jueves, 6 de enero de 2011

ADAM Y EVA


II - FALSOS DOGMAS RELIGIOSOS (7ª parte)

I - Como habitante y un animal-humano más de este planeta, manifiesto, proclamo, reclamo y exijo mi derecho a la Información Social Pura (ya desarrollado antes en este blog http://editornoroestino.blogspot.com/2010/07/informacion-social-pura-i.html).

II - Rechazo total y enfáticamente la continuidad de los falsos dogmas religiosos (otra nota de este blog relacionada: http://editornoroestino.blogspot.com/2009/01/filosofias-de-vida-versus-religiones.html).

III - Reclamo la eliminación total de la práctica del Mito Especular Financiero, y la vuelta a una Economía Natural de Vida (http://editornoroestino.blogspot.com/2010/05/mito-especular_03.html http://editornoroestino.blogspot.com/2009/03/crisis-financiera.html).



7º parte

Adam y Eva

Pecado original

Caín, y Abel, y Seth, y…

Según relatos de los “escribas de Dios”, Adam (que significaría “de tierra” o “de la tierra”) y Eva (que significaría “vida”) eran nuestros padres originales. De ellos dos descenderíamos todos los “animales humanos”, tal como somos ahora, actuales habitantes de la “in sphaera” (en la esfera) terráquea o “in-fierno”.

Pero un momentito… Eso dicen los relatos del Antiguo Testamento, que comienzan con que Dios creó el cielo, la tierra, las plantas, los animales, y al sexto día a los animales como nosotros con la misión de reproducirnos, “enseñorearnos” de la esfera terráquea o in-fierno y dominar al resto de los seres y las cosas, para descansar Dios al séptimo día. Y no me estoy burlando de la Biblia, que para mí no tiene ningún contenido religioso y sí considero el más impactante e interesante de todos los relatos con “cierto sentido histórico”. Sí me burlo totalmente de supuestos “escritos sagrados”, ya que todos recibieron esa denominación de los “profesionales de las religiones” para alterar algunos significados y sacar beneficios de ellos.

Reiterando escritos anteriores, en lo personal coincido totalmente con lo planteado por el astrofísico británico Stephen Hawking que existen multiuniversos y ningún Dios los creó. Estos están en eterna recreación, con puntos intermedios de inversión o “agujeros negros” que originan las retrogeneraciones cósmicas eternas e infinitas. Ningún Dios pudo crear los multiuniversos, pues ¿cómo o quién creó a Dios?

Ahora bien, en los distintos multiuniversos y según las condiciones propias de cada uno de los planetas, se habrían generado formas de vida que a su vez evolucionaron y perfeccionaron, hasta alcanzar algunas de ellas ciertos desarrollos que trascendieron la relación “espacio tiempo”. Es decir, que podían manejarse en distintas “dimensiones” y quizás hasta con dominio de las “formas” físicas, químicas orgánicas y/o inorgánicas u otras. Estas formas de vida, a su vez, sí podrían haber buscado sistemas cósmicos, universos y planetas que ofrecían las mejores condiciones para recrear a su vez nuevas formas de vida, como sería el caso de la Tierra.

Investigadores descubrieron que en lo profundo de nuestros océanos se extendió en los últimos tiempos una especie marina con suave color azul violáceo que se reproduce, se desarrolla hasta alcanzar cierta adultez, y en vez de morir “VUELVE A HACERSE JOVEN”… ¿Encontraron la FUENTE DE LA JUVENTUD, o la vida eterna, o son seres superiores a nosotros, o así comenzaron a evolucionar algunas especies para trascender el espacio tiempo…?

Al considerar que el elemento fundamental, básico, esencial del planeta Tierra es el AGUA, denominada en las mismas escrituras como “FUENTE de VIDA”, y reivindicada por Juan El Bautista por sus poderes “mágicos” o “espirituosos” (ya volveremos a Juan y Jesús, entre otros), es aceptable suponer que resultaba el mejor lugar para el desarrollo de la Madre Naturaleza, con todas las características minerales, y especies vegetales y animales, incluidos nosotros…

Y ahora sí digo: resulta aceptable suponer que esas formas de vida que trascendieron la relación espacio tiempo, puedan haber influido “en algún otro espacio tiempo” en la creación y recreación de distintas formas de vida en el planeta Tierra, incluyendo algunas “a imagen y semejanza” de ellas mismas… “Y por fin dijo (Dios): Hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra; y domine a los peces del mar, y a las aves del cielo, y a las bestias, y a toda la tierra, y a todo reptil que se mueve sobre la tierra. Crió pues Dios al hombre a imagen suya; a imagen de Dios le crió; criólos varón y hembra. Y echoles Dios su bendición, y dijo: Creced y multiplicaos…”.

