todos somos tus hijos. Ellos fueron tus vigilantes. Los guardianes del Edén, de la esfera terráquea, del in-fierno. Son los hijos de Dios. Tus hijos. ¿Y qué hicieron? Amar a las hijas del hombre. Desearlas. Apasionarse con su belleza, con su hermosura. Enloquecer por las hijas del hombre. Dejarse arrastrar en sus voluntades por las hijas del hombre. Por su SENSIBILIDAD, su SENSUALIDAD, su SEXUALIDAD.
Sé que sabes que amar no es pecar. Sé que sabes que el pecado es resultado de la imperfección. Sé que sabes que nosotros, los animales humanos, somos imperfectos. Pese a ello yo presiento, y me atrevo a decir que también sé que TU NOS AMAS.
Dios. Tú que amas a tus propios hijos, los guardianes del cielo, que amas a las hijas del hombre, que amas al animal humano, que amas y te deleitas con la belleza y exquisiteces de la Naturaleza aún con sus propias imperfecciones; por favor te lo ruego, considera que tus hijos desearon, se apasionaron y amaron a las hijas del hombre, aunque de ese amor surgiera la imperfección.
Sé que sabes que cuando se ama de verdad algo o a alguien, aunque sea imperfecto, no es pecado. Una acción hecha con amor, aunque resulte imperfecta, no es pecado. Un hijo del amor, aunque sea imperfecto, no es pecado. Los hijos de tus hijos con las hijas del hombre, aunque resultaran monstruosos, no son pecados. Son sólo imperfecciones de la misma naturaleza imperfecta del animal humano, como son o pueden resultar también de cualquier otro animal o vegetal.
Dios. Sé que sabes que el verdadero pecado está en otro tipo de monstruos. En las auténticas BESTIAS. En las que se aprovechan de los demás falseando el verdadero amor y las reglas de la Naturaleza. En las que lucran vendiendo corruptos alimentos para el alma y supuestos paraísos en el mismo in-fierno, inventando, sosteniendo, recreando e imponiendo como si fueran férreas columnas de fe los falsos dogmas para dominar mentes y voluntades. En las que infunden sentimientos de culpa por supuestos pecados que no lo son; y temor por castigos terribles que sólo para las mismas BESTIAS habrá. En las BESTIAS que escriben mentiras como palabras sagradas, falsificando escrituras que transforman en evangelios como si fueran buenas noticias, para cautivar a los incautos y necesitados de buenaventura que no descubrieron aún que el verdadero poder está en su IGLESIA interior en comunión con la Naturaleza. En las BESTIAS que inventan incluso apocalypsis como si fueran auténticas revelaciones para controlar y manejar los miedos naturales propios del animal humano, y que el mismo animal humano puede dominar cuando descubre la fortaleza de su verdadera IGLESIA interior. En las BESTIAS que destruyen la Naturaleza para obtener y acumular riquezas efímeras que ni siquiera disfrutan. En las BESTIAS que inventan y falsifican informaciones, ideas e ideologías para confundir y obtener poderes temporales que sólo sirven para la destrucción y la muerte. En las BESTIAS que inventan y recrean mitos especulares financieros que transforman y corrompen las reglas naturales de la economía de vida y subsistencia, condenando a la mayoría de los animales humanos al hambre, la desnutrición, la carencia, la humillación, la muerte. En las BESTIAS que finalmente destruyen la misma Naturaleza…
Dios. Un animal humano más en el in-fierno te habla. Esta es mi oración. Por los ángeles caídos. Tus hijos. Los hijos de Dios. Por ellos te pido, Señor. Y por nosotros. Perdónalos. Perdónanos. En nombre del Amor te lo ruego, Señor.

