domingo, 5 de junio de 2011

MENTIRAS



I - Como habitante y un animal-humano más de este planeta, manifiesto, proclamo, reclamo y exijo mi derecho a la Información Social Pura (ya desarrollado antes en este blog http://editornoroestino.blogspot.com/2010/07/informacion-social-pura-i.html).

II - Rechazo total y enfáticamente la continuidad de los falsos dogmas religiosos (otra nota de este blog relacionada: http://editornoroestino.blogspot.com/2009/01/filosofias-de-vida-versus-religiones.html).

III - Reclamo la eliminación total de la práctica del Mito Especular Financiero, y la vuelta a una Economía Natural de Vida (http://editornoroestino.blogspot.com/2010/05/mito-especular_03.html   http://editornoroestino.blogspot.com/2009/03/crisis-financiera.html).

Punto II - FALSOS DOGMAS RELIGIOSOS (10ª parte)

Las mentiras

Falsas religiones

Filosofías de Vida

Embarazo de María

El Magnificat

Trono y reinado de los Herodes

La peor mentira es el ocultamiento de la verdad. O su tergiversación, o su transformación, o la repetición permanente de una mentira encubierta (como lo del ministro de propaganda de Hitler).
Es lo que han estado haciendo la institución católica romana y todas las otras religiones desde el surgimiento del falso cristianismo. E incluso el judaísmo desde los orígenes marcados por sus libros sagrados, que lo consagraban como el “pueblo elegido” por Dios.
En la misma biblia se destaca que supuestamente Dios les dijo que debían extenderse por todo el mundo y dominarlo. Pues ya lo hicieron. ¿Entonces para qué insisten en apoderarse “a muerte” de pequeños territorios como los cercanos a Israel generando guerras, muertes, destrucción y la autodestrucción del mismo pueblo judío, en una desobediencia manifiesta al mismo Dios?
Nada tan falso ni mentiroso como creerse los “elegidos” por alguien o para algo. Eso implica auto segregación y  además gravísima discriminación, no de todos contra los judíos, sino de los judíos contra los demás. Y hasta yo mismo me considero del mismo “tronco genealógico”, sea judío o árabe.
Todos somos animales humanos que tenemos ya marcado un estigma o señal. Lo mismo ocurre con los “cristianos y anticristianos”, los “musulmanes y antimusulmanes”, entre otros. ¿Y qué pasa con los animales humanos africanos, japoneses, chinos, coreanos, australianos y tantos de distintas razas?

Filosofías de vida
Merece el mayor de los respetos el budismo, que no es ni se considera religión, sino una extraordinaria FILOSOFIA DE VIDA, como la pregonada real y efectivamente por Juan El Bautista y su primo Jesús.
Todas las religiones son mentiras. Todo es invento de los profesionales de las religiones, auténticos mentirosos, explotadores y aprovechadores de las miserias de los animales humanos. Lo único verdadero son las FILOSOFIAS DE VIDA, NATURALES, que Moisés, Juan El Bautista, Jesús, Buda y tantos otros Avatares enseñaron y señalaron.
Los “escritos sagrados” de todas las religiones son libros de animales humanos que los redactaron en base a escritos antiguos que ellos eligieron, corrigieron y aumentaron o disminuyeron según sus conveniencias. Y ocultaron otros escritos antiguos porque no les convenía que el resto de los animales humanos conocieran.
PERO EL PERIODO DE LA REVELACION HA LLEGADO. ESO SIGNIFICA PRECISAMENTE LA PALABRA DE ORIGEN GRIEGO APOCALYPSIS.
Como lo ha señalado Enoch en sus escritos considerados apócrifos por los mentirosos profesionales de las religiones, los grandes líderes de barro que acumularon riquezas y poder con la explotación de los demás animales humanos, comenzarán a caer y degradarse. Reyes, monarcas, príncipes, jerarcas, presidentes de grandes corporaciones mostrarán las señales de la corrupción, de la rebelión de supuestos súbditos, de la degradación moral y ética, de la locura, de la muerte en vida o del trazo final de la guadaña de “la parca”…

La virginidad de María
Resulta increíble que se siga manteniendo la mentira de la virginidad de María y de todo lo relacionado con Jesús y su equiparación con Dios. De todo ello los profesionales de las religiones consiguen millones tras millones de pesos, dólares, euros y bienes incalculables que sólo sirven para mantener una casta corrupta que practica justamente todo lo contrario a las filosofías de vida del mismo Jesús, con lo que se constituyen precisamente en el ANTICRISTO y en la personificación directa de LA BESTIA.
SI, hay que decirlo con todas las letras: la institución católica romana es uno de los ANTICRISTO; y la figura del supuesto Papa o jerarca de la institución anticristiana, es la auténtica BESTIA pregonada por ellos mismos.