Pecado original

Es evidente que si las nuevas “creaturas” eran macho y hembra, y Dios dispuso que crezcan y se multipliquen, debían tener relaciones sexuales como todos los animales para poder procrear. A esta altura es imposible seguir con el “cuentito” de que el animal humano macho fue hecho de barro, y que el animal humano hembra surgió de una costilla de Adam que luego fue rellenada también de barro y transformada a su vez, nada más y nada menos, que en “ORIGINADORA O CREADORA DE NUEVAS VIDAS”.

¿Por qué y para qué inventaron los profesionales de las religiones el cuento del “pecado original”? Muy simple: para generar psicológicamente la sensación, el sentimiento o “el ánimo (alma) de CULPA”, y así poder manejar, aumentar o “perdonar” como “representantes de Dios en el in-fierno” a las “almas pecadoras”, incluyendo la versión de que Jesús murió o se dejó matar para “redimirnos del pecado original”. Y en definitiva nunca quedó bien en claro si ese “pecado” consistía exactamente en un simple “consumo” del “fruto prohibido”; en una inocente “desobediencia” a una orden de no comer; o en descubrir sus órganos sexuales y “adquirir el conocimiento” sobre el “uso y/o abuso” que les podían dar como macho y hembra para cumplir realmente el mandato “creced y multiplicaos”…

Por algo Adam y Eva sienten vergüenza de su desnudez cuando reaparece Dios, y no se tapan precisamente la boca para ocultar los restos de algún “fruto prohibido” que terminaban de comer, sino, en realidad, sus órganos sexuales… “Hizo también el Señor Dios a Adam y a su mujer unas túnicas de pieles, y los vistió. Y dijo: Ved ahí a Adam que se ha hecho como uno de nosotros, conocedor del bien y del mal; ahora pues echémosle de aquí no sea que alargue su mano, y tome también del fruto del árbol de conservar la vida, y coma de él, y viva para siempre”.

Si es así, resulta aceptable suponer también que los animales humanos somos descendientes directos o fuimos “mezclados” mediante relaciones sexuales (a través del “pecado de la carne” como dicen también los profesionales de las religiones), con formas de vida extraterrestres que tienen vida eterna o manejan la relación espacio tiempo, entre otras capacidades que evidentemente nos quitaron a la mayoría por algún motivo o de modo experimental. Es lo que yo considero como lo más aceptable, y descarto los “cuentos” religiosos o dogmas que los profesionales de las religiones imponen como VERDADES FE-hacientes…

“Habiendo pues comenzado los hombres a multiplicarse sobre la tierra y procreando hijas. Viendo los hijos de Dios la hermosura de las hijas de los hombres, tomaron de entre todas ellas por mujeres las que más le agradaron. Dijo entonces Dios: No permanecerá mi espíritu en el hombre para siempre, porque es muy carnal; y sus días serán ciento y veinte años. Es de notar que en aquel tiempo había gigantes sobre la tierra; porque después que los hijos de Dios se juntaron con las hijas de los hombres, y ellas concibieron, salieron a luz estos valientes del tiempo antiguo, jayanes de nombradía”.

¡Aquí estaría la clave de todo!!! Nosotros los animales humanos, que fuimos hechos a imagen y semejanza de SERES SUPERIORES CON VIDA ETERNA Y CONOCIMIENTO DE TODAS LAS COSAS, habríamos resultado ser más “carnales o materialistas”, más “mundanos”, más apegados a los “placeres terrenales” que esos seres superiores, y por lo tanto fuimos “DESPOJADOS” de la vida eterna y dejados al “LIBRE ALBEDRIO” por períodos limitados hasta que ELLOS regresaran en “otros tiempos”. Eso sí, nos dejaron “algo de conocimiento” sobre las cosas hasta que lleguen los tiempos de “LAS REVELACIONES” o APOCALYPSIS… Mientras tanto, los profesionales de las religiones se aprovecharon de algunos conocimientos, los adaptaron, seleccionaron, modificaron, y hasta falsearon para convencer y dominar mentes y voluntades del resto de los animales humanos, sobre que ellos pueden conducirnos a un “ESTADO DE ESPIRITUALIDAD” que nos aproxime a Dios o los seres superiores, y nos lleve a la vida eterna. En definitiva, resultaron ser los más carnales, materialistas, mundanos y apegados a los placeres terrenales…

