domingo, 16 de octubre de 2011

LOS ANGELES CAIDOS


ORACION POR LOS ANGELES

CAIDOS, LOS HIJOS DE DIOS

Dios. Tu humilde servidor te habla. Un animal humano más en el in-fierno. Esta es mi oración. Por los ángeles caídos. Tus hijos. Los hijos de Dios. Por ellos te pido, Señor. Y por nosotros. Perdónalos. Perdónanos.
Sé que sabes que no pecaron. Sé que sabes que tampoco nosotros pecamos. Sólo amaron. Sólo amamos. Las flaquezas de tus hijos fueron las flaquezas del amor. Amor y deseo. Amor y pasión. Y aunque fuera amor y lujuria, también formaba parte del Sacramento Nupcial. Del Sacramento Sexual. Del Sacramento Natural de Vida. Del Sacramento Natural de Reproducción.
Es tu mandato. Es tu creación. Todos somos tus creaturas. Todos somos tus hijos. Ellos fueron tus vigilantes. Los guardianes del Edén, de la esfera terráquea, del in-fierno. Son los hijos de Dios. Tus hijos. ¿Y qué hicieron? Amar a las hijas del hombre. Desearlas. Apasionarse con su belleza, con su hermosura. Enloquecer por las hijas del hombre. Dejarse arrastrar en sus voluntades por las hijas del hombre. Por su SENSIBILIDAD, su SENSUALIDAD, su SEXUALIDAD.
Sé que sabes que amar no es pecar. Sé que sabes que el pecado es resultado de la imperfección. Sé que sabes que nosotros, los animales humanos, somos imperfectos. Pese a ello yo presiento, y me atrevo a decir que también sé que TU NOS AMAS.
Dios. Tú que amas a tus propios hijos, los guardianes del cielo, que amas a las hijas del hombre, que amas al animal humano, que amas y te deleitas con la belleza y exquisiteces de la Naturaleza aún con sus propias imperfecciones; por favor te lo ruego, considera que tus hijos desearon, se apasionaron y amaron a las hijas del hombre, aunque de ese amor surgiera la imperfección.
Sé que sabes que cuando se ama de verdad algo o a alguien, aunque sea imperfecto, no es pecado. Una acción hecha con amor, aunque resulte imperfecta, no es pecado. Un hijo del amor, aunque sea imperfecto, no es pecado. Los hijos de tus hijos con las hijas del hombre, aunque resultaran monstruosos, no son pecados. Son sólo imperfecciones de la misma naturaleza imperfecta del animal humano, como son o pueden resultar también de cualquier otro animal o vegetal.
Dios. Sé que sabes que el verdadero pecado está en otro tipo de monstruos. En las auténticas BESTIAS. En las que se aprovechan de los demás falseando el verdadero amor y las reglas de la Naturaleza. En las que lucran vendiendo corruptos alimentos para el alma y supuestos paraísos en el mismo in-fierno, inventando, sosteniendo, recreando e imponiendo como si fueran férreas columnas de fe los falsos dogmas para dominar mentes y voluntades. En las que infunden sentimientos de culpa por supuestos pecados que no lo son; y temor por castigos terribles que sólo para las mismas BESTIAS habrá. En las BESTIAS que escriben mentiras como palabras sagradas, falsificando escrituras que transforman en evangelios como si fueran buenas noticias, para cautivar a los incautos y necesitados de buenaventura que no descubrieron aún que el verdadero poder está en su IGLESIA interior en comunión con la Naturaleza. En las BESTIAS que inventan incluso apocalypsis como si fueran auténticas revelaciones para controlar y manejar los miedos naturales propios del animal humano, y que el mismo animal humano puede dominar cuando descubre la fortaleza de su verdadera IGLESIA interior. En las BESTIAS que destruyen la Naturaleza para obtener y acumular riquezas efímeras que ni siquiera disfrutan. En las BESTIAS que inventan y falsifican informaciones, ideas e ideologías para confundir y obtener poderes temporales que sólo sirven para la destrucción y la muerte. En las BESTIAS que inventan y recrean mitos especulares financieros que transforman y corrompen las reglas naturales de la economía de vida y subsistencia, condenando a la mayoría de los animales humanos al hambre, la desnutrición, la carencia, la humillación, la muerte. En las BESTIAS que finalmente destruyen la misma Naturaleza…
Dios. Un animal humano más en el in-fierno te habla. Esta es mi oración. Por los ángeles caídos. Tus hijos. Los hijos de Dios. Por ellos te pido, Señor. Y por nosotros. Perdónalos. Perdónanos. En nombre del Amor te lo ruego, Señor.

RELATOS DE ENOC
CONSIDERADOS APOCRIFOS
Capítulo 6

1 Así sucedió, que cuando en aquellos días se multiplicaron los hijos de los hombres, les nacieron hijas hermosas y bonitas;

2 y los Vigilantes, hijos del cielo las vieron y las desearon, y se dijeron unos a otros: "Vayamos y escojamos mujeres de entre las hijas de los hombres y engendremos hijos".
(Gn 6:1-4)

3 Entonces Shemihaza que era su jefe, les dijo: "Temo que no queráis cumplir con esta acción y sea yo el único responsable de un gran pecado".

4 Pero ellos le respondieron: "Hagamos todos un juramento y comprometámonos todos bajo un anatema a no retroceder en este proyecto hasta ejecutarlo realmente".

5 Entonces todos juraron unidos y se comprometieron al respecto los unos con los otros, bajo anatema.

6 Y eran en total doscientos los que descendieron sobre la cima del monte que llamaron "Hermon", porque sobre él habían jurado y se habían comprometido mutuamente bajo anatema.

7 Estos son los nombres de sus jefes: Shemihaza, quien era el principal y en orden con relación a él, Ar'taqof, Rama'el, Kokab'el, -'el, Ra'ma'el, Dani'el, Zeq'el, Baraq'el, 'Asa'el, Harmoni, Matra'el, 'Anan'el, Sato'el, Shamsi'el, Sahari'el, Tumi'el, Turi'el, Yomi'el, y Yehadi'el.

8 Estos son los jefes de decena.
Regresar



Capítulo 7

1 Todos y sus jefes tomaron para sí mujeres y cada uno escogió entre todas y comenzaron a entrar en ellas y a contaminarse con ellas, a enseñarles la brujería, la magia y el corte de raíces y a enseñarles sobre las plantas.

2 Quedaron embarazadas de ellos y parieron gigantes de unos tres mil codos de altura que nacieron sobre la tierra y conforme a su niñez crecieron;

3 y devoraban el trabajo de todos los hijos de los hombres hasta que los humanos ya no lograban abastecerles.