RELATOS DE ENOC
CONSIDERADOS APOCRIFOS
Capítulo 6

1 Así sucedió, que cuando en aquellos días se multiplicaron los hijos de los hombres, les nacieron hijas hermosas y bonitas;

2 y los Vigilantes, hijos del cielo las vieron y las desearon, y se dijeron unos a otros: "Vayamos y escojamos mujeres de entre las hijas de los hombres y engendremos hijos".
(Gn 6:1-4)

3 Entonces Shemihaza que era su jefe, les dijo: "Temo que no queráis cumplir con esta acción y sea yo el único responsable de un gran pecado".

4 Pero ellos le respondieron: "Hagamos todos un juramento y comprometámonos todos bajo un anatema a no retroceder en este proyecto hasta ejecutarlo realmente".

5 Entonces todos juraron unidos y se comprometieron al respecto los unos con los otros, bajo anatema.

6 Y eran en total doscientos los que descendieron sobre la cima del monte que llamaron "Hermon", porque sobre él habían jurado y se habían comprometido mutuamente bajo anatema.

7 Estos son los nombres de sus jefes: Shemihaza, quien era el principal y en orden con relación a él, Ar'taqof, Rama'el, Kokab'el, -'el, Ra'ma'el, Dani'el, Zeq'el, Baraq'el, 'Asa'el, Harmoni, Matra'el, 'Anan'el, Sato'el, Shamsi'el, Sahari'el, Tumi'el, Turi'el, Yomi'el, y Yehadi'el.

8 Estos son los jefes de decena.



Capítulo 7

1 Todos y sus jefes tomaron para sí mujeres y cada uno escogió entre todas y comenzaron a entrar en ellas y a contaminarse con ellas, a enseñarles la brujería, la magia y el corte de raíces y a enseñarles sobre las plantas.

2 Quedaron embarazadas de ellos y parieron gigantes de unos tres mil codos de altura que nacieron sobre la tierra y conforme a su niñez crecieron;

3 y devoraban el trabajo de todos los hijos de los hombres hasta que los humanos ya no lograban abastecerles.

4 Entonces, los gigantes se volvieron contra los humanos para matarlos y devorarlos;
(Sal 14:4; Mi 3:3)

5 y empezaron a pecar contra todos los pájaros del cielo y contra todas las bestias de la tierra, contra los reptiles y contra los peces del mar y se devoraban los unos la carne de los otros y bebían sangre. 
(Jr 12:4)

6 Entonces la tierra acusó a los impíos por todo lo que se había hecho en ella.
(Gn 6:5-11,13; Ap 12:16)



Capítulo 8

1 Y 'Asa'el enseñó a los hombres a fabricar espadas de hierro y corazas de cobre y les mostró cómo se extrae y se trabaja el oro hasta dejarlo listo y en lo que respecta a la plata a repujarla para brazaletes y otros adornos. A las mujeres les enseñó sobre el antimonio, el maquillaje de los ojos, las piedras preciosas y las tinturas 

2 Y entonces creció la mucho impiedad y ellos tomaron los caminos equivocados y llegaron a corromperse en todas las formas.

3 Shemihaza enseñó encantamientos y a cortar raíces ; Hermoni a romper hechizos , brujería, magia y habilidades afines; Baraq'el los signos de los rayos; Kokab'el los presagios de las estrellas; Zeq'el los de los relámpagos; -'el enseñó los significados; Ar'taqof enseñó las señales de la tierra; Shamsi'el los presagios del sol; y Sahari'el los de la luna, y todos comenzaron a revelar secretos a sus esposas. 

4 Como parte de los hombres estaban siendo aniquilados, su grito subía hasta el cielo.
(Ex 3:7-9)



Capítulo 9

1 Entonces Miguel, Sariel, Rafael y Gabriel observaron la tierra desde el santuario de los cielos y vieron mucha sangre derramada sobre la tierra y estaba toda llena de la injusticia y de la violencia que se cometía sobre ella.

2 Considerando esto, los cuatro fueron y se dijeron: "el grito y el lamento por la destrucción de los hijos de la tierra sube hasta las puertas del cielo".

