martes, 9 de diciembre de 2008

EL ANTICRISTO



Mis notitas al margen… Nº 6 y última

EL ANTI-CRISTO

Discusión con el Diablo

 

Al terminar el reportaje, discutí con el Diablo porque me informó sobre cosas que consideraba totalmente cambiadas o distintas a lo que había leído, o me habían enseñado. Me dijo que tal cual era lo que tenía que decirme. Tenía total libertad de creerle o no, de insultarlo y negarlo, de publicarlo o esconderlo. Que él cumplió con su compromiso de informar porque llegaron los tiempos de hacerlo; y no le preocupaban las consecuencias porque nada podía afectarlo. “Pero ay de ti, si tienes dudas, porque hagas lo que hagas te traerá uno y otros resultados”.

¡Lo pensé, más lo pensé…! y me dije: tengo libertad de expresarme, sin censura ni autocensura de informar lo que dijo el ángel Diablo, y aún más sobre las cosas del in-fierno. ¿Acaso Platón no habló sobre su “mundo de las ideas”? ¿Y dónde está si no es en la mente de cada uno (aunque quizás realmente existe); y mientras escribía, él no estaba en el in-fierno?

O cuando Nietzsche hablaba precisamente sobre “El anticristo” y decía: “Este libro está hecho para muy pocos lectores. Puede que no viva aún ninguno de ellos. Esos podrán ser los que comprendan mi “Zaratustra”… Lo que a mí me pertenece es el pasado mañana”. Y  continuaba con fuerza y convicción: “Hay que ser probo hasta la dureza en las cosas del espíritu para poder soportar sólo mi seriedad y mi pasión. Hay que estar acostumbrado a vivir en las montañas, y ver a nuestros pies la miserable locuacidad política y el egoísmo de los pueblos que la época desarrolla. Hay que hacerse indiferente; no debe preguntarse si la verdad favorece o perjudica al hombre… Hay que tener una fuerza de predilección para las cuestiones que ahora espantan a todos; poseer el valor de las cosas prohibidas, es preciso estar predestinado al laberinto. De esas soledades hay que hacer una experiencia. Tener nuevos oídos para una nueva música; nuevos ojos para las cosas más lejanas; nueva conciencia para verdades hasta ahora mudas, y la voluntad de la economía en grande estilo; conservar las propias fuerzas y el propio entusiasmo… Hay que respetarse a sí mismo, amarse a sí mismo; absoluta libertad para consigo mismo…”.

Se me erizaba la piel mientras lo releía, sabiendo que Nietzsche se equivocaba cuando hablaba del cristianismo, porque el verdadero “anticristo”, según el ángel Diablo, resultaron ser quienes se autoproclamaban  “representantes” de Cristo. Esto dijo:

“¡¡¡No existe ni existirá ningún anti-Cristo físico o como animal-humano!!! Jesús, como uno de los Mesías de las 7 Iglesias, ya vino y volverá pero junto a Dios, los ángeles y quienes tienen Vida Eterna, después de romperse el Séptimo Sello. No sean tan necios, estúpidos, imbéciles e idiotas de pensar sólo en Jesús, y olvidarse de los otros seis ungidos por Dios. Todos tuvieron y transmitieron, aunque de distintas maneras, el Mensaje Divino. Todos sufrieron, y sufren sus discípulos y seguidores por estar en el in-fierno, actual habitáculo en el que reina el animal-humano. Quienes hablan de “la bestia”, hablan de ellos mismos. O cuando dicen diablo, demonio, Lucifer, como si fueran malas y escalofriantes palabras del averno; ¿y qué me dices de guerra, hambre, desnutrición, matanzas, sometimientos, corrupción, coimas, crímenes, violación, violencia, abusos de conciencia y de poder, propagandas, desposeimientos ilegales e ilegítimos, persecuciones, traiciones, egoísmos, ambiciones, envidias, y tantos otros términos propios y comunes del in-fierno?”.

“Averigua qué dicen los otros Mesías, aunque poco puedas. En cuanto a Jesús, recuerda que él predicó en los caminos y en los hogares de quienes lo recibieron. Sus palabras volaron a los cuatro vientos y las repiten y gorjean las aves, aunque muchos no las escuchen; impregnó a la naturaleza y a la madre tierra, que siempre tiene para enseñar y sorprender; serpentean en las aguas como suaves ondas o tormentas, y hasta las criaturas marinas las escuchan embelesadas y respetan. Y lo más importante: si subes o te sientas en cualquier piedra y le hablas a Dios o cualquier Mesías con el corazón y el alma, aunque no te responda sabrá escucharte. La Iglesia, TU IGLESIA está dentro de ti mismo, en comunión con el aire, la tierra, el agua, el fuego y todos los seres que te acompañan. ¿Acaso no respiras el aire purificante, comes de la tierra bendita, bebes el agua refrescante y te consumes en el natural fuego de la pasión? ¿Para qué y hasta cuándo te servirán las ansias de acumular poder y bienes materiales, mientras destruyes los bienes naturales?”.

“El legado que Jesús dejó a Pedro no es para ningún animal-humano. Es para que tengamos y meditemos su palabra junto a cualquier “piedra” del camino y no en templos tan bien ornamentados. ¿Acaso no amenazó con destruir enormes templos de quienes comercian con semillas que hacen crecer enredaderas que asfixian los espíritus? Son dos los peores mercaderes: los que están en el espúreo negocio de vender alimentos para el alma; y los que están en la explotación y aniquilación desmedida de la naturaleza para enriquecerse a costa de las necesidades del semejante, creando burbujas de aire y barro que destilan lo putrefacto. ¡Qué casualidad: muchas veces se asociaron e intercambiaron favores, para subirse al pedestal de barro del “Gran Poder”! Pero en los últimos tiempos, recuerda, la sociedad se romperá, y el flujo e intercambio del vil metal se cortará para ambos. Las burbujas se desinflarán; las vestimentas y sandalias de los profesionales de las religiones se deshilacharán; sólo algunos tendrán la valentía de “rasgarse las vestiduras” al comprender la tan cambiada palabra que predicaban en el in-fierno”.

