lunes, 7 de marzo de 2011

JUAN EL BAUTISTA


I - Como habitante y un animal-humano más de este planeta, manifiesto, proclamo, reclamo y exijo mi derecho a la Información Social Pura (ya desarrollado antes en este blog http://editornoroestino.blogspot.com/2010/07/informacion-social-pura-i.html).
II - Rechazo total y enfáticamente la continuidad de los falsos dogmas religiosos (otra nota de este blog relacionada: http://editornoroestino.blogspot.com/2009/01/filosofias-de-vida-versus-religiones.html).
III - Reclamo la eliminación total de la práctica del Mito Especular Financiero, y la vuelta a una Economía Natural de Vida (http://editornoroestino.blogspot.com/2010/05/mito-especular_03.html  http://editornoroestino.blogspot.com/2009/03/crisis-financiera.html).


Punto II - FALSOS DOGMAS RELIGIOSOS (9ª parte)

Don Especial de Juan

Fuego y Agua purificantes

Espíritu Santo, poder, magia, hechicería

Decapitación de Juan. Cabeza de la profecía

Los dos solsticios

Los “guardianes violadores” del in-fierno



Para hablar de Juan El Bautista, a quien considero el auténtico receptor y portador del DON ESPECIAL que luego se transmite a Jesús, es necesario ubicarnos en el tiempo y espacio de la época, y considerar los lazos familiares de los protagonistas en función de los datos históricos más aproximados.
A ese DON ESPECIAL algunos lo llaman también ESPIRITU SANTO, PODER, MILAGRO, MAGIA, o HECHICERIA (como le dijeron a Jesús cuando era juzgado), por lo que volveremos en otras notas sobre estos extraordinarios temas. También es importante incluir los festejos como “las hogueras de la noche de San Juan” entre el 23 y 24 de junio de cada año, fecha de su supuesto nacimiento (el único caso, porque de todos los “santos” se festeja la fecha de la muerte).
La costumbre de las hogueras se remonta a muchísimos años antes de nacer Juan, en diversos lugares y por cuestiones relacionadas con los cultivos y la Naturaleza. Pero se dice que su padre el sacerdote Zacarías, como no podía hablar (“castigo” del arcángel Gabriel o Gabriela por no confiar en el embarazo de su casi anciana esposa Isabel) encendió fogatas en una zona montañosa para informar a sus conocidos sobre el “alumbramiento” de su hijo. Más adelante veremos que esto habría ocurrido en una cueva donde tuvieron que esconderse del entonces rey Herodes Antipas “El Grande”, quien luego ordena asesinar dentro del templo religioso a Zacarías porque éste se negaba a revelar el lugar donde habían ocultado a Juan, y el destino de la jovencita embarazada María. Esta había estado conviviendo con ellos casi tres meses mientras gestaba a Jesús, para luego “escapar” a Belén acompañada y protegida por el carpintero viudo José y los hijos de éste.
Este Herodes Antipas “El Grande” ya había hecho matar a su propio hijo legítimo y sucesor natural al trono Herodes Antípater (presunto padre de Jesús) por instigación de uno de sus hijastros, Herodes Antipas o Arquelao, el que años después encarceló e hizo cortar la cabeza al mismo Juan por pedido de su seductora hijastra Salomé.
También veremos la supuesta “influencia” de la “decapitación” de Juan y la entrega del cuerpo a los discípulos de Jesús, como si fuera a realizarse un ritual. Hay una referencia directa en una parte de la “Epístola secreta a Santiago”, considerado como otro relato “apócrifo” por los profesionales de las religiones de la institución católica romana:

11. Y yo le pregunté entonces: "¿Señor cómo seremos capaces de profetizar sobre quienes nos piden que profeticemos sobre ellos? Pues muchos nos lo piden y se vuelven hacia nosotros para escuchar oráculos de nuestra boca".                                        
12. El Señor respondió: "¿Acaso no sabéis o que, con la cabeza de Juan, fue también tajada la r cabeza de la profecía?".
Mas yo le dije: "¿Cómo es posible, Señor, cortar la cabeza a la profecía?".
El Señor respondió: "Cuando llegues a saber lo que quiere decir cabeza, y que la profecía procede de la cabeza, entonces comprenderás el sentido de o la expresión se le cortó la cabeza. He empezado 0 por hablaros en profecía y no habéis comprendido; ahora os hablo en claro y seguís sin entenderme. Como si fuerais vosotros quienes os sirvierais de mí a manera de parábola en las parábolas y como alguien que es claro en lo que es claro".