Las primas Isabel, Salomé y María
Múltiples relatos considerados apócrifos (falsamente y por conveniencia de ocultar la verdad) por los profesionales de las religiones destacan la relación familiar de Isabel, madre de Juan El Bautista, con su prima hermana Salomé, madre de los apóstoles Santiago y Juan, y con su otra prima hermana María, madre de Jesús.
Múltiples relatos destacan que la aún niña María, concebida por Ana cuando era anciana luego del anuncio de la arcángel Gabriela (al igual que ocurrió con su prima Isabel con Juan El Bautista), fue ofrecida en guarda al templo sacerdotal. Cuando iba a cumplir 15 años y sus padres ya habían fallecido años atrás, junto a otras jovencitas consideradas vírgenes fue ofrecida en matrimonio a distintos varones de la comunidad judía.
En esas circunstancias se presentó el carpintero José, quien fue “señalado casualmente” por una vara como el elegido para la jovencita María. Pero resulta que José era conocido como un VIUDO respetuoso de la religión y muy buena persona que tenía, según la versión copta, alrededor de 89 años. Se dice que habría fallecido a los 111 años con gran disminución de sus facultades mentales, que lo hacían proferir “blasfemias” e insultos, y con su hijo adoptivo Jesús, de unos 20 años, a su lado.
José ya tenía cuatro hijos varones conocidos como Judas, Justo o José, Jacobo y Simón, además de dos hijas mujeres de nombres Lisia y Lidia. Según los relatos árabes los nombres de los varones coinciden, aunque las mujeres se llamaban Asia y Lidia.
¿Por qué los profesionales de las religiones ocultaron siempre estos relatos? ¿Qué nefastas intenciones tuvieron, además de manifestar sus ansias por el corrupto poder político, económico, militar, psicológico y hasta “carnal” o sexual, declamados por ellos mismos como pecaminoso mientras cometían abusos, violaciones, vejámenes, torturas, homicidios y tantas otras atrocidades consideradas actualmente como CRIMENES DE LESA HUMANIDAD? ¿Por qué en toda la historia  de la institución anticristiana fundada por el emperador Constantino, nunca nadie los sometió a juicio y castigo por tantos y tan perversos crímenes cometidos en todo el mundo?

Embarazo de María
La virgen jovencita María quedó bajo la custodia “matrimonial” de José, aunque con el compromiso de no mantener relaciones sexuales (de todos modos José ya era un viudo anciano con seis hijos). Pero resulta que como el trabajo de carpintero de José lo obligaba a viajar por distintas zonas, por varios días, semanas y hasta meses, en una de sus vueltas se entera ¡oh sorpresa! que su jovencita y comprometida “consorte” ESTABA EMBARAZADA.

Allí comienzan las otras historias…
Una, que María había recibido la visita del arcángel Gabriel, quien le anunció el embarazo por obra y gracia del “espíritu santo”.
Otra, no aceptada, ni reconocida y mucho menos mencionada en texto alguno, que tuvo relaciones con uno de los hijos de José durante la ausencia de éste.
Y la tercera, que resulta incluso mencionada como la posibilidad más certera por algunos estudiosos de los escritos antiguos, es que pasó por la zona el joven Herodes Antípater, hijo legítimo de Herodes El Grande, quien se enamoró de María, tuvieron relaciones luego de una boda secreta y gestaron a Jesús.
Pero resulta que uno de los tres hijastros de Herodes El Grande se entera de la situación y convence a su padrastro, ya anciano y con debilidad mental, de que Antípater lo quería destronar para quedarse con todo el reino. El rey ordena la muerte de su propio hijo, quien escapa custodiado por hombres de supuesta confianza que lo traicionan y finalmente lo matan.
Así, el aún no nacido Jesús habría quedado huérfano de su padre, futuro rey, y sin acceso a su propio “reino de la Tierra”. Es conveniente recordar las reiteradas referencias de Jesús a los “reinos de la Tierra y del Cielo”, y de su persona durante su juicio y en su crucifixión como “rey de los judíos”.