3 Y dijeron a los santos del cielo: "Es ahora a vosotros a quienes las almas de los hijos de los hombres suplican diciendo 'llevad nuestra causa ante el Altísimo, nuestra destrucción ante la gloria majestuosa y ante el Señor de todos los señores' en cuanto a majestad".

4 Y Rafael, Miguel, Sariel y Gabriel dijeron al Señor del mundo: "Tú eres nuestro gran Señor, el Señor del mundo, el Dios de dioses, el Señor de señores y el Rey de reyes; los cielos son el trono de tu gloria por todas las generaciones que existen desde siempre; toda la tierra es el escabel ante ti para siempre, y tu nombre es grande, santo y bendito por toda la eternidad.

5 "Eres tú quien todo lo ha creado y en ti reside el poder sobre todas las cosas; todo es descubierto en toda su desnudez ante ti; tú lo ves todo y nada se te puede esconder.
(1Cr 29:10-12, Hb4:13)

6 "Tú has visto lo que ha hecho 'Asa'el, como ha enseñado toda injusticia sobre la tierra y revelado los secretos eternos que se cumplen en los cielos;

7 y lo que ha enseñado a los humanos Shemihaza, al que tú habías dado la facultad de gobernar sobre sus compañeros.

8 "Ellos han ido hacia las hijas de los hombres y se han acostado con ellas y se han profanado a sí mismos descubriéndoles todo pecado.

9 "Luego, estas mujeres han parido en el mundo gigantes, por lo que la tierra se ha llenado de sangre e injusticia.
(Gn 6:4,5,11)

10 "Y ahora mira que las almas de los que han muerto gritan y se lamentan hasta las puertas del cielo y su gemido ha subido y no puede cesar debido a la injusticia que se comete en la tierra.
(Ap 6:10)

11 "Pero tú que conoces todas las cosas antes de que sucedan, tú que sabes aquello, tú los toleras y no nos dices qué debemos hacerles al observar eso".
(Ha 1:2-4)
Regresar


Capítulo 10

1 Entonces el Altísimo, Grande y Santo habló y envió a Sariel al hijo de Lamec.

2 Y le dijo: "Ve hacia Noé y dile en mi nombre, 'escóndete'; y revélale la consumación que viene, pues la tierra entera va a perecer, un diluvio está por venir sobre toda la tierra y todo lo que se encuentre sobre ella perecerá.

3 "En seguida enseña al Justo, al hijo de Lamec, lo que debe hacer para preservar su alma para la vida y escapar definitivamente, pues por él será sembrada una planta y serán establecidas todas las generaciones".

4 Y además, el Señor le dijo a Rafael: "Encadena a 'Asa'el de pies y manos, arrójalo en las tinieblas, abre el desierto que está en Dudael y arrójalo en él;

5 bota sobre él piedras ásperas y cortantes, cúbrelo de tinieblas, déjalo allí eternamente sin que pueda ver la luz,

6 y en el gran día del Juicio que sea arrojado al fuego.

7 "Después, sana la tierra que los Vigilantes han corrompido y anuncia su curación, a fin de que se sanen de la plaga y que todos los hijos de los hombres no se pierdan debido al misterio que los Vigilantes descubrieron y han enseñado a sus hijos.
(Jl 2:22)

8 "Toda la tierra ha sido corrompida por medio de las obras que fueron enseñadas por 'Asa'el, impútale entonces todo pecado".

9 Y el Señor dijo a Gabriel: "Procede contra los bastardos y réprobos hijos de la fornicación y haz desaparecer a los hijos de los Vigilantes de entre los humanos y hazlos entrar en una guerra de destrucción, pues no habrá para ellos muchos días. 

10 "Ninguna petición en su favor será concedida, pues esperan vivir una vida eterna o que cada uno viva quinientos años.