Los poderes de Juan
Se considera que “todos los llamados JUAN” tienen “ciertos DONES o poderes benéficos, protectores y curativos”, aunque en su mayoría ellos no lo sepan ni lleguen a descubrirlos o desarrollarlos. Para muchas culturas y en distintos lugares del mundo, en la fecha de Juan adquieren muchísima importancia tanto el fuego como el agua, ambos con características purificantes y milagrosas; las higueras y sus “misteriosas e invisibles” flores que poco duran; los verdaderos amores; la curación de enfermedades y agobios, entre otras cuestiones extrañas, asombrosas y “mágicas”, como la aparición de duendes, gnomos y hasta del mismo diablo pero despojado de su supuesta malignidad, como un personaje con un gran sombrero y vestido todo de negro.
Aunque sean coincidentes, todos los relatos, leyendas, rituales y creencias paganas o religiosas de la fecha se remontan a miles de años antes de nacer Juan, y en distintas culturas y zonas geográficas.
Coincide también con uno de los dos solsticios de acercamiento o alejamiento del Sol en ambos hemisferios, alrededor de los días 21 de junio y de diciembre (de allí “calculan” el nacimiento de Juan en junio y de Jesús en diciembre, seis meses después). Se dice además que en esas fechas se abren “las puertas” de ciertas “dimensiones” (o las relaciones de espacio – tiempo que menciono en otras notas): para los “seres” de la esfera terráquea o in-fierno en junio, y para los “seres” del espacio infinito en diciembre (coincide con los ciclos de las alineaciones planetarias y del universo cósmico…). El mismo emperador Constantino era adorador del Sol y sus ciclos, por lo que mezclan la cabeza de Jesús con el símbolo del astro de fondo…

Nacimientos aC “antes de Cristo”
Se destaca en algunos escritos que Juan habría nacido alrededor del “AÑO 7 ó 6aC (antes de Cristo)” y que la diferencia con el nacimiento de Jesús sería de unos seis (6) MESES antes. Por lo tanto Jesús “habría nacido unos seis años antes del AÑO UNO”, considerado a su vez “fecha de su nacimiento”, toda una incongruencia. Esta mención la hago para que no haya confusión en la lectura de los datos siguientes, ya que la diferencia se debe a las alteraciones que se hicieron del calendario, incluyendo la fecha del 25 de diciembre que tampoco sería día del nacimiento de Jesús.

Los padres de Juan
Sobre los padres de Juan, la siguiente es una buena referencia:

“Zacarías, el padre de Juan el Bautista, era un sacerdote de la estirpe de Abías, la octava de las veinticuatro clases en que fueron divididos los sacerdotes (I Cro., 24, 7-19); Isabel, la madre del Precursor, era "descendiente de Aarón" según San Lucas (1, 5); el mismo evangelista, unos versículos después (1, 36) la llama "prima" (syggenis) de María. Estas dos afirmaciones parecen contradictorias, pues, se preguntará, ¿cómo podía ser una prima de la Santísima Virgen "descendiente de Aarón"? El problema se podría resolver adoptando la lectura que se da en una antigua versión persa, donde encontramos "hermana de la madre" (metradelphe) en vez de "prima". Una explicación en cierto modo análoga, probablemente tomada de algún escrito apócrifo, y tal vez correcta, se da por San Hipólito (en Nicefor., II, iii). Según ella, Mathan tuvo tres hijas, María, Soba, y Ana. María, la mayor, se casó con un hombre de Belén y fue la madre de Salomé; Soba se casó también en Belén, pero con "un hijo de Leví", de quien tuvo a Isabel; Ana desposó a un galileo (Joaquín) y dio a luz a María, la Madre de Dios. Así Salomé, Isabel, y la Santísima Virgen fueron primas hermanas, e Isabel, "descendiente de Aarón" por línea paterna, era, por su madre, prima de María. El hogar de Zacarías se designa sólo de una manera vaga por San Lucas: era "una ciudad de Judá", en "la región montañosa" (1, 39). Reland, que aboga por la injustificada suposición de que Judá pueda ser un error de ortografía del nombre, propuso leer en vez de él, Yuttá ( Josué, 15, 55; 21, 16), una ciudad sacerdotal al sur de Hebrón. Pero los sacerdotes no siempre vivían en ciudades sacerdotales (el hogar de Matatías estaba en Modin, el de Simón Macabeo en Gaza). Una tradición que puede remontarse a la época anterior a las Cruzadas, señala a la pequeña ciudad de Ain-Karim, a cinco millas al suroeste de Jerusalén”.