4 Entonces, los gigantes se volvieron contra los humanos para matarlos y devorarlos;
(Sal 14:4; Mi 3:3)

5 y empezaron a pecar contra todos los pájaros del cielo y contra todas las bestias de la tierra, contra los reptiles y contra los peces del mar y se devoraban los unos la carne de los otros y bebían sangre. 
(Jr 12:4)

6 Entonces la tierra acusó a los impíos por todo lo que se había hecho en ella.
(Gn 6:5-11,13; Ap 12:16)
Regresar


Capítulo 8

1 Y 'Asa'el enseñó a los hombres a fabricar espadas de hierro y corazas de cobre y les mostró cómo se extrae y se trabaja el oro hasta dejarlo listo y en lo que respecta a la plata a repujarla para brazaletes y otros adornos. A las mujeres les enseñó sobre el antimonio, el maquillaje de los ojos, las piedras preciosas y las tinturas 

2 Y entonces creció la mucho impiedad y ellos tomaron los caminos equivocados y llegaron a corromperse en todas las formas.

3 Shemihaza enseñó encantamientos y a cortar raíces ; Hermoni a romper hechizos , brujería, magia y habilidades afines; Baraq'el los signos de los rayos; Kokab'el los presagios de las estrellas; Zeq'el los de los relámpagos; -'el enseñó los significados; Ar'taqof enseñó las señales de la tierra; Shamsi'el los presagios del sol; y Sahari'el los de la luna, y todos comenzaron a revelar secretos a sus esposas. 

4 Como parte de los hombres estaban siendo aniquilados, su grito subía hasta el cielo.
(Ex 3:7-9)
Regresar


Capítulo 9

1 Entonces Miguel, Sariel, Rafael y Gabriel observaron la tierra desde el santuario de los cielos y vieron mucha sangre derramada sobre la tierra y estaba toda llena de la injusticia y de la violencia que se cometía sobre ella.

2 Considerando esto, los cuatro fueron y se dijeron: "el grito y el lamento por la destrucción de los hijos de la tierra sube hasta las puertas del cielo".

3 Y dijeron a los santos del cielo: "Es ahora a vosotros a quienes las almas de los hijos de los hombres suplican diciendo 'llevad nuestra causa ante el Altísimo, nuestra destrucción ante la gloria majestuosa y ante el Señor de todos los señores' en cuanto a majestad".

4 Y Rafael, Miguel, Sariel y Gabriel dijeron al Señor del mundo: "Tú eres nuestro gran Señor, el Señor del mundo, el Dios de dioses, el Señor de señores y el Rey de reyes; los cielos son el trono de tu gloria por todas las generaciones que existen desde siempre; toda la tierra es el escabel ante ti para siempre, y tu nombre es grande, santo y bendito por toda la eternidad.

5 "Eres tú quien todo lo ha creado y en ti reside el poder sobre todas las cosas; todo es descubierto en toda su desnudez ante ti; tú lo ves todo y nada se te puede esconder.
(1Cr 29:10-12, Hb4:13)

6 "Tú has visto lo que ha hecho 'Asa'el, como ha enseñado toda injusticia sobre la tierra y revelado los secretos eternos que se cumplen en los cielos;

7 y lo que ha enseñado a los humanos Shemihaza, al que tú habías dado la facultad de gobernar sobre sus compañeros.

8 "Ellos han ido hacia las hijas de los hombres y se han acostado con ellas y se han profanado a sí mismos descubriéndoles todo pecado.

9 "Luego, estas mujeres han parido en el mundo gigantes, por lo que la tierra se ha llenado de sangre e injusticia.
(Gn 6:4,5,11)

10 "Y ahora mira que las almas de los que han muerto gritan y se lamentan hasta las puertas del cielo y su gemido ha subido y no puede cesar debido a la injusticia que se comete en la tierra.
(Ap 6:10)

11 "Pero tú que conoces todas las cosas antes de que sucedan, tú que sabes aquello, tú los toleras y no nos dices qué debemos hacerles al observar eso".
(Ha 1:2-4)
Regresar


Capítulo 10

1 Entonces el Altísimo, Grande y Santo habló y envió a Sariel al hijo de Lamec.

2 Y le dijo: "Ve hacia Noé y dile en mi nombre, 'escóndete'; y revélale la consumación que viene, pues la tierra entera va a perecer, un diluvio está por venir sobre toda la tierra y todo lo que se encuentre sobre ella perecerá.

3 "En seguida enseña al Justo, al hijo de Lamec, lo que debe hacer para preservar su alma para la vida y escapar definitivamente, pues por él será sembrada una planta y serán establecidas todas las generaciones".

4 Y además, el Señor le dijo a Rafael: "Encadena a 'Asa'el de pies y manos, arrójalo en las tinieblas, abre el desierto que está en Dudael y arrójalo en él;

5 bota sobre él piedras ásperas y cortantes, cúbrelo de tinieblas, déjalo allí eternamente sin que pueda ver la luz,

6 y en el gran día del Juicio que sea arrojado al fuego.

7 "Después, sana la tierra que los Vigilantes han corrompido y anuncia su curación, a fin de que se sanen de la plaga y que todos los hijos de los hombres no se pierdan debido al misterio que los Vigilantes descubrieron y han enseñado a sus hijos.
(Jl 2:22)

8 "Toda la tierra ha sido corrompida por medio de las obras que fueron enseñadas por 'Asa'el, impútale entonces todo pecado".

9 Y el Señor dijo a Gabriel: "Procede contra los bastardos y réprobos hijos de la fornicación y haz desaparecer a los hijos de los Vigilantes de entre los humanos y hazlos entrar en una guerra de destrucción, pues no habrá para ellos muchos días. 

10 "Ninguna petición en su favor será concedida, pues esperan vivir una vida eterna o que cada uno viva quinientos años.

11 Y a Miguel le dijo el Señor: ve y anuncia a Shemihaza y a todos sus cómplices que se unieron con mujeres y se contaminaron con ellas en su impureza, 

12 ¡que sus hijos perecerán y ellos verán la destrucción de sus queridos! Encadénalos durante setenta generaciones en los valles de la tierra hasta el gran día de su juicio.
(2P 2:4; Judas 6)

13 "En esos días se les llevará al abismo de fuego, a los tormentos y al encierro en la prisión eterna.
(Ap 20:10)

14 "Todo el que sea condenado, estará perdido de ahí en adelante y será encadenado con ellos hasta la destrucción de su generación. Y en la época del juicio que yo juzgaré, perecerán por todas las generaciones.