11 Y a Miguel le dijo el Señor: ve y anuncia a Shemihaza y a todos sus cómplices que se unieron con mujeres y se contaminaron con ellas en su impureza, 

12 ¡que sus hijos perecerán y ellos verán la destrucción de sus queridos! Encadénalos durante setenta generaciones en los valles de la tierra hasta el gran día de su juicio.
(2P 2:4; Judas 6)

13 "En esos días se les llevará al abismo de fuego, a los tormentos y al encierro en la prisión eterna.
(Ap 20:10)

14 "Todo el que sea condenado, estará perdido de ahí en adelante y será encadenado con ellos hasta la destrucción de su generación. Y en la época del juicio que yo juzgaré, perecerán por todas las generaciones.

15 "Destruye todos los espíritus de los bastardos y de los hijos de los Vigilantes porque han hecho obrar mal a los humanos.

16 "Destruye la opresión de la faz de la tierra, haz perecer toda obra de impiedad y haz que aparezca la planta de justicia; ella será una bendición y las obras de los justos serán plantadas en alegría para siempre.

17 "En ese tiempo todos los justos escaparán y vivirán hasta que engendren millares. Todos los días de vuestra juventud y vuestra vejez se completarán en paz.

18 "Entonces toda la tierra será cultivada en justicia y toda ella será plantada de árboles y llena de bendición.

19 "Todos los árboles de la tierra que deseen serán plantados en ella y sembrarán allí viñas y cada una de ellas producirá mil jarras de vino y cada semilla producirá mil medidas por una, y una medida de aceitunas producirá diez lagares de aceite.

20 "Y limpia tú la tierra de toda opresión, de toda violencia, de todo pecado, de toda impiedad y de toda maldad que ocurre en ella y hazles desaparecer de la tierra.

21 "Y todos los hijos de los hombres llegarán a ser justos y todas las naciones me adorarán, se dirigirán en oración a mí y me alabarán.

22 "Y la tierra estará limpia de toda corrupción, de todo pecado, de todo castigo y de todo dolor y yo no enviaré más plagas sobre la tierra, hasta las generaciones de las generaciones ni por toda la eternidad.
Regresar


Capítulo 11

1 "Y en esos días abriré los tesoros de bendición que están en el cielo, para hacerlos descender sobre la tierra, sobre las obras y el trabajo de los hijos de los hombres

2 "Y la paz y la verdad estarán unidas todos los días del mundo y por todas las generaciones
Regresar


Capítulo 12

1 Ante esos sucesos Enoc había sido ocultado y no había ningún humano que supiera dónde fue escondido ni dónde están ni qué le sucedió.
(Gn 5:24; Si 44:16; Sb 4:10,11; Hb 11:5)

2 El hacía todas sus acciones con los Vigilantes y pasaba sus días con los santos.

3 Así, yo Enoc estaba comenzando a bendecir al Señor de majestad, al Rey de los tiempos, y he aquí que el Vigilante del gran Santo me llamó a mí, Enoc el escribiente y me dijo:

4 "Enoc, escriba de justicia, ve a los Vigilantes del cielo que han abandonado las alturas del cielo, el eterno lugar santo y que se han contaminado con las mujeres haciendo como hacen los hijos de los hombres, y han tomado mujeres y han forjado una gran obra de corrupción sobre la tierra, y hazles saber

5 que no habrá para ellos paz ni redención de su pecado.

6 "Y así como gozaron a causa de sus hijos ellos verán la muerte de sus bienamados y llorarán por la pérdida de sus hijos y suplicarán eternamente, pero no habrá para ellos misericordia ni paz".
Regresar


Capítulo 13

1 Luego, Enoc se fue y le dijo a 'Asa'el: "No habrá paz para ti, contra ti ha sido pronunciado un gran juicio para encadenarte.

2 "No habrá para ti ni tregua ni intercesión, porque has enseñado la injusticia y a causa de todas las obras de impiedad, violencia y pecado que has enseñado a los humanos.