Las primas bendecidas
De esta forma María, madre de Jesús, habría sido prima de Isabel, madre de Juan El Bautista, y también prima de Salomé, madre de los apóstoles Santiago y Juan, este último “supuesto redactor” del cuarto evangelio “autenticado” por la institución católica romana, y también del Apocalypsis. Por otra parte, las primas Isabel y Salomé eran mucho mayor que María, ya que según otros relatos o “evangelios apócrifos” los padres de ésta, Ana y Joaquín, la procrearon siendo muy adultos “luego de una visita del arcángel Gabriel/a”.
Observamos que Gabriel/a estaba muy “activa” en esa época… Y aclaro que a partir de ahora comenzaré a denominar/la de esa forma al arcángel, pues considero que son seres superiores de vida eterna con definición de géneros masculino y femenino; y más aún con Gabriel/a, quien casualmente o causalmente estuvo presente en todos los anuncios de embarazos y gestaciones de nuevas vidas “especiales”.
Y para afirmar esto vuelvo al Génesis comentado en entradas anteriores, desde Adam y Eva hasta Noé y su Arca del Diluvio. En ese período de miles de años Caín, quien había matado a su hermano Abel, comienza a tener hijos con “una mujer nacida del hombre”. Luego Seth, el tercer hijo de Adam y Eva, también comienza a tener descendencia con otra “mujer nacida del hombre” hasta llegar a Enoch (también Matusalhem, el de 969 años), y finalmente Noé, el último de larga vida. Es lo que dice la Biblia…
Pero ocurre que en otros relatos “apócrifos” para la institución católica romana como los del mismo Enoch, quien no habría muerto físicamente pues Dios le dio VIDA ETERNA para llevarlo consigo, sea su “ESCRIBA” (relator escribiente) y VUELVA A LA ESFERA TERRAQUEA O IN-FIERNO junto a Elías, Jesús y otros “Cristos o Avatares”, hay “cuentos” que “cuentan” muchas cosas “ocultadas”.
Desde Adam y Eva, Dios puso en el cielo a un ejército de “guardianes” de la esfera terráquea o in-fierno, quienes veían cómo el animal humano se multiplicaba, y comenzaron a “desear sexualmente” a las más bellas “mujeres nacidas del hombre”. Un grupo de 200 “guardianes” con un “Angel en Jefe” y otros 10 “subjefes” (se menciona hasta el nombre de cada uno de éstos), descendieron en la cima de un monte y se confabularon mediante un “pacto” para elegir a las más bellas de las “mujeres nacidas del hombre”, y copular o tener sexo con ellas.
De la relación sexual de los “hijos de Dios” con las “mujeres nacidas del hombre” comenzaron a nacer GIGANTES mencionados por la misma Biblia:

“Habiendo pues comenzado los hombres a multiplicarse sobre la tierra y procreando hijas. Viendo los hijos de Dios la hermosura de las hijas de los hombres, tomaron de entre todas ellas por mujeres las que más le agradaron. Dijo entonces Dios: No permanecerá mi espíritu en el hombre para siempre, porque es muy carnal; y sus días serán ciento y veinte años. Es de notar que en aquel tiempo había gigantes sobre la tierra; porque después que los hijos de Dios se juntaron con las hijas de los hombres, y ellas concibieron, salieron a luz estos valientes del tiempo antiguo, jayanes de nombradía”.

Pues bien, según los relatos, estos gigantes “hijos de los hijos de Dios y de las mujeres hijas del hombre” eran en realidad MONSTRUOS de gran tamaño que necesitaban alimentarse permanentemente, y comenzaron a atacar al mismo animal humano.
Ante el gran clamor del sufriente y acosado animal humano, Dios ordenó a su ejército personal comandado por “Arcángeles en Jefes” la detención de todos los “guardianes” que sometieron sexualmente a las “hijas de los hombres”, en especial del “Angel en Jefe” y de los 10 “subjefes”; y su “encierro eterno” en cavernas de la misma esfera terráquea o in-fierno… Además le encomendó la tarea del Arca a Noé, descendiente de Adam y Eva a través de Seth y último animal humano de larga vida, e inició el Gran Diluvio. Desde entonces es que “Dios retira su Espíritu” del animal humano por ser “muy carnal” y le otorga sólo unos 120 años de vida.
Si analizamos con cuidado estos relatos llegamos a interesantes conclusiones. En primer lugar, EL ANIMAL HUMANO NO ES CULPABLE DE NINGUN “PECADO ORIGINAL”, como pretende maliciosamente inculcar la institución católica romana para instalar el sentimiento de CULPA e influir y dominar mentes y voluntades, agregando mentiras tras mentiras y cometiendo innumerables Crímenes de Lesa Humanidad.
Por otro lado, y esto es lo más destacado, se advierte que el ejército de “guardianes violadores” de la esfera terráquea o in-fierno, más sus ángeles en jefe, más el mismo Dios y su guardia personal, REPRESENTAN EXACTAMENTE Y DIRECTAMENTE A “SERES EXTRATERRESTRES”… (en fecha próxima, los principales líderes de la esfera terráquea o in-fierno darían a conocer datos sobre seres extraterrestres).