“Aunque supongas una contradicción te reitero: no existe ni existirá ningún anti-Cristo físico o animal-humano, si es que hablamos sólo de una de las 7 Iglesias. ¡¡¡Pero sí existieron en los tiempos de Jesús y existe otro anti-Cristo!!! ¿Recuerdas la matanza de los pequeños inocentes, durante la campaña para prevenir el nacimiento y la llegada del Mesías o Jesús? Pues ahora existen varios que lucran pero con la muerte, la sangre y el sufrimiento de Cristo, en grandes templos de luces deslumbrantes o penumbras sobrecogedoras para anestesiar al alma, y sótanos del in-fierno rebosantes de riquezas, mientras gran parte del mundo agoniza de hambre. Se aprovechan de las confesiones para luego utilizar el poder de la información de los “pecados”, y así doblegar al animal-humano confiado. Se creen administradores “por mandato divino” de la “sangre y cuerpo” de Cristo, cuando a lo largo de la reciente historia fueron los que en su nombre, más derramaron sangre, quemaron y destrozaron cuerpos, superando todos los holocaustos imaginables con miles de “quemas de brujas”, persecuciones y muertes de disidentes y templarios, influyendo en reyes y gobernantes durante las guerras para mediar y obtener parte de los “botines”. Utilizan la cruz o “símbolo de muerte” de Cristo para atemorizar y amenazar con castigos de ultratumba a los que no cumplan con sus mandatos, y que les permita mantener el poder en el in-fierno, que realmente ellos administran”.

“En definitiva, les mienten con una llegada anticipada al Apocalypsis del nuevo Jesús o del anti-Cristo animal-humano. Este último como idea materializada ya existe entre ustedes a poco de nacer Jesús, y últimamente se multiplica de varias formas y con distintos nombres. Simplemente relato un poco de historia con algunos agregados de quienes siempre mencionan al anti-Cristo: es la institución que denominan católica romana. No es Iglesia por lo que ya expliqué; no es Apostólica porque no fue creada por ninguno de los apóstoles, ya que el legado de Jesús a Pedro es por la de cualquier piedra o la misma naturaleza donde lo podemos encontrar, y este discípulo no construyó ninguna Iglesia de las 7 ya creadas por Dios, ni levantó templos que el mismo Jesús desechó. Mientras descanso un poco, dejo que leas historia”, me sugirió el ángel Diablo.

Comencé a leer algunos libros donde mencionaban que los “seguidores del camino” de Jesús, así llamados inicialmente luego de la crucifixión y que usaban para identificarse secretamente entre ellos un símbolo con forma de pez denominado “ictus”, comenzaron a multiplicarse y a causar molestias e inconvenientes a los emperadores romanos, quienes tuvieron la idea de sacrificarlos en espectáculos públicos, para así ofrecer “pan y circo” a la plebe o pueblo. En la época del emperador Constantino, éste debía enfrentar varios combates y tenía elementos para la guerra pero no soldados. Entonces, ¡oh casualidad de estratega de la guerra!, tuvo la “visión sobrenatural” de un símbolo que denominó “crismón” y el mensaje de que si llevaba a los “seguidores del camino de Jesús” a la guerra conseguiría el triunfo (todavía no eran llamados cristianos y menos se usaba el símbolo de la cruz, considerado entonces y siempre como representación de la muerte). Obtuvieron los triunfos, la visión sobrenatural se hizo “divina”, Constantino se convirtió en otro “seguidor del camino de Jesús”, organizó los primeros concilios de los profesionales de las religiones, y así nació la institución católica romana, que adoptó como símbolo principal el creado por el emperador Constantino, denominado “crismón” o símbolo papal.

“Tiempo después –continuó el ángel Diablo-, por algún “conciliábulo” motivo, comenzó a usarse la imagen de Jesús que perecía en la cruz “para perdón de vuestros pecados”, mientras más se insuflaba la carga o lastre de esos “pecados” en los espíritus atribulados, acompañado de imágenes in-fernales como castigo para los transgresores. Y recién entonces comenzó a usarse la imagen de la cruz, relacionada ya desde mucho antes por el animal-humano con la muerte, y que por “decreto” de los profesionales de las religiones pasó a ser símbolo de la nueva vida de Jesús. ¿No era que Jesús sigue vivo? ¿Por qué representar la vida con un símbolo de muerte, si no es para enredar la mente y los espíritus del animal-humano con ideas contradictorias y confusas para así dominarlos y manejarlos? Me espera mucho trabajo en estos tiempos finales, así que concluyo mi primer y único reportaje…”, finalizó el ángel Diablo.

……………………oOo…………………….


 

3 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Humm... realmente sugestivas e interesantes las postulaciones del Anti Cristo. es cierto sólo me enseñaron a jesús, ahora quiero saber más de los otros mesías...Un saludo!

Susan Mayer dijo...

Pues sinceramente no me gusta hablar de religión
Hay demasiadas teorías y pensamientos
mucha discución para mi gusto
jajajajaja
soy budista

Difer dijo...

jejeje, que buena visión del anticristo... ta wena