15 "Destruye todos los espíritus de los bastardos y de los hijos de los Vigilantes porque han hecho obrar mal a los humanos.

16 "Destruye la opresión de la faz de la tierra, haz perecer toda obra de impiedad y haz que aparezca la planta de justicia; ella será una bendición y las obras de los justos serán plantadas en alegría para siempre.

17 "En ese tiempo todos los justos escaparán y vivirán hasta que engendren millares. Todos los días de vuestra juventud y vuestra vejez se completarán en paz.

18 "Entonces toda la tierra será cultivada en justicia y toda ella será plantada de árboles y llena de bendición.

19 "Todos los árboles de la tierra que deseen serán plantados en ella y sembrarán allí viñas y cada una de ellas producirá mil jarras de vino y cada semilla producirá mil medidas por una, y una medida de aceitunas producirá diez lagares de aceite.

20 "Y limpia tú la tierra de toda opresión, de toda violencia, de todo pecado, de toda impiedad y de toda maldad que ocurre en ella y hazles desaparecer de la tierra.

21 "Y todos los hijos de los hombres llegarán a ser justos y todas las naciones me adorarán, se dirigirán en oración a mí y me alabarán.

22 "Y la tierra estará limpia de toda corrupción, de todo pecado, de todo castigo y de todo dolor y yo no enviaré más plagas sobre la tierra, hasta las generaciones de las generaciones ni por toda la eternidad.
Regresar


Capítulo 11

1 "Y en esos días abriré los tesoros de bendición que están en el cielo, para hacerlos descender sobre la tierra, sobre las obras y el trabajo de los hijos de los hombres

2 "Y la paz y la verdad estarán unidas todos los días del mundo y por todas las generaciones
Regresar


Capítulo 12

1 Ante esos sucesos Enoc había sido ocultado y no había ningún humano que supiera dónde fue escondido ni dónde están ni qué le sucedió.
(Gn 5:24; Si 44:16; Sb 4:10,11; Hb 11:5)

2 El hacía todas sus acciones con los Vigilantes y pasaba sus días con los santos.

3 Así, yo Enoc estaba comenzando a bendecir al Señor de majestad, al Rey de los tiempos, y he aquí que el Vigilante del gran Santo me llamó a mí, Enoc el escribiente y me dijo:

4 "Enoc, escriba de justicia, ve a los Vigilantes del cielo que han abandonado las alturas del cielo, el eterno lugar santo y que se han contaminado con las mujeres haciendo como hacen los hijos de los hombres, y han tomado mujeres y han forjado una gran obra de corrupción sobre la tierra, y hazles saber

5 que no habrá para ellos paz ni redención de su pecado.

6 "Y así como gozaron a causa de sus hijos ellos verán la muerte de sus bienamados y llorarán por la pérdida de sus hijos y suplicarán eternamente, pero no habrá para ellos misericordia ni paz".
Regresar


Capítulo 13

1 Luego, Enoc se fue y le dijo a 'Asa'el: "No habrá paz para ti, contra ti ha sido pronunciado un gran juicio para encadenarte.

2 "No habrá para ti ni tregua ni intercesión, porque has enseñado la injusticia y a causa de todas las obras de impiedad, violencia y pecado que has enseñado a los humanos.

3 Y avanzando les hablé a todos ellos y todos temieron y se espantaron y el temblor se apoderó de ellos.

4 Me suplicaron que elevara una petición por ellos para que pudieran encontrar perdón por sus pecados y que la leyera en presencia del Señor del cielo.

5 Porque desde entonces ellos no pueden hablar a Dios ni levantar sus ojos al cielo, debido a la vergüenza por los crímenes por los cuales fueron condenados.

6 Entonces escribí su oración con todas sus peticiones por sus almas y por cada una de sus obras y por lo que suplicaban todos, que hubiera para ellos perdón y larga vida.

7 Fui y me senté junto a las aguas de Dan, en la tierra de Dan, al sur del Hermonín, a su lado occidental y estuve leyendo el libro donde anoté sus peticiones, hasta que me dormí.

8 He aquí que me vinieron sueños y cayeron sobre mí visiones hasta que levanté mis párpados a las puertas del palacio del cielo y vi una visión del rigor del castigo. Y vino una voz y me dijo: "Habla a los hijos del cielo para reprenderles".

9 Cuando desperté fui a ellos. Todos estaban reunidos juntos y sentados llorando, en la Fuente del Llanto que está entre el Líbano y Senir, con los rostros cubiertos.

10 Conté delante de ellos todas las visiones que había visto en sueños y me puse a hablar con palabras de justicia y de visión y a reprender a los Vigilantes celestiales.
Regresar


Capítulo 14

1 Este es el libro de las palabras de la verdad y de la reprensión de los Vigilantes que existen desde siempre según lo ordenó el Gran Santo en el sueño que tuve.

2 En esta visión vi en mi sueño lo que digo ahora con la lengua de carne, con el aliento de mi boca, que el Grande ha dado a los humanos para que hablen con ella y para que comprendan en el corazón. Así como Dios ha creado y destinado a los hijos de los hombres para que entiendan las palabras de conocimiento, así me ha creado, hecho y destinado a mí para que reprenda a los Vigilantes, a los hijos del cielo.

3 Vigilantes: yo escribí vuestra petición y en una visión se me reveló que no será concedida nunca y que habrá juicio por decisión y decreto contra vosotros, 

4 que a partir de ahora no volveréis al cielo y por todas las épocas no subiréis, 

5 porque ha sido decretada la sentencia para encadenaros en las prisiones de la tierra por toda la eternidad.

6 Pero antes veréis que todos vuestros seres queridos irán a la destrucción con todos sus hijos y las riquezas de tus seres queridos y de sus hijos no las disfrutaréis y ellos caerán en vuestra presencia por la espada de destrucción.

7 Pues vuestra petición por ellos ni la petición por vosotros serán concedidas. Continuaréis pidiendo y suplicando y mientras lloráis no pronunciéis ni una palabra del texto que he escrito.

8 Esto me fue revelado en la visión: He aquí que las nubes me llamaban, la neblina me gritaba y los relámpagos y truenos me apremiaban y me despedían y en la visión los vientos me hacían volar, me levantaban en lo alto, me llevaban y me entraban en los cielos.