Allí siguen las otras historias…
Una, que también José recibió la visita del arcángel Gabriel, quien le dijo que María había concebido por obra y gracia del “espíritu santo” y por lo tanto no debía condenarla ni repudiarla, como era costumbre, sino asumir la “paternidad encubierta”.
Otra, que como uno de sus propios hijos era responsable del embarazo, él debía asumir la carga como “padre putativo”.
Y la tercera, que como el auténtico padre fue asesinado para que no herede un trono terrenal, debía encubrirse de inmediato el embarazo de María para que no corra peligro la criatura, ya que por lazos de sangre seguía la línea sucesoria de la corona.

Allí continúan las otras historias, pero más reales…
El carpintero viudo José comenta de inmediato y con gran preocupación sobre el embarazo con el principal sacerdote encargado del templo de esa zona montañosa. Este era, precisamente, Zacarías, esposo de la anciana Isabel, ya embarazada de seis meses de Juan El Bautista, y prima de la jovencita María. Se resolvió que ésta fuera a vivir con su prima y con el sacerdote.
Esta parte no fue ocultada, ya que se considera como “evangelio autenticado” por la institución católica romana y por otras religiones. Es cuando ambas primas embarazadas se encuentran, Isabel siente que la criatura en su vientre se mueve inquieta, alaba a María, y cuando ésta “supuestamente” comienza a recitar lo que luego se conocería como el Magnificat:

MAGNIFICAT
[46]. María dijo entonces:

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
[47]. y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador,
[48]. porque se fijó en su humilde esclava,
y desde ahora todas las generaciones me dirán feliz.
[49]. El Poderoso ha hecho grandes cosas por mí:
¡Santo es su Nombre!
[50]. Muestra su misericordia siglo tras siglo
a todos aquellos que viven en su presencia.
[51]. Dio un golpe con todo su poder:
deshizo a los soberbios y sus planes.
[52]. Derribó a los poderosos de sus tronos
y exaltó a los humildes.
[53]. Colmó de bienes a los hambrientos,
y despidió a los ricos con las manos vacías.
[54]. Socorrió a Israel, su siervo,
se acordó de su misericordia,
[55]. como lo había prometido a nuestros padres,
a Abraham y a sus descendientes para siempre.

Pueden surgir muchas dudas sobre la veracidad de este recitado si se considera la adolescencia de María, pero existen otros detalles a favor. Uno, que desde niña estuvo bajo custodia en el templo religioso judío y adquirió cultura y lenguaje apropiado, además de conocerse muy bien con su anciana prima Isabel, esposa a su vez de un sacerdote. Dos, y quizás el más importante e impactante por la relación o nexo que surge de inmediato con su estado y situación “real”: después de alabar a Dios se refiere a los “poderosos derribados de sus tronos”, al poder con que “golpeó y deshizo a los soberbios y sus planes”, a la “exaltación de los humildes y bienes otorgados a los hambrientos”, y también que se “despidió a los ricos con las manos vacías”.
Tales referencias no son comunes para una quinceañera embarazada, si es que no existiera realmente un “conflicto íntimo y trascendente con el PODER, los RICOS, los SOBERBIOS, y fundamentalmente con los TRONOS o reinados…”.

El trono y reinado de los Herodes
Para escarbar mejor en la historia de la jovencita embarazada María y en todo lo que ocurrió resulta necesario comenzar a “ATAR CABOS SUELTOS”, como destaqué en una oportunidad. Y para ello es fundamental conocer detalles sobre el trono y reinado de los Herodes, hasta llegar a la famosa frase con intención de burla que impusieron a Jesús en su crucifixión: “REY DE LOS JUDIOS”.
A continuación transcribo un interesante “relato histórico” de Jorge Olguín, quien tiene muchos aportes en Internet. Lo ideal sería hacer abstracción inicial de su categórica afirmación de que un Herodes asesinado fue el padre de Jesús, pero no se puede… Lo importante es que resulta una buena cronología del reinado de los Herodes, e incluso coinciden fechas como la muerte de Herodes el Grande (responsable de la muerte de su hijo Antípater, del sacerdote Zacarías, y de la matanza de los “Santos Inocentes”) en el “año 4 antes de Cristo”, cuando Jesús ya tenía dos años o más y estaba “refugiado” en Egipto con su madre María, José, los hijos de éste, y supuestamente con Salomé, la otra prima de María y madre de los apóstoles Santiago y Juan. Esta diferencia de fechas la destaqué en la nota anterior “Juan El Bautista”.

