martes, 24 de agosto de 2010

DOGMAS RELIGIOSOS 2ª parte


II - FALSOS DOGMAS RELIGIOSOS (2ª parte)

I - Como habitante y un animal-humano más de este planeta, manifiesto, proclamo, reclamo y exijo mi derecho a la Información Social Pura (ya desarrollado antes en este blog http://editornoroestino.blogspot.com/2010/07/informacion-social-pura-i.html ).
II - Rechazo total y enfáticamente la continuidad de los falsos dogmas religiosos (Otra nota de este blog relacionada: http://editornoroestino.blogspot.com/2009/01/filosofias-de-vida-versus-religiones.html).
III - Reclamo la eliminación total de la práctica del Mito Especular Financiero (http://editornoroestino.blogspot.com/2010/05/mito-especular_03.html  http://editornoroestino.blogspot.com/2009/03/crisis-financiera.html) y la vuelta a una Economía Natural de Vida.

2ª parte

ADAN Y EVA

CONOCIMIENTO - IGNORANCIA

PECADO – CULPA

(Aclaración: ruego disculpas a los lectores de estas notas si consideran inapropiado el estilo, pero el objetivo es simplemente descalificar, rechazar y repudiar todos los “géneros literarios” que nos impusieron a lo largo de la historia los supuestos “escribas de Dios” con sus cuentos, novelas, relatos, fábulas, mitos, leyendas y otros escritos de misterios, sorpresas, humor, terror, bondades y maldades, sacrificios, entregas y otras actitudes en diversos grados)

El intelecto o raciocinio me diferencia del resto de los animales y me permite saber que no sé nada... ¿Para eso comieron mis supuestos antecesores Adán y Eva el fruto del “árbol del conocimiento”? ¿Y encima para que los culpen por cierto “pecado original”, que aún no está claro si fue por desobedecer una orden de Dios o de un Ser Superior; o por obedecer al “rival descarriado” personificado en una pobre víbora o serpiente; o quizás porque se vieron desnudos y enloquecieron de “deseo animal” y tuvieron sexo frenético?
O fueron unos animales muy inocentes; o fueron unos humanos estúpidos, imbéciles e idiotas, como los definiría la psicología clásica. Y para colmo que Dios tuviera que enviar a Jesús como Cristo o Mesías para que “limpie, lave y nos redima” por las consecuencias de ese “pecado original de fábrica” (de nuestra fabricación), mediante el sacrificio y la muerte.
Por favor, los que creemos conocer a Jesús sabemos que su misión como “animal humano bendecido con poder especial” fue transmitirnos Filosofías de Vida, Mensajes de Amor y Solidaridad, Doctrinas de Respeto y Consideración para los demás y la Naturaleza de la que formamos parte, entre otras enseñanzas. Es todo un gran tema para retomarlo después…

La Gran Duda
Queda entonces la Gran Duda en los relatos bíblicos sobre lo que realmente hicieron Adán y Eva. ¿Quiénes eran? Los primeros animales humanos que nos dieron origen a todos nosotros. ¿Cómo hicieron para que seamos tantos? No sé… Pero resulta que tuvieron dos hijos varones, Caín y Abel. Uno de ellos tenía a la Bestia adentro y mató al otro. Y no se sabe quién fue ni de dónde salió la novia, esposa o amante del que quedó vivo para que sigan procreando hasta nuestra generación. ¿Dónde ocurrió? En el Paraíso, que es en algún lugar del Cielo o quizás del mismo planeta Tierra, el cual en realidad es el in-fierno. ¿Cuándo ocurrió? En los comienzos de los tiempos, cuando a Dios se le ocurrió crear todo lo existente. ¿Y cómo hizo? Pues clarito, lo dice la “Santa Biblia”, el primer día creó el Cielo y la Tierra, separó la luz de las tinieblas, y así sucesivamente. Siendo ya adolescente y con algunos conocimientos del Universo y del Sistema Solar, con cierta dosis de humor “lo imaginaba” a Dios sentado y aburrido en un bar de la Vía Láctea tomando un capuchino, hasta que se le ocurrió crear al planeta Tierra y a todo su contenido, incluidos nosotros.
¿Podía dudar entonces de todo lo que dice la Biblia? No, porque me dijeron que era “la palabra de Dios”. Una imposición de creencia o dogma de “FE” por parte de los profesionales de las religiones. ¿Alguien podía aclarar algo? Y sí, al principio unos cuantos filósofos y científicos locos y satánicos intentaron poner luz sobre las tinieblas, pero como eso no convenía fueron rechazados y perseguidos.
Los dogmas ya estaban impuestos; los conocimientos sólo eran para algunos elegidos y el resto debía ser protegido para que no vuelva a cometer “el pecado” de comer del “árbol del conocimiento, del bien y del mal”. Quedamos convertidos en ovejas (en otras palabras, animales para esquilmar) guiados por pastores, quienes con sus bastones nos señalan el camino a seguir, si es necesario a golpes, y nos cubren con el manto protector de la IGNORANCIA…

La Gran Culpa
El otro gran tema es que se acusa a Adán y Eva de desobedecer y comer un “fruto prohibido”. ¿No habrá sido el sexo, que los orientales con sus Filosofías de Vida consideran una bendición divina y entre nosotros es reprimido, y que el mismo Dios puso al alcance de la mano (más aún estando ambos desnudos)? ¡Por favor, los vendedores de manzanas y de íconos de Apple, abstenerse! Ese fruto en realidad no figura ni aparece en el Génesis, pero es muy bueno para la higiene de los dientes, según los odontólogos.
También se menciona un “árbol” supuestamente especial y bendecido, que sin embargo era merodeado por un demonio con forma de serpiente y como símbolo de “tentación”, para hacer “caer en pecado” en primer lugar a la mujer y, ya transformada ésta en “demonio de la tentación”, también al “inocente y tentado” varón.
La Gran Culpa del “pecado original” recae entonces en la mujer, esa “descarriada e impura” Eva que contaminó la mente del pobre Adán con ideas diabólicas y pecaminosas de consumo gastronómico, transmitidas por la lengua bífida de la serpiente venenosa y rastrera. ¡Toda una atrapante historia! O como se dice ahora de las novelas con todos los ingredientes de excesos: un verdadero “culebrón”. En definitiva, se logró instalar en la mente de los animales humanos, como si fuera un veneno mortal, el sentimiento de CULPA…

(3ª parte: Desnudez y Vergüenza)