9 Entré en ellos hasta que llegué al muro de un edificio construido con piedras de granizo, rodeado y cercado completamente con lenguas de fuego que comenzaron a asustarme.
(Ac 2:3)

10 Entré por esas lenguas de fuego hasta que llegué a una casa grande construida con piedras de granizo cuyos muros. eran como planchas de piedra; todas ellas eran de nieve y su suelo estaba hecho de nieve

11 Su techo era como relámpagos y trueno y entre ellos querubines de fuego y su cielo era de agua.

12 Un fuego ardiente rodeaba todos sus muros cercándolos por completo y las puertas eran de fuego ardiente.

13 Entré en esta casa que era caliente como fuego y fría como nieve. No había en ella ninguno de los placeres de la vida. Me consumió el miedo y el temblor se apoderó de mí.

14 Tiritando y temblando caí sobre mi rostro y se me reveló una visión:

15 He aquí que vi una puerta que se abría delante de mí y otra casa que era más grande que la anterior, construida toda con lenguas de fuego.

16 Toda ella era superior a la otra en esplendor, gloria y majestad, tanto que no puedo describiros su esplendor y majestad.

17 Su piso era de fuego y su parte superior de truenos y relámpagos y su techo de fuego ardiente.

18 Me fue revelada y vi en ella un trono elevado cuyo aspecto era el del cristal y cuyo contorno era como el sol brillante y tuve visión de querubín.

19 Por encima del trono salían ríos de fuego ardiente y yo no resistía mirar hacia allá.

20 La Gran Gloria tenía sede en el trono y su vestido lucía más brillante que el sol y más blanco que cualquier nieve;

21 ningún ángel podía entrar verle la cara debido a la magnífica Gloria y ningún ser de carne podía mirarlo.

22 Un fuego ardiente le rodeaba y un gran fuego se levantaba ante Él. Ninguno de los que le rodeaba podía acercársele y multitudes y multitudes estaban de pie ante Él y Él no necesitaba consejeros.

23 Y las santidades de los santos que estaban cerca de Él no se alejaban durante la noche ni se separaban de Él.

24 Yo hasta este momento estaba postrado sobre mi rostro, temblando y el Señor por su propia boca me llamó y me dijo: "Ven aquí Enoc y escucha mi Palabra".

25 Y vino a mí uno de los santos, me despertó, me hizo levantar y acercarme a la puerta e incliné hacia abajo mi cabeza.
Regresar


Capítulo 15

1 Y él me correspondió y me habló y yo oí su voz: "No temas Enoc, hombre de justo, escriba de justicia; acércate y escucha mi voz.

2 "Ve y dile a los Vigilantes del cielo que te han enviado a suplicar por ellos: 'A vosotros corresponde interceder por los humanos y no a los humanos por vosotros'.

3 '¿Por qué habéis abandonando el cielo alto, santo y eterno, os habéis acostado con mujeres y profanado a vosotros mismos con las hijas de los hombres y tomado esposas como los hijos de la tierra y habéis engendrado hijos gigantes?

4 'Vosotros que fuisteis santos espirituales viviendo una vida eterna os habéis manchado con la sangre de las mujeres y habéis engendrado con la sangre de la carne y como los hijos del hombre habéis deseado después carne y sangre como aquellos que mueren y perecen' .

5 "Por eso yo les he dado a ellos mujeres para que las fecunden y engendren hijos por ellas y para que así no falten ellos sobre la tierra."

6 'En cuanto a vosotros, fuisteis primero espirituales, viviendo una vida eterna, inmortal por todas las generaciones del mundo;

7 por ello no se os han atribuido mujeres, pues la morada de los espíritus del cielo es el cielo' .

8 "Y ahora, los gigantes que han nacido de los espíritus y de la carne, serán llamados en la tierra espíritus malignos y sobre la tierra estará su morada.

9 "Los espíritus malos proceden de sus cuerpos, porque han nacido de humanos y de los santos Vigilantes es su comienzo y origen primordial. Estarán los espíritus malos sobre la tierra y serán llamados espíritus malos.

10 "Los espíritus del cielo tienen su casa en el cielo y los espíritus de la tierra que fueron engendrados sobre la tierra tienen su casa en la tierra.

11 "Y los espíritus de los gigantes, de los Nefilim, que afligen, oprimen, invaden, combaten y destruyen sobre la tierra y causan penalidades, ellos aunque no comen tienen hambre y sed y causan daños.

12 "estos espíritus se levantarán contra los hijos de los hombre y contra las mujeres porque de ellos proceden.
Regresar


Capítulo 16

1 "Después de la muerte de los gigantes cuando los espíritus han salidos de su cuerpo, su carne será destruida antes del juicio. Serán así destruidos hasta el día de la gran consumación, del gran juicio en el cual el tiempo terminará para los Vigilantes e impíos y seréis totalmente consumados.

2 "Y ahora, a los Vigilantes, que te han enviado a suplicar por ellos, que en otra época habitaban en el cielo, diles: 

3 'Vosotros estabais en el cielo pero todos los misterios no se os habían revelado. No habéis conocido sino un misterio indigno y en el endurecimiento de vuestro corazón lo habéis comunicado a las mujeres y por ese misterio ellas y los hombres han multiplicado el mal sobre la tierra' .

4 "Diles pues: 'No tendréis paz'".
Regresar


Capítulo 17

1 Después me llevaron a un sitio cuyos habitantes son como el fuego ardiente, pero cuando desean aparecen como humanos.

2 Me llevaron a la casa de la tempestad, sobre una montaña cuya cima tocaba el cielo,

3 y vi las mansiones de las luminarias y los tesoros de las estrellas y del trueno, en los extremos del abismo donde están el arco de fuego, sus flechas y carcaj, la espada de fuego y todos los relámpagos.

4 Luego me llevaron hasta las aguas de vida y hasta el fuego del occidente, el que recogió todas las puestas de sol.

5 Llegué hasta un río de fuego cuyas llamas corren como agua y desemboca en el gran mar que esta al lado del poniente;

6 vi grandes ríos y llegué a una gran oscuridad y hasta donde ningún ser carnal camina;

7 vi las montañas de las tinieblas de invierno y el sitio hacia donde fluyen todas las aguas del abismo;

8 y vi la desembocadura de todos los ríos de la tierra y la desembocadura del abismo.
Regresar


Capítulo 18

1 Vi los tesoros de los vientos y vi que con ellos Él ha adornado toda la creación y los cimientos de la tierra;

2 y vi también la piedra angular de la tierra y los cuatro vientos que sostienen la tierra y el firmamento;

3 vi como los vientos extienden el velo del cielo en lo alto y cómo tienen su puesto entre el cielo y la tierra: son las columnas del cielo;

4 vi los vientos que hacen girar y que conducen por las órbitas del sol y de los astros en sus estancias;

5 vi los vientos que sostienen las nubes sobre la tierra; vi los caminos de los ángeles; vi en los confines de la tierra el firmamento en lo alto.