El “relato histórico”
− Herodes Antípatros: Fue nombrado procurador de Judea en el año -47, convirtiéndose en amo de Palestina. Nombra a su hijo Herodes Antipas (luego el Grande) gobernador de la región de Galilea. Muere envenenado en el año -42. 
− Herodes Antipas (el Grande): Nacionalidad: Judea. Siglo I a.C. Era hijo de Herodes Antípatros y fue nombrado por Julio César procurador de Judea mientras el Senado le proclamaba rey. Durante su reinado reconstruyó el templo de Jerusalén y toleró el culto de los samaritanos. Fue el responsable de la matanza de los inocentes para eliminar de esa manera a Jesús.
Este Herodes Antipas, el Grande, seduce al senado romano. Antígono inicia una revuelta regional y Herodes se refugia en Roma. Antígono es nombrado Rey. Luego, Marco Antonio y Octaviano apoyan a Herodes el Grande y reconquista Palestina en el año -37. Toma en matrimonio a Marianne. En el año -27 Augusto César asume como nuevo emperador romano. En el año -19 Herodes el Grande reedifica el Templo de Jerusalén para granjearse las simpatías del pueblo, ya que su figura era muy impopular. En el año -4 muere Herodes el Grande y como había mandado a matar a su único hijo legítimo −Antípater, esposo de María y padre de Jesús−, su reino es dividido entre sus hijos ilegítimos: Herodes Antipas, tatrarca de Galilea y Perea; Arquelao, etnarca de Judea y Samaria; Filipo, tetrarca de Auranítida, Panea, Gaulanítida y otros distritos del Norte.
Este Herodes Antipas, el Grande, es el abuelo de Jesús y el padre de Herodes Antipas −tetrarca de Galilea y Perea y asesino de Juan el Bautista− y también el padre de Herodes Antípater (su único hijo legítimo), padre a su vez de Jesús. 
− Herodes Antípater: Único hijo legítimo de Herodes Antipas, el Grande, se casó en una boda muy secreta con María, y es el verdadero padre de Jesús. Este Herodes Antípater era hermanastro de quien ordenó decapitar a Juan el Bautista, es decir, Herodes Antipas, tetrarca de Galilea y Perea y tío político de Jesús y ante quien éste compareció.
− Herodes Antipas (?, 20 a.C.-Lyon, 39 d.C.): Tetrarca de Judea. Hijo de Herodes el Grande, a la muerte de su padre, Augusto le concedió el gobierno de Galilea y Perea. Herodes Antipas casó, de manera escandalosa, con Herodías, la esposa de su hermanastro Herodes Filipo, para lo que tuvo que repudiar a su anterior esposa, hija del poderoso Aretas IV, rey de los nabateos. Sólo la intervención del gobernador de Siria, Vitelio, le evitó una derrota completa a manos del nabateo. Herodes Antipas continuó la labor constructora de su padre e hizo alzar la fortaleza de Betramta y la ciudad de Tiberíades, a orillas del lago Genesaret. Por instigación de Herodías reclamó a Calígula, recién nombrado emperador, la corona de rey de los judíos, pero Calígula prefirió concedérsela a su amigo Agripa, al tiempo que ordenaba deportar a Herodes Antipas y su mujer a Lyon.
Era el tío político de Jesús, ante quién éste compareció, y que luego lo envió a Poncio Pilatos.
Fue el responsable de la decapitación de Juan el Bautista y de "llenarle la cabeza" a su padre, Herodes Antipas, el Grande, para que asesinara a su hermanastro mayor Herodes Antípater, padre de Jesús, con la excusa vil de que pretendía su reino y quería destronarlo.
Espero que este asunto haya quedado definitivamente aclarado. Un abrazo cordial.
Jorge Olguín.

En la próxima nota continuaré con la convivencia de María con su prima Isabel y el sacerdote Zacarías, el asesinato de éste en el templo, el nacimiento de Juan El Bautista, la fuga de María con José y los hijos de éste hacia Belén y luego a Egipto, entre otras…