lunes, 23 de febrero de 2009

EL PARAISO


EL PARAISO

LA MUJER DE MIS SUEÑOS

Y EL FRUTO DE LA HIGUERA

 

Caminaba por un sendero, en la campiña de mi pueblo, cuando la vi junto a una higuera. Una catarata de imágenes pasó por mi mente. Todas distintas, pero siempre estaba ella. Presentía, o más bien sabía que era alguien conocida: ¡Era la mujer de mis sueños!

 Me acerqué despacio mientras la escuchaba hablar con alguien que no veía, quizás oculto en el follaje de la higuera. Al darse vuelta me vió y me sonrió, como si me conociera de toda su vida. No salía de mi asombro por tanto que me atraía. ¡Era la mujer de mis sueños!

Cuando llegué junto a ella me ofreció un fruto de la higuera. Lo comí y me desvanecí. Al despertar me encontré a la par de una mujer que hablaba con alguien que no veía, junto a una higuera. Se dio vuelta y me sonrió, como si me conociera de toda su vida. ¡Era la mujer de mis sueños!

Me ofreció un fruto de la higuera. Luego de comerlo se me abrieron los ojos y la mente, y tomé consciencia de que ambos estábamos desnudos en el paraíso. La tomé entre mis brazos con pasión, hasta consumirnos en el fuego del amor. ¡Era la mujer de mis sueños!

Cuando desperté estaba junto a un sendero. A mi lado, una hermosa mujer. Ambos estábamos desnudos junto a una higuera, con cuyas hojas tapamos por vergüenza nuestros sexos. Ella se levantó y me ofreció un fruto. ¡Era la mujer de mis sueños!

Después que comí el fruto descubrí quién era ella. No salía de mi asombro por tanto que me atraía. Mis renovadas energías se transformaron en un volcán de pasión. Hicimos el amor una y otra vez. Nos dormimos desnudos, abrazados como en “cucharita”.

Ahora que ya sabía quién era ella, yo quería despertar pronto, para redescubrir a la mujer de mis sueños, y comer de nuevo el fruto de la higuera…

 

10 comentarios:

MANE dijo...

Que hermoso ,me encanto
un abrazo

J. Marcos B. dijo...

Luis, un abrazo y gracias, me diste ganas y energías para seguir y justo hoy! que quería dejarlo todo... aunque quizás no te lo creas, así es.
Bonito texto, volveré cuando pueda amigo, gracias...

un abrazo.

Marcos.

Alejandra Menassa dijo...

Adan y Eva cambiaron la manzana por un higo. Muy ingenioso y la repetición hace sentir que te deslizas por una espiral cuando lo lees. me gustó mucho tu comentario a mi poema en Bohemia. No puedo aparecer como seguidora porque he pasado mi cupo de blogs, pero si me pasaré por aquí de vez en cuando editor, un abrazo

editor dijo...

En realidad hay dos mensajes en El paraíso: 1) Nunca existió ninguna manzana. La Biblia en ninguna parte la menciona, y la única referencia concreta que hay en El Génesis es que después de comer el "fruto" del árbol del conocimiento, sintieron verguenza al verse desnudos ante Dios, y cubrieron su desnudez con "hojas de higuera". En Egipto y zonas cercanas existe una especie de gran tamaño que denominan "Higuera de Adán". 2) Tampoco hay referencia a ningún "pecado", ni original ni nada por el estilo, lo que fue inventado por los profesionales de las religiones para generar sentimientos de culpa en el animal humano, y poder ser ellos dispensadores de perdones como "representantes del Ser Divino" en la esfera terráquea o in-fierno. Lo que sí existió es amor, pasión, instinto de conservación y reproducción, algo natural para todos los animales, otorgados por el mismo Dios, quien premió además al animal humano con el don del conocimiento y el raciocinio, lo que le permitió "dominar" el mundo.
Beso y abrazo. Luis

Liliana G. dijo...

¡Me encantó! Pero al final no sé quién era la mujer de tus sueños. ¿Era sólo eso, un sueño?
Besos mil.

editor dijo...

Los sueños, sueños son. Aunque todas las mujeres están en mis sueños, por el sólo hecho de ser mujer. Cuando deseo a alguna, desespero por amarla con pasión, como se merecen y como amé en mi vida anterior...
Ahora los años me pesan un poco, pero en mis horas de vigilia y aún cuando duermo, sigue apareciéndome "la mujer de mis sueños".

Anabel Botella dijo...

Cuantos relatos se pueden extaer al comer un higo y cuantas historias hay debajo de sus hojas. Es un placer leerte.
Saludos desde España, La ventana de los sueños, blog literario.

malena dijo...

la higuera... cuántos recuerdos de mi niñez.. :)
pasa por mi blog que dejé un regalito para ti.
besos.

malena dijo...

wow! acabo de leer tu comentario! no podría estar más de acuerdo!!!
besos x 2.

Anónimo dijo...

Algo le pasa a Puffie™...

http://the10curious.wordpress.com/