6 Después fui al sur y vi un sitio que ardía día y noche, en donde se encontraban siete montañas de piedras preciosas, tres del lado oriental y tres del lado del mediodía.

7 Así, entre las que estaban en el oriente, una era de piedra multicolor, una de perlas, y la otra de piedras medicinales; y las que estaban en el sur eran de piedra roja.

8 La del medio se elevaba hasta el cielo como el trono del Señor y la parte alta del trono era de zafiro.

9 Yo vi un fuego ardiente, y más allá de esas montañas 

10 está una región donde termina la gran tierra, y ahí culminan los cielos.

11 Luego me fue mostrado un profundo abismo entre columnas de fuego celeste, y vi en él columnas de fuego que descendían al fondo y cuya altura y profundidad eran inconmensurables;

12 y más allá de este abismo vi un sitio sobre el cual no se extendía el firmamento, bajo el cual no había tampoco cimientos de la tierra; sobre el que no había ni agua ni pájaros, sino que era un lugar desierto y terrible.

13 Allí vi siete estrellas parecidas a grandes montañas, que ardían, y cuando pregunté sobre esto,

14 El ángel me dijo: "Este sitio es el final del cielo y de la tierra; ha llegado a ser la prisión de las estrellas y de los poderes del cielo.

15 "Las estrellas que ruedan sobre el fuego son las que han transgredido el mandamiento del Señor, desde el comienzo de su ascenso, porque no han llegado a su debido tiempo;

16 y Él se irritó contra ellas y las ha encadenado hasta el tiempo de la consumación de su culpa para siempre, en el año del misterio".
Regresar


Capítulo 19

1 Después Sariel me dijo: " Aquí estarán los Vigilantes que se han conectado por su propia cuenta con mujeres. Sus espíritus asumiendo muy diversas apariencias se han corrompido y han descarriado a los humanos para que sacrifiquen a demonios y dioses, hasta el día del gran juicio, en que serán juzgados y encontrarán su final.

2 "En cuanto a sus mujeres, las que fueron seducidas por los Vigilantes, se volverán sosegadas".

3 Yo Enoc, solo, he visto la visión, el final de todas las cosas y ningún humano ha visto lo que yo he visto.
Regresar


Capítulo 20

1 He aquí los nombres de los santos ángeles que vigilan:
(Ap 8:2)

2 Uriel, uno de los santos ángeles, llamado el del trueno y el temblor;

3 Rafael, otro de los santos ángeles, el de los espíritus de los humanos;
(Tb 12:15)

4 Ra'u'el, otro de los santos ángeles, que se venga del mundo de las luminarias;

5 Miguel, otro de los santos ángeles, encargados de la mejor parte del la humanidad y del pueblo;
(Dn 10:13,21, 12:1; Judas 9; Ap 12:7)

6 Sariel, otro de los santos ángeles, encargado de los espíritus de los hijos de los hombres que pecan en espíritu;

7 Gabriel; otro de los santos ángeles, encargado del paraíso, las serpientes y los querubines;
(Dn 8:16, 9:21; Lc:1:19,26) (Gn 3:24; Ex 25:18-22; Ez 10:4-5)

8 Remeiel, otros de los santos ángeles, al que Dios ha encargado de los resucitados.
(Mt 28:2,5; Mc 16:5)
Regresar


Capítulo 21

1 Después volví hasta donde todo era caótico;
2 y allá vi algo horrible: no vi ni cielo en lo alto ni tierra firme fundamentada, sino un sitio informe y terrible.
3 Vi allí cuatro estrellas del cielo encadenadas que parecían grandes montañas ardiendo como fuego.
4 Entonces pregunté: "¿Por qué pecado están encadenadas y por qué motivo han sido arrojadas acá?".
5 Uriel el Vigilante y el Santo que estaba conmigo y me guiaba, me dijo: "Enoc ¿por qué preguntas y te inquietas por la verdad?
6 Esta cantidad de estrellas de los cielos son las que han transgredido el mandamiento del Señor y han sido encadenadas aquí hasta que pasen diez mil años, el tiempo impuesto según sus pecados.

7 Desde allí pasé a otro lugar más terrible que el anterior y vi algo horrible: había allá un gran fuego ardiendo y flameando y el lugar tenía grietas hasta el abismo, llenas de columnas descendentes de fuego, pero no pude ver ni sus dimensiones ni su magnitud ni haría conjeturas.

8 Entonces dije: "¡Qué espantoso y terrible es mirar este lugar!".
9 Contestándome, Uriel el Vigilante y el Santo, que estaba conmigo me dijo: "Enoc ¿por qué estás tan atemorizado y espantado?". Le respondí: "Es por este lugar terrible y por el espectáculo del sufrimiento".

10 Y él me dijo: "Este sitio es la prisión de los ángeles y aquí estarán prisioneros por siempre".

FRAGMENTO DEL
GENESIS BIBLICO

CAPITULO VI – 6. Las costumbres perdidas de los hombres ocasionan el diluvio. Construcción del arca.
Habiendo pues comenzado los hombres multiplicarse sobre la tierra y procreando hijas. 2. Viendo los hijos de Dios la hermosura de las hijas de los hombres, tomaron de entre todas ellas por mujeres las que más le agradaron. 3. Dijo entonces Dios: No permanecerá mi espíritu en el hombre para siempre, porque es muy carnal: y sus días serán ciento y veinte años. 4. Es de notar que en aquel tiempo había gigantes sobre la tierra: porque después que los hijos de Dios se juntaron con las hijas de los hombres, y ellas concibieron, salieron a luz estos valientes del tiempo antiguo jayanes de nombradía.-

jueves, 23 de junio de 2011

domingo, 19 de junio de 2011

APOCALIPSIS


El Apocalypsis supuestamente relatado o escrito por el apóstol “San Juan” (hermano de Santiago e hijo de Salomé, ésta prima de María, la madre de Jesús) durante su destierro en la isla de Patmos, en Grecia, fue agregado al cuerpo de la Biblia junto a los cuatro evangelios (uno de ellos también asignado al mismo “San Juan”, aunque en realidad sería de María Magdalena, esposa de Jesús). Son los únicos “autenticados” en los inicios de la institución católica romana fundada por el emperador Constantino, la que consideró al resto de los escritos “antiguos” como “apócrifos”.

Ya se sabe que la palabra apocalypsis es de origen griego y significa REVELACION.

Una de las grandes REVELACIONES que ya corresponden a nuestra época es o será que el Apocalypsis de “San Juan” es totalmente FALSO. Es otra de las grandes MENTIRAS escritas de los antiguos y primeros profesionales de las religiones.