3 Y avanzando les hablé a todos ellos y todos temieron y se espantaron y el temblor se apoderó de ellos.

4 Me suplicaron que elevara una petición por ellos para que pudieran encontrar perdón por sus pecados y que la leyera en presencia del Señor del cielo.

5 Porque desde entonces ellos no pueden hablar a Dios ni levantar sus ojos al cielo, debido a la vergüenza por los crímenes por los cuales fueron condenados.

6 Entonces escribí su oración con todas sus peticiones por sus almas y por cada una de sus obras y por lo que suplicaban todos, que hubiera para ellos perdón y larga vida.

7 Fui y me senté junto a las aguas de Dan, en la tierra de Dan, al sur del Hermonín, a su lado occidental y estuve leyendo el libro donde anoté sus peticiones, hasta que me dormí.

8 He aquí que me vinieron sueños y cayeron sobre mí visiones hasta que levanté mis párpados a las puertas del palacio del cielo y vi una visión del rigor del castigo. Y vino una voz y me dijo: "Habla a los hijos del cielo para reprenderles".

9 Cuando desperté fui a ellos. Todos estaban reunidos juntos y sentados llorando, en la Fuente del Llanto que está entre el Líbano y Senir, con los rostros cubiertos.

10 Conté delante de ellos todas las visiones que había visto en sueños y me puse a hablar con palabras de justicia y de visión y a reprender a los Vigilantes celestiales.
Regresar


Capítulo 14

1 Este es el libro de las palabras de la verdad y de la reprensión de los Vigilantes que existen desde siempre según lo ordenó el Gran Santo en el sueño que tuve.

2 En esta visión vi en mi sueño lo que digo ahora con la lengua de carne, con el aliento de mi boca, que el Grande ha dado a los humanos para que hablen con ella y para que comprendan en el corazón. Así como Dios ha creado y destinado a los hijos de los hombres para que entiendan las palabras de conocimiento, así me ha creado, hecho y destinado a mí para que reprenda a los Vigilantes, a los hijos del cielo.

3 Vigilantes: yo escribí vuestra petición y en una visión se me reveló que no será concedida nunca y que habrá juicio por decisión y decreto contra vosotros, 

4 que a partir de ahora no volveréis al cielo y por todas las épocas no subiréis, 

5 porque ha sido decretada la sentencia para encadenaros en las prisiones de la tierra por toda la eternidad.

6 Pero antes veréis que todos vuestros seres queridos irán a la destrucción con todos sus hijos y las riquezas de tus seres queridos y de sus hijos no las disfrutaréis y ellos caerán en vuestra presencia por la espada de destrucción.

7 Pues vuestra petición por ellos ni la petición por vosotros serán concedidas. Continuaréis pidiendo y suplicando y mientras lloráis no pronunciéis ni una palabra del texto que he escrito.

8 Esto me fue revelado en la visión: He aquí que las nubes me llamaban, la neblina me gritaba y los relámpagos y truenos me apremiaban y me despedían y en la visión los vientos me hacían volar, me levantaban en lo alto, me llevaban y me entraban en los cielos.

9 Entré en ellos hasta que llegué al muro de un edificio construido con piedras de granizo, rodeado y cercado completamente con lenguas de fuego que comenzaron a asustarme.
(Ac 2:3)

10 Entré por esas lenguas de fuego hasta que llegué a una casa grande construida con piedras de granizo cuyos muros. eran como planchas de piedra; todas ellas eran de nieve y su suelo estaba hecho de nieve

11 Su techo era como relámpagos y trueno y entre ellos querubines de fuego y su cielo era de agua.

12 Un fuego ardiente rodeaba todos sus muros cercándolos por completo y las puertas eran de fuego ardiente.

13 Entré en esta casa que era caliente como fuego y fría como nieve. No había en ella ninguno de los placeres de la vida. Me consumió el miedo y el temblor se apoderó de mí.

14 Tiritando y temblando caí sobre mi rostro y se me reveló una visión:

15 He aquí que vi una puerta que se abría delante de mí y otra casa que era más grande que la anterior, construida toda con lenguas de fuego.