Caín, y Abel, y Seth, y…

“Adam empero conoció a Eva su mujer, la cual concibió y parió a Caín, diciendo: he adquirido un hombre por merced de Dios. Y parió después al hermano de este, Abel”. ¿Es casual o intencional que los escribas de Dios pusieran repetidas veces la palabra “conoció” cuando se refieren a tener relaciones sexuales, justamente luego de “comer del árbol del conocimiento, del bien y del mal, y tener vergüenza de la desnudez de sus sexos”?

Caín era agricultor, y Abel pastor, y en sus ofrendas el último quedó mejor y fue preferido por Dios, lo que generó celos en Caín, quien mató a su hermano y terminó prófugo “en el país que está al oriente del Eden”. “Y conoció Caín a su mujer, la cual concibió, y parió a Henoch; y edificó una ciudad que llamó Henoch, del nombre de su hijo”. ¿No eran Adam y Eva los primeros animales humanos? ¿De dónde salió la mujer de Caín, y para qué otros habitantes edificó una ciudad con el nombre de su hijo? De cualquier modo, parte de la esfera terráquea o in-fierno comenzó a poblarse con descendientes de Caín, considerada la “rama maligna” de la animal humanidad.

Según los escribas de Dios, “Adam todavía conoció de nuevo a su mujer, la cual parió un hijo, a quien puso por nombre Seth, diciendo: Dios me ha sustituido otro hijo en lugar de Abel, a quien mató Caín. También a Seth le nació un hijo que llamó Enós; éste comenzó a invocar el nombre del Señor”. Con esto dan a entender que con Seth, el tercer hijo de Adam y Eva, se inicia la “rama benigna” de la animal humanidad. Ya no es necesario destacar la sorprendente “aparición” de mujeres para los hijos de los hijos de nuestros “padres originales”. Y queda más: “Los días de Adam después que engendró a Seth fueron ochocientos años; y engendró hijos e hijas. Y así todo el tiempo que vivió Adam fue de novecientos y treinta años, y murió”…

En cuanto a Seth, también engendró varios hijos e hijas durante sus novecientos doce años antes de morir. En su descendencia, los escribas de Dios también mencionan a un Henoch (como el primer hijo de Caín), quien a su vez engendró a Mathusalem, considerado el de mayor vida con sus novecientos sesenta y nueve años (969 años). Uno de los hijos de Mathusalem fue Lamech, padre a su vez de Noé, quien con su familia construyó la famosa Arca que lleva su nombre y los salvó junto a otras especies de animales del “diluvio universal”. Después de Noé viene la mención a la vida más corta del animal humano: “Dijo entonces Dios: No permanecerá mi espíritu en el hombre para siempre, porque es muy carnal; y sus días serán ciento y veinte años”.

Para finalizar esta parte, cabe destacar una referencia de los escribas de Dios sobre Henoch, descendiente de Seth y padre de Mathusalem: “Y todos los días de Henoch fueron trescientos y sesenta y cinco años. Y siguió caminando en pos de Dios, y desaparecióse, porque Dios le trasladó”… Un comentario al margen sobre esa parte destaca: “Puede también traducirse: Y desaparecióse porque lo trasladó Dios al paraíso, no murió. La mayor parte de los Padres (católicos), y aún de los mismos Rabinos, creen que vive todavía Henoch, y que vendrá al fin al mundo a predicar y convertir a los Gentiles, como Elías para hacerlo con los Judíos”…

Dejo para una libre interpretación…



Próxima 8ª parte: Vírgenes y santos. Virgen María. El arcángel Gabriel, o Gabriela, anunció en realidad el nacimiento de Juan El Bautista y no de Jesús. El carpintero José, ¿esposo de María, o abuelo de Jesús?