Lo único auténtico son las REVELACIONES de Enoch, descendiente de Adán y Eva y su tercer hijo Seth, padre de Matusalén, bisabuelo de Noé, escribiente de Dios, y cuyos escritos fueron también considerados “apócrifos” por los mentirosos y falsos profesionales de las religiones, entre otros de la institución católica romana fundada por el emperador Constantino.


domingo, 5 de junio de 2011

MENTIRAS



I - Como habitante y un animal-humano más de este planeta, manifiesto, proclamo, reclamo y exijo mi derecho a la Información Social Pura (ya desarrollado antes en este blog http://editornoroestino.blogspot.com/2010/07/informacion-social-pura-i.html).

II - Rechazo total y enfáticamente la continuidad de los falsos dogmas religiosos (otra nota de este blog relacionada: http://editornoroestino.blogspot.com/2009/01/filosofias-de-vida-versus-religiones.html).

III - Reclamo la eliminación total de la práctica del Mito Especular Financiero, y la vuelta a una Economía Natural de Vida (http://editornoroestino.blogspot.com/2010/05/mito-especular_03.html   http://editornoroestino.blogspot.com/2009/03/crisis-financiera.html).

Punto II - FALSOS DOGMAS RELIGIOSOS (10ª parte)

Las mentiras

Falsas religiones

Filosofías de Vida

Embarazo de María

El Magnificat

Trono y reinado de los Herodes

La peor mentira es el ocultamiento de la verdad. O su tergiversación, o su transformación, o la repetición permanente de una mentira encubierta (como lo del ministro de propaganda de Hitler).
Es lo que han estado haciendo la institución católica romana y todas las otras religiones desde el surgimiento del falso cristianismo. E incluso el judaísmo desde los orígenes marcados por sus libros sagrados, que lo consagraban como el “pueblo elegido” por Dios.
En la misma biblia se destaca que supuestamente Dios les dijo que debían extenderse por todo el mundo y dominarlo. Pues ya lo hicieron. ¿Entonces para qué insisten en apoderarse “a muerte” de pequeños territorios como los cercanos a Israel generando guerras, muertes, destrucción y la autodestrucción del mismo pueblo judío, en una desobediencia manifiesta al mismo Dios?
Nada tan falso ni mentiroso como creerse los “elegidos” por alguien o para algo. Eso implica auto segregación y  además gravísima discriminación, no de todos contra los judíos, sino de los judíos contra los demás. Y hasta yo mismo me considero del mismo “tronco genealógico”, sea judío o árabe.
Todos somos animales humanos que tenemos ya marcado un estigma o señal. Lo mismo ocurre con los “cristianos y anticristianos”, los “musulmanes y antimusulmanes”, entre otros. ¿Y qué pasa con los animales humanos africanos, japoneses, chinos, coreanos, australianos y tantos de distintas razas?

Filosofías de vida
Merece el mayor de los respetos el budismo, que no es ni se considera religión, sino una extraordinaria FILOSOFIA DE VIDA, como la pregonada real y efectivamente por Juan El Bautista y su primo Jesús.
Todas las religiones son mentiras. Todo es invento de los profesionales de las religiones, auténticos mentirosos, explotadores y aprovechadores de las miserias de los animales humanos. Lo único verdadero son las FILOSOFIAS DE VIDA, NATURALES, que Moisés, Juan El Bautista, Jesús, Buda y tantos otros Avatares enseñaron y señalaron.
Los “escritos sagrados” de todas las religiones son libros de animales humanos que los redactaron en base a escritos antiguos que ellos eligieron, corrigieron y aumentaron o disminuyeron según sus conveniencias. Y ocultaron otros escritos antiguos porque no les convenía que el resto de los animales humanos conocieran.
PERO EL PERIODO DE LA REVELACION HA LLEGADO. ESO SIGNIFICA PRECISAMENTE LA PALABRA DE ORIGEN GRIEGO APOCALYPSIS.
Como lo ha señalado Enoch en sus escritos considerados apócrifos por los mentirosos profesionales de las religiones, los grandes líderes de barro que acumularon riquezas y poder con la explotación de los demás animales humanos, comenzarán a caer y degradarse. Reyes, monarcas, príncipes, jerarcas, presidentes de grandes corporaciones mostrarán las señales de la corrupción, de la rebelión de supuestos súbditos, de la degradación moral y ética, de la locura, de la muerte en vida o del trazo final de la guadaña de “la parca”…

La virginidad de María
Resulta increíble que se siga manteniendo la mentira de la virginidad de María y de todo lo relacionado con Jesús y su equiparación con Dios. De todo ello los profesionales de las religiones consiguen millones tras millones de pesos, dólares, euros y bienes incalculables que sólo sirven para mantener una casta corrupta que practica justamente todo lo contrario a las filosofías de vida del mismo Jesús, con lo que se constituyen precisamente en el ANTICRISTO y en la personificación directa de LA BESTIA.
SI, hay que decirlo con todas las letras: la institución católica romana es uno de los ANTICRISTO; y la figura del supuesto Papa o jerarca de la institución anticristiana, es la auténtica BESTIA pregonada por ellos mismos.

Las primas Isabel, Salomé y María
Múltiples relatos considerados apócrifos (falsamente y por conveniencia de ocultar la verdad) por los profesionales de las religiones destacan la relación familiar de Isabel, madre de Juan El Bautista, con su prima hermana Salomé, madre de los apóstoles Santiago y Juan, y con su otra prima hermana María, madre de Jesús.
Múltiples relatos destacan que la aún niña María, concebida por Ana cuando era anciana luego del anuncio de la arcángel Gabriela (al igual que ocurrió con su prima Isabel con Juan El Bautista), fue ofrecida en guarda al templo sacerdotal. Cuando iba a cumplir 15 años y sus padres ya habían fallecido años atrás, junto a otras jovencitas consideradas vírgenes fue ofrecida en matrimonio a distintos varones de la comunidad judía.
En esas circunstancias se presentó el carpintero José, quien fue “señalado casualmente” por una vara como el elegido para la jovencita María. Pero resulta que José era conocido como un VIUDO respetuoso de la religión y muy buena persona que tenía, según la versión copta, alrededor de 89 años. Se dice que habría fallecido a los 111 años con gran disminución de sus facultades mentales, que lo hacían proferir “blasfemias” e insultos, y con su hijo adoptivo Jesús, de unos 20 años, a su lado.
José ya tenía cuatro hijos varones conocidos como Judas, Justo o José, Jacobo y Simón, además de dos hijas mujeres de nombres Lisia y Lidia. Según los relatos árabes los nombres de los varones coinciden, aunque las mujeres se llamaban Asia y Lidia.
¿Por qué los profesionales de las religiones ocultaron siempre estos relatos? ¿Qué nefastas intenciones tuvieron, además de manifestar sus ansias por el corrupto poder político, económico, militar, psicológico y hasta “carnal” o sexual, declamados por ellos mismos como pecaminoso mientras cometían abusos, violaciones, vejámenes, torturas, homicidios y tantas otras atrocidades consideradas actualmente como CRIMENES DE LESA HUMANIDAD? ¿Por qué en toda la historia  de la institución anticristiana fundada por el emperador Constantino, nunca nadie los sometió a juicio y castigo por tantos y tan perversos crímenes cometidos en todo el mundo?