16 Toda ella era superior a la otra en esplendor, gloria y majestad, tanto que no puedo describiros su esplendor y majestad.

17 Su piso era de fuego y su parte superior de truenos y relámpagos y su techo de fuego ardiente.

18 Me fue revelada y vi en ella un trono elevado cuyo aspecto era el del cristal y cuyo contorno era como el sol brillante y tuve visión de querubín.

19 Por encima del trono salían ríos de fuego ardiente y yo no resistía mirar hacia allá.

20 La Gran Gloria tenía sede en el trono y su vestido lucía más brillante que el sol y más blanco que cualquier nieve;

21 ningún ángel podía entrar verle la cara debido a la magnífica Gloria y ningún ser de carne podía mirarlo.

22 Un fuego ardiente le rodeaba y un gran fuego se levantaba ante Él. Ninguno de los que le rodeaba podía acercársele y multitudes y multitudes estaban de pie ante Él y Él no necesitaba consejeros.

23 Y las santidades de los santos que estaban cerca de Él no se alejaban durante la noche ni se separaban de Él.

24 Yo hasta este momento estaba postrado sobre mi rostro, temblando y el Señor por su propia boca me llamó y me dijo: "Ven aquí Enoc y escucha mi Palabra".

25 Y vino a mí uno de los santos, me despertó, me hizo levantar y acercarme a la puerta e incliné hacia abajo mi cabeza.
Regresar


Capítulo 15

1 Y él me correspondió y me habló y yo oí su voz: "No temas Enoc, hombre de justo, escriba de justicia; acércate y escucha mi voz.

2 "Ve y dile a los Vigilantes del cielo que te han enviado a suplicar por ellos: 'A vosotros corresponde interceder por los humanos y no a los humanos por vosotros'.

3 '¿Por qué habéis abandonando el cielo alto, santo y eterno, os habéis acostado con mujeres y profanado a vosotros mismos con las hijas de los hombres y tomado esposas como los hijos de la tierra y habéis engendrado hijos gigantes?

4 'Vosotros que fuisteis santos espirituales viviendo una vida eterna os habéis manchado con la sangre de las mujeres y habéis engendrado con la sangre de la carne y como los hijos del hombre habéis deseado después carne y sangre como aquellos que mueren y perecen' .

5 "Por eso yo les he dado a ellos mujeres para que las fecunden y engendren hijos por ellas y para que así no falten ellos sobre la tierra."

6 'En cuanto a vosotros, fuisteis primero espirituales, viviendo una vida eterna, inmortal por todas las generaciones del mundo;

7 por ello no se os han atribuido mujeres, pues la morada de los espíritus del cielo es el cielo' .

8 "Y ahora, los gigantes que han nacido de los espíritus y de la carne, serán llamados en la tierra espíritus malignos y sobre la tierra estará su morada.

9 "Los espíritus malos proceden de sus cuerpos, porque han nacido de humanos y de los santos Vigilantes es su comienzo y origen primordial. Estarán los espíritus malos sobre la tierra y serán llamados espíritus malos.

10 "Los espíritus del cielo tienen su casa en el cielo y los espíritus de la tierra que fueron engendrados sobre la tierra tienen su casa en la tierra.

11 "Y los espíritus de los gigantes, de los Nefilim, que afligen, oprimen, invaden, combaten y destruyen sobre la tierra y causan penalidades, ellos aunque no comen tienen hambre y sed y causan daños.

12 "estos espíritus se levantarán contra los hijos de los hombre y contra las mujeres porque de ellos proceden.
Regresar


Capítulo 16

1 "Después de la muerte de los gigantes cuando los espíritus han salidos de su cuerpo, su carne será destruida antes del juicio. Serán así destruidos hasta el día de la gran consumación, del gran juicio en el cual el tiempo terminará para los Vigilantes e impíos y seréis totalmente consumados.