Evangelio según San Lucas: Capítulo I
Como destaqué en la Parte 8º anterior, transcribo textual el Capítulo I del evangelio de “San Lucas” (no está identificado el verdadero autor pero se lo atribuyeron al médico Lucas, discípulo de Pablo, ninguno de los cuales fue discípulo ni conocieron a Jesús):

UN ÁNGEL ANUNCIA EL NACIMIENTO DE JUAN BAUTISTA

[5]. Siendo Herodes rey de Judea, vivía allí un sacerdote llamado Zacarías. Pertenecía al grupo sacerdotal de Abías, y su esposa, llamada Isabel, era también descendiente de una familia de sacerdotes. [6]. Ambos eran personas muy cumplidoras a los ojos de Dios y se esmeraban en practicar todos los mandamientos y leyes del Señor. [7]. No tenían hijos, pues Isabel no podía tener familia, y los dos eran ya de edad avanzada.
[8]. Mientras Zacarías y los otros sacerdotes de su grupo estaban oficiando ante el Señor, [9]. le tocó a él en suerte, según las costumbres de los sacerdotes, entrar en el Santuario del Señor para ofrecer el incienso. [10]. Cuando llegó la hora del incienso, toda la gente estaba orando afuera, en los patios. [11]. En esto se le apareció un ángel del Señor, de pie, al lado derecho del altar del incienso. [12]. Zacarías se turbó al verlo y el temor se apoderó de él.
[13]. Pero el ángel le dijo: "No temas, Zacarías, porque tu oración ha sido escuchada. Tu esposa Isabel te dará un hijo y le pondrás por nombre Juan. [14]. Será para ti un gozo muy grande, y muchos más se alegrarán con su nacimiento, [15]. porque este hijo tuyo será un gran servidor del Señor. No beberá vino ni licor, y estará lleno del Espíritu Santo ya desde el seno de su madre. [16]. Por medio de él muchos hijos de Israel volverán al Señor, su Dios. [17]. El mismo abrirá el camino al Señor con el espíritu y el poder del profeta Elías, reconciliará a padres e hijos y llevará a los rebeldes a la sabiduría de los buenos. De este modo preparará al Señor un pueblo bien dispuesto."
[18]. Zacarías dijo al ángel: "¿Quién me lo puede asegurar? Yo ya soy viejo y mi esposa también." [19]. El ángel contestó: "Yo soy Gabriel, el que tiene entrada al consejo de Dios, y he sido enviado para hablar contigo y comunicarte esta buena noticia. [20]. Mis palabras se cumplirán a su debido tiempo, pero tú, por no haber creído, te vas a quedar mudo y no podrás hablar hasta el día en que todo esto ocurra."
[21]. El pueblo estaba esperando a Zacarías, y se extrañaban de que se demorase tanto en el Santuario. [22]. Cuando finalmente salió, no podía hablarles, y comprendieron que había tenido alguna visión en el Santuario. Intentaba comunicarse por señas, pues permanecía mudo.
[23]. Al terminar el tiempo de su servicio, Zacarías regresó a su casa, [24]. y poco después su esposa Isabel quedó embarazada. Durante cinco meses permaneció retirada, pensando: [25]."¡Qué no ha hecho por mí el Señor! Es ahora cuando quiso liberarme de mi vergüenza."

LA ANUNCIACIÓN (Mt 1,18)

[26]. Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, [27]. a una joven virgen que estaba comprometida en matrimonio con un hombre llamado José, de la familia de David. La virgen se llamaba María.
[28]. Llegó el ángel hasta ella y le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo." [29]. María quedó muy conmovida al oír estas palabras, y se preguntaba qué significaría tal saludo.
[30]. Pero el ángel le dijo: "No temas, María, porque has encontrado el favor de Dios. [31]. Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús. [32]. Será grande y justamente será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de su antepasado David; [33]. gobernará por siempre al pueblo de Jacob y su reinado no terminará jamás."
[34]. María entonces dijo al ángel: "¿Cómo puede ser eso, si yo soy virgen?" [35]. Contestó el ángel: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el niño santo que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios. [36]. También tu parienta Isabel está esperando un hijo en su vejez, y aunque no podía tener familia, se encuentra ya en el sexto mes del embarazo. [37]. Para Dios, nada es imposible."
[38]. Dijo María: "Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí tal como has dicho." Después la dejó el ángel.