Embarazo de María
La virgen jovencita María quedó bajo la custodia “matrimonial” de José, aunque con el compromiso de no mantener relaciones sexuales (de todos modos José ya era un viudo anciano con seis hijos). Pero resulta que como el trabajo de carpintero de José lo obligaba a viajar por distintas zonas, por varios días, semanas y hasta meses, en una de sus vueltas se entera ¡oh sorpresa! que su jovencita y comprometida “consorte” ESTABA EMBARAZADA.

Allí comienzan las otras historias…
Una, que María había recibido la visita del arcángel Gabriel, quien le anunció el embarazo por obra y gracia del “espíritu santo”.
Otra, no aceptada, ni reconocida y mucho menos mencionada en texto alguno, que tuvo relaciones con uno de los hijos de José durante la ausencia de éste.
Y la tercera, que resulta incluso mencionada como la posibilidad más certera por algunos estudiosos de los escritos antiguos, es que pasó por la zona el joven Herodes Antípater, hijo legítimo de Herodes El Grande, quien se enamoró de María, tuvieron relaciones luego de una boda secreta y gestaron a Jesús.
Pero resulta que uno de los tres hijastros de Herodes El Grande se entera de la situación y convence a su padrastro, ya anciano y con debilidad mental, de que Antípater lo quería destronar para quedarse con todo el reino. El rey ordena la muerte de su propio hijo, quien escapa custodiado por hombres de supuesta confianza que lo traicionan y finalmente lo matan.
Así, el aún no nacido Jesús habría quedado huérfano de su padre, futuro rey, y sin acceso a su propio “reino de la Tierra”. Es conveniente recordar las reiteradas referencias de Jesús a los “reinos de la Tierra y del Cielo”, y de su persona durante su juicio y en su crucifixión como “rey de los judíos”.

Allí siguen las otras historias…
Una, que también José recibió la visita del arcángel Gabriel, quien le dijo que María había concebido por obra y gracia del “espíritu santo” y por lo tanto no debía condenarla ni repudiarla, como era costumbre, sino asumir la “paternidad encubierta”.
Otra, que como uno de sus propios hijos era responsable del embarazo, él debía asumir la carga como “padre putativo”.
Y la tercera, que como el auténtico padre fue asesinado para que no herede un trono terrenal, debía encubrirse de inmediato el embarazo de María para que no corra peligro la criatura, ya que por lazos de sangre seguía la línea sucesoria de la corona.

Allí continúan las otras historias, pero más reales…
El carpintero viudo José comenta de inmediato y con gran preocupación sobre el embarazo con el principal sacerdote encargado del templo de esa zona montañosa. Este era, precisamente, Zacarías, esposo de la anciana Isabel, ya embarazada de seis meses de Juan El Bautista, y prima de la jovencita María. Se resolvió que ésta fuera a vivir con su prima y con el sacerdote.
Esta parte no fue ocultada, ya que se considera como “evangelio autenticado” por la institución católica romana y por otras religiones. Es cuando ambas primas embarazadas se encuentran, Isabel siente que la criatura en su vientre se mueve inquieta, alaba a María, y cuando ésta “supuestamente” comienza a recitar lo que luego se conocería como el Magnificat:

MAGNIFICAT
[46]. María dijo entonces:

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
[47]. y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador,
[48]. porque se fijó en su humilde esclava,
y desde ahora todas las generaciones me dirán feliz.
[49]. El Poderoso ha hecho grandes cosas por mí:
¡Santo es su Nombre!
[50]. Muestra su misericordia siglo tras siglo
a todos aquellos que viven en su presencia.
[51]. Dio un golpe con todo su poder:
deshizo a los soberbios y sus planes.
[52]. Derribó a los poderosos de sus tronos
y exaltó a los humildes.
[53]. Colmó de bienes a los hambrientos,
y despidió a los ricos con las manos vacías.
[54]. Socorrió a Israel, su siervo,
se acordó de su misericordia,
[55]. como lo había prometido a nuestros padres,
a Abraham y a sus descendientes para siempre.

Pueden surgir muchas dudas sobre la veracidad de este recitado si se considera la adolescencia de María, pero existen otros detalles a favor. Uno, que desde niña estuvo bajo custodia en el templo religioso judío y adquirió cultura y lenguaje apropiado, además de conocerse muy bien con su anciana prima Isabel, esposa a su vez de un sacerdote. Dos, y quizás el más importante e impactante por la relación o nexo que surge de inmediato con su estado y situación “real”: después de alabar a Dios se refiere a los “poderosos derribados de sus tronos”, al poder con que “golpeó y deshizo a los soberbios y sus planes”, a la “exaltación de los humildes y bienes otorgados a los hambrientos”, y también que se “despidió a los ricos con las manos vacías”.
Tales referencias no son comunes para una quinceañera embarazada, si es que no existiera realmente un “conflicto íntimo y trascendente con el PODER, los RICOS, los SOBERBIOS, y fundamentalmente con los TRONOS o reinados…”.

El trono y reinado de los Herodes
Para escarbar mejor en la historia de la jovencita embarazada María y en todo lo que ocurrió resulta necesario comenzar a “ATAR CABOS SUELTOS”, como destaqué en una oportunidad. Y para ello es fundamental conocer detalles sobre el trono y reinado de los Herodes, hasta llegar a la famosa frase con intención de burla que impusieron a Jesús en su crucifixión: “REY DE LOS JUDIOS”.
A continuación transcribo un interesante “relato histórico” de Jorge Olguín, quien tiene muchos aportes en Internet. Lo ideal sería hacer abstracción inicial de su categórica afirmación de que un Herodes asesinado fue el padre de Jesús, pero no se puede… Lo importante es que resulta una buena cronología del reinado de los Herodes, e incluso coinciden fechas como la muerte de Herodes el Grande (responsable de la muerte de su hijo Antípater, del sacerdote Zacarías, y de la matanza de los “Santos Inocentes”) en el “año 4 antes de Cristo”, cuando Jesús ya tenía dos años o más y estaba “refugiado” en Egipto con su madre María, José, los hijos de éste, y supuestamente con Salomé, la otra prima de María y madre de los apóstoles Santiago y Juan. Esta diferencia de fechas la destaqué en la nota anterior “Juan El Bautista”.