2 "Y ahora, a los Vigilantes, que te han enviado a suplicar por ellos, que en otra época habitaban en el cielo, diles: 

3 'Vosotros estabais en el cielo pero todos los misterios no se os habían revelado. No habéis conocido sino un misterio indigno y en el endurecimiento de vuestro corazón lo habéis comunicado a las mujeres y por ese misterio ellas y los hombres han multiplicado el mal sobre la tierra' .

4 "Diles pues: 'No tendréis paz'".
Regresar


Capítulo 17

1 Después me llevaron a un sitio cuyos habitantes son como el fuego ardiente, pero cuando desean aparecen como humanos.

2 Me llevaron a la casa de la tempestad, sobre una montaña cuya cima tocaba el cielo,

3 y vi las mansiones de las luminarias y los tesoros de las estrellas y del trueno, en los extremos del abismo donde están el arco de fuego, sus flechas y carcaj, la espada de fuego y todos los relámpagos.

4 Luego me llevaron hasta las aguas de vida y hasta el fuego del occidente, el que recogió todas las puestas de sol.

5 Llegué hasta un río de fuego cuyas llamas corren como agua y desemboca en el gran mar que esta al lado del poniente;

6 vi grandes ríos y llegué a una gran oscuridad y hasta donde ningún ser carnal camina;

7 vi las montañas de las tinieblas de invierno y el sitio hacia donde fluyen todas las aguas del abismo;

8 y vi la desembocadura de todos los ríos de la tierra y la desembocadura del abismo.
Regresar


Capítulo 18

1 Vi los tesoros de los vientos y vi que con ellos Él ha adornado toda la creación y los cimientos de la tierra;

2 y vi también la piedra angular de la tierra y los cuatro vientos que sostienen la tierra y el firmamento;

3 vi como los vientos extienden el velo del cielo en lo alto y cómo tienen su puesto entre el cielo y la tierra: son las columnas del cielo;

4 vi los vientos que hacen girar y que conducen por las órbitas del sol y de los astros en sus estancias;

5 vi los vientos que sostienen las nubes sobre la tierra; vi los caminos de los ángeles; vi en los confines de la tierra el firmamento en lo alto.

6 Después fui al sur y vi un sitio que ardía día y noche, en donde se encontraban siete montañas de piedras preciosas, tres del lado oriental y tres del lado del mediodía.

7 Así, entre las que estaban en el oriente, una era de piedra multicolor, una de perlas, y la otra de piedras medicinales; y las que estaban en el sur eran de piedra roja.

8 La del medio se elevaba hasta el cielo como el trono del Señor y la parte alta del trono era de zafiro.

9 Yo vi un fuego ardiente, y más allá de esas montañas 

10 está una región donde termina la gran tierra, y ahí culminan los cielos.

11 Luego me fue mostrado un profundo abismo entre columnas de fuego celeste, y vi en él columnas de fuego que descendían al fondo y cuya altura y profundidad eran inconmensurables;

12 y más allá de este abismo vi un sitio sobre el cual no se extendía el firmamento, bajo el cual no había tampoco cimientos de la tierra; sobre el que no había ni agua ni pájaros, sino que era un lugar desierto y terrible.

13 Allí vi siete estrellas parecidas a grandes montañas, que ardían, y cuando pregunté sobre esto,

14 El ángel me dijo: "Este sitio es el final del cielo y de la tierra; ha llegado a ser la prisión de las estrellas y de los poderes del cielo.

15 "Las estrellas que ruedan sobre el fuego son las que han transgredido el mandamiento del Señor, desde el comienzo de su ascenso, porque no han llegado a su debido tiempo;

16 y Él se irritó contra ellas y las ha encadenado hasta el tiempo de la consumación de su culpa para siempre, en el año del misterio".
Regresar


Capítulo 19

1 Después Sariel me dijo: " Aquí estarán los Vigilantes que se han conectado por su propia cuenta con mujeres. Sus espíritus asumiendo muy diversas apariencias se han corrompido y han descarriado a los humanos para que sacrifiquen a demonios y dioses, hasta el día del gran juicio, en que serán juzgados y encontrarán su final.