MARÍA VISITA A SU PRIMA ISABEL

[39]. Por entonces María tomó su decisión y se fue, sin más demora, a una ciudad ubicada en los cerros de Judá. [40]. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. [41]. Al oír Isabel su saludo, el niño dio saltos en su vientre. Isabel se llenó del Espíritu Santo [42]. y exclamó en alta voz: "¡Bendita tú eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! [43]. "Cómo he merecido yo que venga a mí la madre de mi Señor? [44]. Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de alegría en mis entrañas. [45]. ¡Dichosa tú por haber creído que se cumplirían las promesas del Señor!"
[46]. María dijo entonces: (MAGNIFICAT)

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
[47]. y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador,
[48]. porque se fijó en su humilde esclava,
y desde ahora todas las generaciones me dirán feliz.
[49]. El Poderoso ha hecho grandes cosas por mí:
¡Santo es su Nombre!
[50]. Muestra su misericordia siglo tras siglo
a todos aquellos que viven en su presencia.
[51]. Dio un golpe con todo su poder:
deshizo a los soberbios y sus planes.
[52]. Derribó a los poderosos de sus tronos
y exaltó a los humildes.
[53]. Colmó de bienes a los hambrientos,
y despidió a los ricos con las manos vacías.
[54]. Socorrió a Israel, su siervo,
se acordó de su misericordia,
[55]. como lo había prometido a nuestros padres,
a Abraham y a sus descendientes para siempre.

[56]. María se quedó unos tres meses con Isabel, y después volvió a su casa.

PRIMEROS PASOS DE JUAN BAUTISTA

[57]. Cuando le llegó a Isabel su día, dio a luz un hijo, [58]. y sus vecinos y parientes se alegraron con ella al enterarse de la misericordia tan grande que el Señor le había mostrado.
[59]. Al octavo día vinieron para cumplir con el niño el rito de la circuncisión, [60]. y querían ponerle por nombre Zacarías, por llamarse así su padre. Pero la madre dijo: "No, se llamará Juan." [61]. Los otros dijeron: "Pero si no hay nadie en tu familia que se llame así." [62]. Preguntaron por señas al padre cómo quería que lo llamasen. [63] .Zacarías pidió una tablilla y escribió: "Su nombre es Juan", por lo que todos se quedaron extrañados. [64]. En ese mismo instante se le soltó la lengua y comenzó a alabar a Dios.
[65]. Un santo temor se apoderó del vecindario, y estos acontecimientos se comentaban en toda la región montañosa de Judea. [66]. La gente que lo oía quedaba pensativa y decía: "¿Qué va a ser este niño?" Porque comprendían que la mano del Señor estaba con él. [67]. Su padre, Zacarías, lleno del Espíritu Santo, empezó a recitar estos versos proféticos: (BENEDICTUS)

[68]. Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo.
[69]. Ahora sale triunfante nuestra salvación
en la casa de David, su siervo,
[70]. como lo había dicho desde tiempos antiguos
por boca de sus santos profetas:
[71]. que nos salvaría de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
[72]. que nos mostraría el amor que tiene a nuestros padres
y cómo recuerda su santa alianza.
[73]. Pues juró a nuestro padre Abraham
[74]. que nos libraría de nuestros enemigos
para que lo sirvamos sin temor, [75]. justos y santos,
todos los días de nuestra vida.
[76]. Y tú, niño, serás llamado Profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor para preparle sus caminos,
[77]. para decir a su pueblo lo que será su salvación.
Pues van a recibir el perdón de sus pecados,
[78]. obra de la misericordia de nuestro Dios,
cuando venga de lo alto para visitarnos
cual sol naciente,
[79]. iluminando a los que viven en tinieblas,
sentados en la sombra de la muerte,
y guiar nuestros pasos por un sendero de paz.

[80]. A medida que el niño iba creciendo, le vino la fuerza del Espíritu. Vivió en lugares apartados hasta el día en que se manifestó a Israel.

Por la extensión de esta parte, en la próxima continuaré con detalles sobre este evangelio, con el viudo José y sus hijos, y con los reyes Herodes…