El “relato histórico”
− Herodes Antípatros: Fue nombrado procurador de Judea en el año -47, convirtiéndose en amo de Palestina. Nombra a su hijo Herodes Antipas (luego el Grande) gobernador de la región de Galilea. Muere envenenado en el año -42. 
− Herodes Antipas (el Grande): Nacionalidad: Judea. Siglo I a.C. Era hijo de Herodes Antípatros y fue nombrado por Julio César procurador de Judea mientras el Senado le proclamaba rey. Durante su reinado reconstruyó el templo de Jerusalén y toleró el culto de los samaritanos. Fue el responsable de la matanza de los inocentes para eliminar de esa manera a Jesús.
Este Herodes Antipas, el Grande, seduce al senado romano. Antígono inicia una revuelta regional y Herodes se refugia en Roma. Antígono es nombrado Rey. Luego, Marco Antonio y Octaviano apoyan a Herodes el Grande y reconquista Palestina en el año -37. Toma en matrimonio a Marianne. En el año -27 Augusto César asume como nuevo emperador romano. En el año -19 Herodes el Grande reedifica el Templo de Jerusalén para granjearse las simpatías del pueblo, ya que su figura era muy impopular. En el año -4 muere Herodes el Grande y como había mandado a matar a su único hijo legítimo −Antípater, esposo de María y padre de Jesús−, su reino es dividido entre sus hijos ilegítimos: Herodes Antipas, tatrarca de Galilea y Perea; Arquelao, etnarca de Judea y Samaria; Filipo, tetrarca de Auranítida, Panea, Gaulanítida y otros distritos del Norte.
Este Herodes Antipas, el Grande, es el abuelo de Jesús y el padre de Herodes Antipas −tetrarca de Galilea y Perea y asesino de Juan el Bautista− y también el padre de Herodes Antípater (su único hijo legítimo), padre a su vez de Jesús. 
− Herodes Antípater: Único hijo legítimo de Herodes Antipas, el Grande, se casó en una boda muy secreta con María, y es el verdadero padre de Jesús. Este Herodes Antípater era hermanastro de quien ordenó decapitar a Juan el Bautista, es decir, Herodes Antipas, tetrarca de Galilea y Perea y tío político de Jesús y ante quien éste compareció.
− Herodes Antipas (?, 20 a.C.-Lyon, 39 d.C.): Tetrarca de Judea. Hijo de Herodes el Grande, a la muerte de su padre, Augusto le concedió el gobierno de Galilea y Perea. Herodes Antipas casó, de manera escandalosa, con Herodías, la esposa de su hermanastro Herodes Filipo, para lo que tuvo que repudiar a su anterior esposa, hija del poderoso Aretas IV, rey de los nabateos. Sólo la intervención del gobernador de Siria, Vitelio, le evitó una derrota completa a manos del nabateo. Herodes Antipas continuó la labor constructora de su padre e hizo alzar la fortaleza de Betramta y la ciudad de Tiberíades, a orillas del lago Genesaret. Por instigación de Herodías reclamó a Calígula, recién nombrado emperador, la corona de rey de los judíos, pero Calígula prefirió concedérsela a su amigo Agripa, al tiempo que ordenaba deportar a Herodes Antipas y su mujer a Lyon.
Era el tío político de Jesús, ante quién éste compareció, y que luego lo envió a Poncio Pilatos.
Fue el responsable de la decapitación de Juan el Bautista y de "llenarle la cabeza" a su padre, Herodes Antipas, el Grande, para que asesinara a su hermanastro mayor Herodes Antípater, padre de Jesús, con la excusa vil de que pretendía su reino y quería destronarlo.
Espero que este asunto haya quedado definitivamente aclarado. Un abrazo cordial.
Jorge Olguín.

En la próxima nota continuaré con la convivencia de María con su prima Isabel y el sacerdote Zacarías, el asesinato de éste en el templo, el nacimiento de Juan El Bautista, la fuga de María con José y los hijos de éste hacia Belén y luego a Egipto, entre otras…

viernes, 6 de mayo de 2011

ENOCH


“Soy Enoch. Un animal humano más en el in-fierno. Descendiente de Seth, tercer hijo de Adam y Eva. Padre de Matusalem. Bisabuelo de Noe. Escribiente de Dios…”
“El Sexto Sello comenzó a romper en 2007. Ocurrirán hechos hasta 2020. Seguirán las tinieblas. Terminará de romper en 2040. El Séptimo Sello nos libera…”

sábado, 30 de abril de 2011

PENA DE AMOR


Si tu alma no tiene consuelo y tu corazón está destrozado, no busques una salida aunque todo te haga daño.
Busca a TU AMOR en tu interior, lo acaricias un rato, le haces mimos, con ideas y sentimientos lo besas a destajo, lo abrigas con ambas manos con un abrazo apretado, lo dejas descansar, te duermes un rato, y al despertar permite que los rayos de la Luna o la luz del Sol te marquen caminos inesperados, que te arranquen nuevas sonrisas como las que siempre brillaron en tus labios.
No desfallezcas.
Carga tus propias fuerzas.
Tu corazón es sano.
TU VIDA PLENA TE ESPERA...
Bessssssssssssssssssssssssssssss de tu profe.

(Para mi ex alumna Ely M., que arrastra sin consuelo sus penas de amores).

lunes, 18 de abril de 2011

FLORES DE UNA DAMA


Alguien me regaló flores.
Una mujer de suma belleza,
de ojos perturbadores
y sonrisa cautivante...

Me tomó tan de sorpresa
que enrojecí de vergüenza,
no se si por machismo
o por falsa apariencia.
Eran pétalos tan rojos,
como teñidos de sangre.
Mis latidos aceleraron.
Mi corazón desbordaba
con ritmos tan alterados
que semejaban un infarto.
Al recibir las flores,
una de las puntas
me causó una herida
de la que brotó sangre.
Sus labios la sorbieron.
¡Se apoderó de mi alma!

Alguien me regaló flores.
Una mujer de suma belleza,
de ojos perturbadores
y sonrisa cautivante...
 


(Comentario a una entrada de Alejandrina, en su blog de la Unión Hispanoamericana de Escritores - UHE)