viernes, 10 de octubre de 2008

JINETES SIN RUMBO




Relato breve


Los cadáveres habían sido encontrados por un hilo de sangre que goteaba del baúl de un auto, estacionado en una calle de Buenos Aires. Comenzaron a buscar a una pareja de muchachos jóvenes. Sus hijos.
Los hermanos sean unidos... Pero en Mar del Plata tuvieron que separarse. El plan de viajar
juntos a Brasil, donde alguien los podía proteger, debía cambiar.

II
Pablo se fue en un ómnibus.
Sergio se vistió de gaucho y montó un caballo. Había observado que los paisanos circulaban tranquilamente por el campo sin que la policía los moleste. Pero su mundo se derrumbó. Se le cortaron los estribos del alma y se entregó a la mañana siguiente.

III
Pablo llegó a Rosario y en un tren viajó a Tucumán, donde ya había estado visitando a su hermano Sergio cuando éste trabajaba en una citrícola. ¡Pero qué tiempos y circunstancias tan distintas! ¿Qué hacer? Igual que el hermano. Con un caballo podía pasar desapercibido, llegar a la frontera y seguir hasta Brasil. ¡Semejante travesía!

IV
De la estación de trenes a la zona de El Bajo. Un taxista le ayudó a conseguir el caballo. Pero en vez de marchar hacia el norte se dirigió a campo traviesa al sudeste, hasta llegar a Ranchillos.
Llegó la noche, apretaba el hambre y el frío. Una familia lugareña le dio comida y cama, como se acostumbra en esos pagos...

V
El 4 de junio a la mañana Sergio había “desensillado” en Mar del Plata.
Pablo amaneció en Ranchillos, entre campesinos, tratando de buscar su Norte esquivo, de seguir su rumbo. Su equino estaba descansado, presto para la montura.
Comenzó a deambular sin encontrar los puntos cardinales. Buscaba ideas, pero en su mente sólo había imágenes congeladas, recientes y desgarradoras. Se sentía como el “Pasajero de una pesadilla”.

VI
Decidió vender el animal. No le servía para su objetivo. “Allá se lo pueden comprar. Pasando la comisaría, a una cuadra”. “Al otro lado de la comisaría Don Fulano reparte pan y necesita uno”. Finalmente, cerca de la comisaría, intentó negociarlo con un gitano.

VII
Vida vagabunda la del gitano. Geografía errática. Cultura especial. Completamente distinta a la del griego o romano, encadenado a su polis o su paterfamilia. Por eso advierte cuando alguien no encaja con el entorno...

VIII
“A ver, agente; deje ese mate en paz y vaya a buscar a un sospechoso. Según el gitano es un porteño blanquito y pintón que anda queriendo vender un matungo”.
“Muchacho, qué andás buscando. ¿Tenés documento? Vamos a ver...¡Pero este Claudio Javier F... que figura aquí no se parece a vos!”.
“Yo soy Pablo Guillermo Schoklender”.

IX
También el 4 de junio, a la siesta, en Ranchillos, tuvo que desensillar...

1 comentario:

Pilland dijo...

Interesting report indeed!
My sites:
http://cavriana1.blogspot.com (Police gallery about pirates on the road)
http://pilland.blogspot.com (The works of my wife)
http://pillandia.blogspot.com (Gallery of borders)
Best wishes from Italy!