2 "En cuanto a sus mujeres, las que fueron seducidas por los Vigilantes, se volverán sosegadas".

3 Yo Enoc, solo, he visto la visión, el final de todas las cosas y ningún humano ha visto lo que yo he visto.
Regresar


Capítulo 20

1 He aquí los nombres de los santos ángeles que vigilan:
(Ap 8:2)

2 Uriel, uno de los santos ángeles, llamado el del trueno y el temblor;

3 Rafael, otro de los santos ángeles, el de los espíritus de los humanos;
(Tb 12:15)

4 Ra'u'el, otro de los santos ángeles, que se venga del mundo de las luminarias;

5 Miguel, otro de los santos ángeles, encargados de la mejor parte del la humanidad y del pueblo;
(Dn 10:13,21, 12:1; Judas 9; Ap 12:7)

6 Sariel, otro de los santos ángeles, encargado de los espíritus de los hijos de los hombres que pecan en espíritu;

7 Gabriel; otro de los santos ángeles, encargado del paraíso, las serpientes y los querubines;
(Dn 8:16, 9:21; Lc:1:19,26) (Gn 3:24; Ex 25:18-22; Ez 10:4-5)

8 Remeiel, otros de los santos ángeles, al que Dios ha encargado de los resucitados.
(Mt 28:2,5; Mc 16:5)
Regresar


Capítulo 21

1 Después volví hasta donde todo era caótico;
2 y allá vi algo horrible: no vi ni cielo en lo alto ni tierra firme fundamentada, sino un sitio informe y terrible.
3 Vi allí cuatro estrellas del cielo encadenadas que parecían grandes montañas ardiendo como fuego.
4 Entonces pregunté: "¿Por qué pecado están encadenadas y por qué motivo han sido arrojadas acá?".
5 Uriel el Vigilante y el Santo que estaba conmigo y me guiaba, me dijo: "Enoc ¿por qué preguntas y te inquietas por la verdad?
6 Esta cantidad de estrellas de los cielos son las que han transgredido el mandamiento del Señor y han sido encadenadas aquí hasta que pasen diez mil años, el tiempo impuesto según sus pecados.

7 Desde allí pasé a otro lugar más terrible que el anterior y vi algo horrible: había allá un gran fuego ardiendo y flameando y el lugar tenía grietas hasta el abismo, llenas de columnas descendentes de fuego, pero no pude ver ni sus dimensiones ni su magnitud ni haría conjeturas.

8 Entonces dije: "¡Qué espantoso y terrible es mirar este lugar!".
9 Contestándome, Uriel el Vigilante y el Santo, que estaba conmigo me dijo: "Enoc ¿por qué estás tan atemorizado y espantado?". Le respondí: "Es por este lugar terrible y por el espectáculo del sufrimiento".


10 Y él me dijo: "Este sitio es la prisión de los ángeles y aquí estarán prisioneros por siempre".

FRAGMENTO DEL
GENESIS BIBLICO
CAPITULO VI – 6. Las costumbres perdidas de los hombres ocasionan el diluvio. Construcción del arca.
Habiendo pues comenzado los hombres multiplicarse sobre la tierra y procreando hijas. 2. Viendo los hijos de Dios la hermosura de las hijas de los hombres, tomaron de entre todas ellas por mujeres las que más le agradaron. 3. Dijo entonces Dios: No permanecerá mi espíritu en el hombre para siempre, porque es muy carnal: y sus días serán ciento y veinte años. 4. Es de notar que en aquel tiempo había gigantes sobre la tierra: porque después que los hijos de Dios se juntaron con las hijas de los hombres, y ellas concibieron, salieron a luz estos valientes del tiempo antiguo jayanes de nombradía.-